Mubarak M. Musa. Diplomático en la Embajada de Sudán en Kiev.

Pie de foto: Imagen de la reunión en Nueva York del ministro de Asuntos Exteriores de Sudán, Ibrahim Ghandour, con el anterior secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

En el momento en que el mundo entero, y en particular la región de Sudán, se ha visto cada vez más amenazados por el espectro del terrorismo,  donde la migración y los conflictos regionales, generan grandes transformaciones dinámicas y profundas en las relaciones regionales internacionales, los informes anuales  del Departamentos de Estado se  refieren  a Sudán, como uno de los socios más estables y consistentes de los servicios de  inteligencia estadounidense con respecto a  la guerra contra el terror en este siglo.

En otras palabras, muchas variables y acontecimientos han tenido lugar en el escenario político, eso hizo  que en los Estados Unidos estén más inclinados hacia la normalización con Sudán.  Además de las consecuencias negativas de la Primavera Árabe, dejando atrás un gran número de refugiados, aumenta la inmigración clandestina que en gran parte surge de las organizaciones terroristas más mortíferas, además de los sangrientos conflictos que envuelven la región. Una crisis mundial de proporciones sin precedentes.

Por lo que respecta a Sudán, y por otra parte, el aspecto positivo de las variantes, ha promovido las posibilidades de levantar las dos décadas de sanciones contra Sudán, ya que prioriza la estabilidad de Sudán y la protección de su autoridad central contra el colapso, como parte integrante de la seguridad regional y mundial. De hecho, poco a poco, el mundo empieza a ver a Sudán, de una manera u otra, como el único oasis seguro, en un ambiente lleno de sangre,  desgarrado y destrozado por guerras y conflictos.

El giro americano hacia el acercamiento con Sudán se ha complementado con el papel central de Sudán en la lucha contra el extremismo y la trata de personas, apoyando los esfuerzos de paz en el Estado de Sudán del Sur, además de las considerables reformas en la seguridad interna y las políticas. Todo eso estaba en armonía con los cinco puntos de referencia, acordados entre ambas partes desde mediados de 2016, lo que llevó al presidente Obama a tomar su decisión de levantar parcialmente el embargo comercial contra Sudán.  Aunque la decisión de Obama tomó a muchos por sorpresa, fue sin embargo, una consecuencia natural de prolongados esfuerzos bilaterales, que ha estado operando en silencio.

Con la disposición de 180 días de "cuenta atrás " de Obama - que finalizó el 13 de julio - supuestamente para alentar a Sudán a tomar más acciones políticas positivas, no fue sorprendente ver a ciertos sudaneses acudir aquí y allá, provocando la confusión,  y corriendo contra reloj, con el siniestro afán de frustrar el acercamiento que está destinado a  poner fin a una  larga espera, y  un alivio tan esperado por Sudán desde el yugo de las voraces sanciones. Una de las principales manifestaciones de esa campaña, son los gritos y llantos que se están elevando en la actualidad, golpeando el récord del historial de derechos humanos de Sudán.

Sin embargo, estos círculos anti-Sudán no reconocen deliberadamente que Sudán ya ha logrado avances significativos en materia de derechos humanos, inclusión y transparencia del diálogo nacional y otras reformas políticas, al menos en comparación con muchos países africanos, árabes e islámicos. Gracias a  testimonios internacionales, Sudán está avanzado en su jurisprudencia, en términos de derechos políticos, civiles y morales, derechos de niños, mujeres y otros.

Eso queda demostrado, por el hecho de que en el principal órgano de derechos humanos de las Naciones Unidas en Ginebra y en reconocimiento a sus esfuerzos continuos en este sentido, ya ha trasladado a Sudán el seguimiento de una cláusula de cooperación técnica. Por otra parte, en comparación con muchos de los países vecinos, y a pesar de algunos desafíos aún por delante, Sudán  en general, goza de prensa libre, medios de comunicación libres, libertad de expresión, sin miedo o intimidación. Las reformas políticas en curso, la Constitución permanente y el diálogo nacional incluyente contribuyen a reforzar los esfuerzos de Sudán en la consolidación y protección de los derechos humanos en el país.

Sólo por razones de discusión, uno tiene derecho a preguntarse; ¿Por qué estos círculos hipócritas, optaron por oídos sordos, o más bien optaron por mantener la boca cerrada, cuando el mismo gobierno de Obama decidió casi al mismo tiempo, levantar 20 años de sanciones contra Myanmar; Myanmar, donde las violaciones más flagrantes de los derechos humanos y las masacres de sangre fría se cometen a la luz del día?. De hecho, al discutir este asunto, volvería innecesariamente a abrir la caja de Pandora de volúmenes sobre volúmenes de similar despreciable duplicidad internacional e hipocresía.

Irónicamente, en la vanguardia de esta campaña frenética, que abiertamente y encubiertamente instigan a la Administración Trump para restablecer o retrasar el levantamiento de las sanciones estadounidenses sobre Sudán, se presentan los restos de los movimientos armados. Sin embargo, son los mismos tipos a los que el Embajador Lyman (ex enviado de Estados Unidos a Sudán) se ha referido recientemente, como líderes que están más que dispuestos a ignorar los intereses y el bienestar de los civiles ordinarios en favor de su propia estrechez y ambiciones políticas, sin importar cuál sea el costo.

Derivados por sus estrechas ambiciones políticas y personales, estos oportunistas eran obviamente adictos y aprendieron a confiar en la continuidad del apalancamiento de las sanciones como un arma y una tarjeta de presión, que siempre estuvo lista para compensar su fuerza destrozada y el creciente aislamiento incluso dentro de la periferia de sus masas pretendidas.

Seguramente, por falta de voluntad, las tácticas de dilación y de interrupción, los remanentes movimientos armados, han estado obstaculizando negativamente consecutivos esfuerzos de paz internacionales y regionales en Sudán, el último de los cuales: Propuesta de ayuda humanitaria-entrega en las dos áreas.

No debe haber ningún error, todas estas maniobras se derivan principalmente del  juego de suma cero por temor a que las perspectivas de paz negociable en el Sudán en esta coyuntura, pusieran espontáneamente a Jartum cada vez más cerca del gran premio, el prometido levantamiento de las sanciones. Eso realmente explica por qué una persona informada como el Embajador Lyman, estaba convencida de que estos villanos están más que dispuestos a ignorar los intereses y el bienestar de los civiles, en favor de sus propias estrechas ambiciones políticas, sin importar el coste.

Hay una creciente contradicción acerca de  que las sanciones contra Sudán, ya no son un instrumento eficaz para provocar los cambios políticos deseados, principalmente porque, después de unos veinte años, ya han perdido sus justificaciones políticas y morales, tanto en ante los  ojos del pueblo sudanés común y las observaciones internacionales por igual, ya que tienden cada vez más a dañar y afectar negativamente a la mayoría de los ciudadanos sudanés.

El Relator Especial de las Naciones Unidas, Idriss  Jazairy, ha llegado a la conclusión de que las sanciones han afectado a la capacidad de la gente normal para realizar negocios, transferir dinero y realizar actividades regulares de la vida cotidiana. En resumen, en Sudán, debido a las sanciones, no se puede descargar una aplicación a través de Google Play, ni actualizar el software. No se pueden realizar transacciones a través de Internet porque no se puede usar una tarjeta de crédito. No se puede pedir un libro, un ordenador o comprar música…etc.

Este  anterior  hecho fue presentado claramente por el Embajador Lyman, cuando testificó hace dos días ante un comité del Congreso. Señaló claramente que las sanciones ya no son la tarjeta de presión óptima para el gobierno sudanés, ya que el gobierno de Sudán, según Lyman, es y seguirá siendo el actor más importante, en la configuración de la escena política en Sudán, al menos para el futuro cercano.