F. Javier Blasco. Coronel en la Reserva

La semana pasada ha tenido lugar, aunque, a decir verdad, sin mucha trascendencia en España, la edición de este año de la Conferencia de Seguridad de Munich (MSC por sus siglas en inglés). Reunión o evento que también es conocida como Wehrkunde. Conferencia, que fue fundada en 1963 con el objeto de debatir de forma independiente sobre las amenazas en el área euro-atlántica; originariamente se la denominó como "Encuentro de Inteligencia Militar”. Nació bajo los auspicios del editor alemán Ewald von Kleist, famoso por haber apoyado la resistencia contra Adolf Hitler y el físico Edward Teller, de origen húngaro, quien, tras su emigración a EEUU, fue uno de los creadores de la bomba de Hidrógeno.

La Conferencia ha ido cambiando de nombre hasta el actual, así como de formato abriendo con ello su foco de orientación y aplicación. Así, a lo largo de las más de 50 celebraciones del encuentro, los temas se han ido expandiendo desde los puramente trasatlánticos, hasta abarcar cuestiones variopintas que afectan a la seguridad global.

Es un foro abierto al mundo de los pensadores y los políticos de talla implicados en temas referentes a la seguridad y política internacional y en donde, en un ambiente más o menos distendido, aportan claramente sus ideas sobre los temas de la agenda y en el que su formato muy abierto permite infinidad de encuentros de todo tipo, foros paralelos y acuerdos bilaterales sobre los mismos u otros temas relacionados o derivados de ellos. Es un evento “independiente” aunque se financia con parte de fondos oficiales de gobierno alemán y de grandes firmas tanto alemanas como internacionales.

Hay que destacar que a la edición de este año han asistido unas 500 personas de relevancia de entre los que destacan unos 80 ministros de Exteriores y Defensa y más de 30 jefes de Estado. Esta edición generó especialmente mucha expectativa internacional por lo revuelto de la situación en la arena de la política mundial. Así se puso claramente de manifiesto por el director del encuentro, el ex viceministro de Exteriores y ex embajador alemán Wolfgang Ischinge, quien en su conferencia inaugural expresó, entre otras cosas, frases tan lapidarias y alarmantes como las siguientes: "Estamos viviendo un momento de máxima confusión".  “Necesitamos claridad. No recordamos una situación como esta”. "El orden de la seguridad internacional es hoy, probablemente mucho más volátil que en ningún momento tras el fin de la II Guerra Mundial”.

Confusión, que como es fácilmente entendible, proviene de varios conflictos vivos como son: los problemas derivados de la guerra en Siria e Iraq; la lucha generalizada contra el Estado Islámico (ISIS) y sus zarpazos terroristas; las conocidas y potenciales turbulencias político-militares en Oriente Medio; la aparición e influencia de viejos-nuevos atores en los conflictos en dicha zona; las tensiones en el mundo musulmán protagonizadas por Arabia Saudita e Irán;  el futuro de una OTAN amenazada por ambos flancos; las incertidumbres políticas en Europa y la UE tras el Brexit y como consecuencia de las nuevas y decisorias elecciones de este año y; los respectivos papeles que juegan China y Rusia en los aspectos de la seguridad mundial y en sus pretendidas expansiones en sus áreas de influencia. A los que, por primera vez, hay que unir los efectos derivados de los bandazos, desconciertos y la todavía falta de claridad en la política exterior, así como ciertas “amenazas” lanzadas a diestro y siniestro por la nueva Administración norteamericana

Muchos temas sobrevolando el magnífico y lujoso hotel del centro de Múnich que cobijó este año el evento y en el que los principales actores han querido jugar su momento de gloria y presentar sus muchas quejas y reprobaciones, aunque, por desgracia, pocas propuestas de solución a los grandes problemas e incógnitas a las que el mundo se enfrenta.

Como viene siendo habitual, el foro permite exponer de forma abierta los problemas y las opiniones, incluso las contrapuestas; aunque, no es el adecuado para encontrar soluciones de obligado cumplimiento, pero si para clarificar, acercar o alejar determinadas posturas sobre temas puntuales y por lo tanto, sirve de orientación para poder prever lo que puede ocurrir en un futuro inmediato sobre los temas más candentes.

Sin lugar a dudas y como era de esperar, las expectativas y mayores atenciones se centraron sobre los principales protagonistas del encuentro de este año. Por empezar por el más esperado de ellos, Mike Pence, vicepresidente de EEUU, de sus varias actuaciones se pueden destacar que: anunció que estaba ahí por petición expresa de Trump, quien le había pedido trasladar su mensaje y así, el pasado sábado trató de rebajar la preocupación sobre el futuro de las relaciones de su país con la OTAN, llegando a afirmar que “EEUU es y será vuestro aliado más firme”. Palabras que disiparon o redujeron algún temor, aunque en ningún momento hizo referencia a las relaciones con respecto a la UE. A pesar de ello, algunos asistentes protestaron por no conocer aún los planes reales del hombre al mando de la Casa Blanca en muchos aspectos de interés internacional.

Pence insistió, al igual que lo habían hecho con anterioridad sus Secretarios de Estado y el de Defensa, en la necesidad de que Europa aumente su gasto militar. “Ha llegado el momento de hacer más”. Estableciendo además un vínculo irrompible entre el modo de vida occidental y el incremento de las capacidades en Defensa. “La paz solo llega a través de la fuerza”.

En el apartado concerniente a los reproches a Rusia sobre sus actuaciones en Ucrania y las futuras relaciones entre los respectivos presidentes, Pence afirmó que Rusia deberá responder por sus acciones en Ucrania a pesar de las aperturas amistosas entre ambos presidentes, Trump y Putin. Es más, explicó que el objetivo de su presencia en el foro era asegurar a Europa que los pilares de la política exterior de EEUU permanecen completamente intactos.

Ángela Merkel quien, a pesar de haber recogido el guante de Pence y encajado el mensaje y exigencia de Trump sobre la necesidad del incremento del gasto en Defensa –en concreto se comprometió en alcanzar el 2% de su PIB para 2024[1]- fue una defensora a ultranza de la viabilidad de Alemania, la de la UE y del euro haciendo frente a casi todos los “recados” que han venido llegando desde el otro lado del Atlántico durante el primer mes de mandato del nuevo presidente.

Así, frente a la intransigencia de Trump sobre la prohibición de acceso a su país a personas de siete países musulmanes, Merkel instó por un mayor acercamiento y comprensión hacia los refugiados que demuestren verdaderamente estar necesitados de apoyo y acogimiento e introdujo un aspecto novedoso en su estrategia por el que aboga en la necesidad de una mayor implicación de las autoridades de dicha religión con “un claro pronunciamiento” sobre “la diferencia entre el Islam pacífico y el terrorismo en nombre del islam”, frase y teoría estas que, aunque somos muchos sus defensores y las hemos pronunciado y escrito en varias ocasiones, despertó una de las mayores ovaciones del día. Quizá, por venir de ella y no de simples analistas.

Es muy posible que estas palabras de Merkel en defensa de los refugiados y la emigración no le hayan caído muy bien a Trump; quien por esto y por el revés judicial sufrido sobre sus intenciones en este tema, se ha apresurado a endurecer las medidas de control de la inmigración y potenciar las expulsiones de las personas sin papeles o con problemas legales en EEUU, aunque ya lleven dos años en dicho país.

Otro punto de su intervención y claramente dirigido a Trump fue su defensa a ultranza de la libertad de prensa y el grado de credibilidad de la mayoría de los medios libres.

Las máximas autoridades militares alemanas (ministra y jefe de Estado Mayor de la Defensa) coincidieron en expresar su deseo y expusieron que ya trabajan en un “Road Map” para que la UE y el Reino Unido sigan cooperando en materia de defensa a pesar de la puesta en práctica del Brexit en un breve espacio de tiempo. Por su parte, la ministra de Defensa germana, Ursula von der Leyen, fue muy dura al criticar frente a la larga delegación de defensa norteamericana la equidistancia que muestra EEUU con sus aliados de la OTAN y la UE con Rusia, el trato que se pretende dar a los refugiados y emigrantes y sobre todo, el deseo de volver a aplicar la tortura.  

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Lavrov, unas horas más tarde de la intervención de Pence, hizo un llamamiento y apología sobre la necesidad de que “ya es hora de finalizar con el anticuado y obsoleto sistema de un mundo dominado por Occidente”. Remarcando sus comentarios en las previas declaraciones de Pence de las que ellos interpretan que EEUU había dejado bien claro que no “dudan” en mantener sus compromisos con sus aliados trasatlánticos de la OTAN y de que afirmara que se mantendrían con Europa para contener a una resurgente Rusia y mantenerla como responsable de sus actos -'hold Russia accountable'- tal y como ya se ha mencionado.

Por otro lado, y en un tono más amable, aprovechó para dar un mensaje de calma y esperanza basado en los deseos expresados por Trump al declarar que su Administración está buscando terrenos o campos de acción comunes con Rusia a los que parafraseó como - “we are searching for common ground with Moscow”- y que inclusive Rusia, desea y espera la creación de un nuevo orden al que literalmente denomino 'post-West world order'.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, ironizó sarcásticamente sobre el hecho de que su país haya sido puesto 'on notice' mediante un tuit del presidente Donald Trump y afirmó que Irán en lo que está realmente focalizado, es en construir alianzas en el Golfo Pérsico. Al mismo tiempo, y tras criticar dicho novedoso sistema de comunicación, quiso expresar que su país se encuentra muy preocupado por las amenazas norteamericanas con la posibilidad de nuevas sanciones sobre su ellos y su economía.

Zarif, también aprovechó sus intervenciones para criticar las palabras y posibles intenciones de Trump con respecto a la derogación, congelación o introducción de grandes cambios en el conocido como Acuerdo nuclear de Irán. Afirmó que existe un consenso mundial en mantenerlo, que había costado dos años de duras negociaciones y se mostró plenamente convencido de que tanto él como “todo el mundo, incluidos los expertos norteamericanos, sabe que dicho acuerdo fue el mejor posible a alcanzar, no solo para Irán, sino también para EEUU” y finalizó con una semi velada amenaza al decir 'Fue el triunfo de la diplomacia sobre la coerción, porque la coerción ya nunca volverá a funcionar'. Mensaje muy claro para avisar de que no van a tolerar ningún tipo de medidas de presión sobre ellos.

El Ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang repitió más de una vez y en referencia a una intervención de su homologo de Corea del Sur, Yun Byung-se, que China se mantiene totalmente opuesta al sistema antimisiles (THAAD por sus siglas en inglés) que se está montando con la ayuda norteamericana entorno a la península de Corea como respuesta a las amenazas de Corea del Norte. Wang enfatizó que “la seguridad de un país, no debe basarse sobre el hecho de algo que ponga en peligro la seguridad de otro”.

Por destacar una de las intervenciones de los expertos, conviene remarcar la intervención de la persona mundialmente famosa por su riqueza, sus macroempresas de informática y su dedicación y preocupación por las personas más débiles y amenazadas en el mundo, Bill Gates; quien anunció estar seguro de que cada vez es mayor la posibilidad de que se produzca un conflicto internacional en el que la herramienta principal a ser usada sea el bioterrorismo.

Llegó a afirmar que 'ignoramos el link existente entre la seguridad en la salud y la seguridad internacional.' Gates, el co-fundador de Microsoft, quién ha gastado filantrópicamente miles de millones  en la mejora de la salud alrededor del mundo, puso de manifiesto su enorme convencimiento y preocupación en un tema muy importante; según su propias palabras: 'la próxima epidemia puede ser originada en una pantalla de ordenador en la que un terrorista, usando los métodos de la ingeniería genética pueda llegar a crear una versión sintética  del virus del smallpox... o una súper contagiosa y mortífera estirpe de la gripe.'

Mensajes no exentos de gran posibilidad y que estremecen a quien los oye, máxime al venir de quien vienen. Palabras de aviso y reproche a las súper potencias que siguen mirándose al ombligo y solo piensan en sus propios intereses. 

Como un apunte casi anecdótico se debe hacer mención a la escuálida delegación española que participó en el evento, que fue encabezada por el Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, quien, en su intervención, que podría ser calificada de puro aliño, desarrolló los argumentos por los que España está a favor de avanzar hacia una verdadera defensa europea. Tras apuntar que Europa promueve en el mundo intereses, valores y principios propios que debe defender frente a posibles amenazas, añadió que Europa tiene la obligación de convertirse en actor responsable y diferenciado dentro del área de valores más amplia que compartimos con América. [2]

Para terminar este periplo referente a las diversas intervenciones y como resumen o conclusión de todo lo hablado y dicho en las salas y pasillos del hotel deL encuentro, me permito traer de forma íntegra la clara y directa declaración original y en inglés de director del encuentro de este año, Wolfgang Ischinger: “I'm partially reassured. I think most of the participants here are glad they came. When they arrived three days ago, many of them had a huge number of large question marks. At the end of these three days, I think the conclusion is some of the question marks can now be eliminated, but not all. The dimension of uncertainty is not over yet. We used to have lots of uncertainty about Russian intentions and about how to end the Syrian war. These uncertainties continue. Now, we came to Munich with the uncertainty about the intentions of the Trump administration regarding Russia, NATO, and many other issues. Some of these concerns have been alleviated and that is great. I think we can go home relatively satisfied that some degree of clarity has been reestablished." [3]

Poco me queda por añadir a lo ya expuesto; la mayoría de ello ha sido fruto de una intensa búsqueda en internet sobre comunicados, artículos y refritos periodísticos nacionales y extranjeros. Aunque debo decir, que la mayoría de los elementos recogidos provienen de publicaciones no españolas por la gran escasez de estas.

Elemento este, que unido a las pocas referencias en otros medios de comunicación nacionales, me hacen pensar, que tanto este foro como otros de determinada trascendencia para el mundo siguen sin ser una preocupación para y entre los españoles. Continuamos en nuestras tareas de luchas intestinas en los partidos, donde lo importante es el acomodo de las personas en sus diversos cargos, poltronas y remuneraciones; donde no se debate lo importante. No somos capaces de ver más allá de nuestras propias narices y, que a pesar de las amenazas y grandes cambios a los que con muchísima probabilidad nos vemos abocados a corto y medio plazo, nosotros seguimos a lo nuestro y sin inmutarnos. 

A pesar de lo dicho, no quisiera terminar este trabajo sin dejar constancia de mi opinión personal sobre como veo el futuro inmediato en la arena internacional. Casi todo queda en la misma situación que antes de la Cumbre, solo se ha mejorado en algo en lo relativo al posible cambio de máximos de Trump sobre la OTAN y la UE, aunque este, aún sigue manteniendo importantes matices en ambos. No sabemos cómo y ni siquiera, si se va llevar a cabo, la anunciada “luna de miel” Putin-Trump y que tentáculos desarrollará. Poco se ha avanzado sobre la solución a la guerra en Siria e Iraq aunque, algo apunta a que alguna solución, compartida entre los dos grandes intérpretes de la seguridad mundial, aparecerá en breve sobre el tapete internacional; lo que sin duda, supondrá una mayor implicación militar. Irán y Corea del Norte siguen allí ladrando y amenazando sin que todavía, nadie se atreva a poner una solución a este grave problema. China se proyecta como afectada por las “intromisiones” de otros en su zona. Oriente Medio y sus luchas por obtener un liderazgo sobre el área sigue siendo el caldo de cultivo para una nueva confrontación que puede ser camuflada bajo el aspecto de guerra de religiones. Nada concreto sobre como paliar el problema de los refugiados ni en referencia a la lucha conjunta contra el terrorismo. La amenaza biotecnológica en manos de alocados terroristas es cada vez mucho más factible y no nos queremos enterar. Pero lo que sí me ha quedado claro, es que el número de gallitos en el mismo gallinero, va en aumento y que cada vez se atreven a más. Un grave problema, porque, como todos sabemos, en estos sitios, solo uno es el que debe estar al mando y el resto debe callarse o abandonar y como mucho quedarse, aunque solo, con derecho a revolotear.  

Se dice que es necesaria una mejor y más equilibrada formación y educación personal y colectiva ciudadana para poder ser capaces de discernir lo que realmente nos afecta. Pero siempre hay caminos para eludirla; ya los romanos inventaron aquello de Pan y Circo para mantener contenta a su población y que no se percatara de lo que se les avecinaba, entre otras cosas, la caída y destrucción del Imperio Romano con sus graves consecuencias. Pero ahora, hemos adoptado una variante al sistema, solo nos queda el Circo.

En el espectro nacional preferimos fijarnos y criticar lo que hacen nuestros dirigentes políticos y sus contrarios y ver cómo quedan sus estructuras internas antes que analizar hacia dónde vamos política y económicamente, que queremos que sea España, como vamos a solventar nuestro futuro y que ocurrirá en nuestro entorno más o menos cercano. Igualmente, en el ámbito internacional, seguimos más empeñados en criticar diariamente las “bufonadas y ocurrencias” de Donald Trump, que las consecuencias de sus Políticas con mayúscula y en no darnos cuenta u obviar que el mundo anda revuelto, pero que muy revuelto y, tiende a empeorar.

Hoy Amnistía Internacional publica un informe sobre los Derechos Humanos en el que claramente se afirma que “El discurso político del odio está al nivel de la época del nazismo”. Tomemos nota y reaccionemos antes de que esto nos vuelva a costar millones de muertos.

[1] Fecha muy alejada de la propuesta por la Administración Trump, finales de este año.

[2] http://www.exteriores.gob.es/Portal/es/SalaDePrensa/ElMinisterioInforma/...

[3]Traducción libre del autor: “Yo me he quitado parcialmente ciertos temores o dudas. Pienso que la mayoría de los participantes aquí están felices o satisfechos de haber venido. Cuando llegaron hace tres días, muchos de ellos tenían un gran número de grandes interrogantes. Al final de estos tres días, creo que la conclusión es que algunos de aquellos interrogantes pueden ahora ser eliminados, pero no todos ellos. Solemos tener muchas incertidumbres acerca de las intenciones rusas y de cómo terminar con la guerra en Siria. Estas incertidumbres continúan. En esta ocasión, vinimos a Múnich con incertidumbres sobre las intenciones de la administración Trump con respecto a Rusia, la OTAN y otras muchas cuestiones.  Algunas de dichas preocupaciones han sido aliviadas y eso es estupendo. Pienso que podemos volver a casa relativamente satisfechos porque se ha restablecido cierto grado de claridad”.

Esta y otras muchas citas expuestas en el trabajo han sido extraídas literalmente o interpretadas del link: https://www.securityconference.de/en/news/article/what-happened-at-the-m...