Antonio Regalado

Pie de foto: Los 219 compromisarios de Castilla-La Mancha votarán a muerte por Casado y por la supervivencia del partido. 

Cuarenta y ocho horas después de conocerse los resultados de la primera vuelta del XIX Congreso del PP ya sabíamos quién ganaría la segunda. Ganará Soraya Sáenz de Santamaría (SSS) porque controla el poder. Todos los poderes. Es una tomadura de pelo sin precedentes que otro cuerpo electoral diferente (el de los cargos, el de la nómina, el del pesebre) cambie sustancialmente el sentido del voto (34%S/31%P/26%C). Un acuerdo “de perdedores” hubiera dado la mayoría a Pablo Casado, pero la cobardía de Feijoó, la prudencia inconcebible de Cospedal y la traición a sus bases en Madrid de Ángel Garrido han decantado las intenciones de voto de los 3.100 compromisarios (incluidos los 500 de Ayete) por la ex vicepresidenta que, como dijo en el inicio de campaña “gato blanco, gato negro, lo importante es que cace ratones”. Pragmatismo chino y comunista. ¡Olé por nuestra Sisí Emperatriz¡

Caballo ganador

La neutralidad de Génova ha sido discriminatoriamente positiva (inmoral) para la campeona del diálogo en Cataluña que consiguió que le montaran dos referéndums ilegales y le dieran un golpe de Estado en octubre del pasado año.  Fernando Martínez Maillo, el comandante en jefe del PP actual ha llamado personalmente (y en compañía de otros) para pedir a los compromisarios que se dejen de programas y monsergas ideológicas y que apuesten a “caballo ganador”; quiso decir a “yegua ganadora”. Y algo más efectivo: el debate que debería ser obligado para que los compromisarios voten con libertad, lo zanjó el zamorano de un hachazo invisible y homicida: “solo beneficia al PSOE”. He aquí la democracia que quiere presentar SSS.

El estratega del millón de euros

Cuando Arriola apostó con el joven Arenas y Moreno Bonilla por la ex vice, me dije: la suerte está echada. Este estratega del millón de euros/año quiere seguir en la nómina de Génova 13 vitaliciamente aconsejando una y otra vez que “aquí no ha pasado nada”. Cuando escuchamos a su señora “Lady Candy Crush” criticar indecentemente a Pablo Casado por recordar los principios y valores que llevaron al PP de Aznar a crear un partido ganador de centro derecha y liberal, entonces entendimos toda la filosofía de SSS. “Todo el poder para el soviet. “El absolutismo sorayista, el aparatischt. A ver si así, la ex ministra de Sanidad, la del caldito de las “vacas locas”-(¿cómo y por qué, señor Aznar, nombró usted  ministra a esta señorita tan progre; -por su marido, claro)-,  puede seguir jugando a su juego favorito desde la presidencia del Congreso de los Diputados. Con estos mimbres, sin haber pulido las listas de militantes muertos en vida (deben quedar unos 150.000) quieren hacer un nuevo cesto regeracionista popular a partir del 22 de este mes. Todo el stablisment apoltronado en los escaños defendiendo sus privilegios. Tampoco se vive mal en la oposición. 

Fracaso del Estado

La historia y el futuro recordarán a Rajoy y a la abogada del estado como el gobierno al que los nacionalistas dieron un golpe de Estado. Y no se enteraron. Una estratega genial doña SSS, que ni vio las urnas chinas ya con papeletas dentro y dejó que escapara Puigdemont y sus mariachis a Bruselas. ¿Qué pensará esta señorita Escarlata con su Aslhey en Santa Pola, al leer que el tribunal alemán que tramita la extradición del golpista “no entiende que con tantas evidencias en contra el gobierno legítimo no parara el golpe de Estado? A estas horas, la futura presidenta del PP (a ella lo que le interesa es ser candidata a la Presidencia del Gobierno aunque nunca conseguirá volver a La Moncloa) asiste en Ermua  a un homenaje a Miguel Ángel Blanco. Vergüenza debería darle -si es que le queda algo de dignidad-, asistir a un acto de este tipo cuando el gobierno que ella presidía puso en la calle al malnacido Bolinaga, el carcelero de Ortega Lara

Estos irresponsables gestores de la crisis catalana que iniciaron un diálogo de entreguismo y rendición, -verdaderos colaboracionistas y financieros de los golpistas-, son los que quieren ahora acabar con Pedro Sánchez, que ya se ha entregado con fervor a la causa y que le parece bien que extraditen a Puigdemont “para que sea procesado por esos hechos que ocurrieron en el segundo semestre del pasado año”, Con un par. Un fracaso del Estado de Derecho del que solo nos puede salvar el juez Pablo LLarena.

El aparato del aparato

La primera lección que debería aprender el PP tras esta crisis de identidad es que el próximo secretario general debe dedicarse en cuerpo y alma al partido desde el parapeto de un escaño del Congreso para que los diputados y senadores sepan quién es el que manda. La señora Cospedal, presidenta de la Junta de C-LM, la Cospedal ministra de Defensa y la Cospedal lideresa castellano-manchega es mucha Cospedal, sí; pero su resultado como secretaria general en las primarias indica que no controlaba el partido. “Quien mucho abarca…” Ella misma tenía que haber denunciado la inflación de militantes. Y no lo hizo. 

En su ausencia, la señorita Escarlata fue minando desde el Congreso el poder de la secretaría general. Y ahí tenemos el resultado. The winner is…  SSS porque supo neutralizar el partido desde el poder. ¿Y dónde está siempre el poder? Pues en los grupos parlamentarios del Congreso, del Senado, de los Parlamentos Autonómicos, de las Diputaciones, de las presidencias regionales y provinciales y de las alcaldías de las grandes ciudades. Por eso, y no por ideas ni por ilusión ganará la ex vicepresidenta (del bolso colgante en el escaño del banco azul) este XIX Congreso.

Pablo resiste

Casado se ha resistido a aceptar la secretaria general para unirse a la candidatura más votada; acierta. Su programa es incompatible con el de esta señora del pragmatismo de los gatos blancos y negros y de los ratones.  Es una buena señal que rectificara su decisión de abandonar la política si pierde. El PP del 26 de mayo de 2019, tras el fracaso de Soraya como lideresa de los comicios municipales, autonómicos y europeos, será el preludio de lo que le espera en las generales cuando las quiera convocar el inquilino “okupa” de La Moncloa. 

Pablo, aguanta. El PP que lideras es el socio ideal de VOX y de Ciudadanos para parar el izquierdismo separatista que quiere sacar a Franco del Valle, meter en la cárcel a Juan Carlos I, acabar con la Monarquía de Felipe VI, fumigar la Transición e instaurar la III República y el caos. Con el PP de Soraya y sus tecnócratas todo es más fácil. 

Colaboracionistas

Que se vaya a un Congreso entre dos candidatos sin debate previo, es una locura. La propuesta de Casado fue recogida con recelos por Soraya, pero inmediatamente Maillo y sus cuates convencieron al COC (Comité Organizador del Congreso) para que no se celebrase. Lamento profundamente que el presidente de este Comité, el alcarreño Luis de Grandes, en el otoño de su brillante carrera política no lo haya amparado.  ¡Dios nos libre de los demócratacristianos! Menos mal que habrá sobres y cabinas cerradas. 

Mientras la infraestructura administrativa oficial está apoyando descaradamente a Soraya – conservar la poltrona es el único argumento- algunos barones ya se han posicionado con su silencio a favor de la abogada del estado, caso de Elisa Beni, en Valencia después de mantener una ambigüedad calculada. Todos los amaños de papeletas falsificadas y de compromisarios sin votar han favorecido a la candidatura del pesebre, ora en Cantabria, ora en Málaga. Gracias, Paco de la Torre, por el desprecio en Fuengirola a Pablo Casado. Te has comportado como un sorayo, pretextando un viaje a NY el próximo siglo.  Que Arenas, Arriola y Montoro –todos andaluces, todos perdedores- formen parte del núcleo duro de la nueva ganadora, lo explica todo. Aquí sigue en pleno apogeo el rajoyismo.  Si el futuro de España va a estar en estas manos, que los dioses nos protejan. Podemos, PSOE e incluso Ciudadanos celebrarán la victoria de SSS.

Supervivencia

No es difícil adelantar que algunos compromisarios buenos (entre 700 y 800) voten a Pablo Casado que en estos días se ha revelado como la gran esperanza blanca del nuevo PP. El resto es pasado. Si esto es la renovación, “cuéntame, como pasó”.

Los únicos que lo tienen claro son la mayoría de los 219 compromisarios de Castilla-La Mancha que votarán en libertad. Y votarán a Casado. Una íntima colaboradora de Cospedal en la Región me asegura que en este XIX Congreso habrá “un apoyo a muerte a Pablo”. Y me recalca: “por la supervivencia del PP nacional”.