F. Javier Blasco. Coronel Retirado

Pie de foto: Navidades de 2014, cuando la guerra se paró para celebrar la Noche Buena

El pasado día 11 se cumplieron cien años desde que se firmó el Armisticio, que no la rendición incondicional del Reich que dio lugar al fin de las hostilidades de la I Guerra Mundial. La poco verdadera y no muy duradera “paz” entre los bandos vendría meses más tarde (junio de 1919) de la mano del llamado Tratado de Versalles (por haberse firmado allí), que supuso -contra lo que pensaban y, al parecer, deseaban todos - el principio del camino hacia una nueva Guerra Mundial que se materializaría años más tarde, tras la guerra civil española.

Afirmación aquella que se basa en hechos irrefutables como los derivados de las durísimas e impagables condiciones económicas, territoriales, militares y hasta sociales que se impuso a Alemania y liados tras la guerra. Leoninas condiciones que supusieron además de importantes pérdidas de territorios, el fin de varios imperios -Austrohúngaro, Alemán. Otomano y Ruso-, y el germen, de lo que como reacción a lo anterior, llevó al nacimiento, establecimiento y expansión de graves e imparables fascismos como Italia con Mussolini, autoritarios en España, Albania, Portugal, Polonia, Lituania, Yugoslavia, Austria, Letonia, Estonia, Bulgaria, Grecia o Rumanía y, por último, el más que abominable por racista y criminal régimen nazi de Adolf Hitler en Alemania y aledaños. Todos ellos de una forma u otra, arrastraron a Europa a dicha nueva confrontación con raíces, razones, matices y resultados mucho más perniciosos[1].

Se puede asegurar que si parte del origen de la Guerra de 1914 y sus consecuencias e imágenes finales no se puede  entender sin recordar y contemplar el odio y la vergüenza francesa por su derrota en Sedan 1870 y el asedio y  posterior caída de París durante la guerra Franco-Prusiana[2]; -cuya paz se firmó, precisamente en Versalles el 10 de mayo de 1871; celebrando es día la caída del II imperio francés y la proclamación del II Imperio Alemán, en el que el rey Guillermo I fue coronado Emperador del Reich- la aún más devastadora II Guerra Mundial fue interpretada por muchos historiadores, como la reversión de lo anteriormente impuesto en Versalles. Brutal revancha que, por diversos motivos, facilitó o al menos ayudó y mucho a la caída sucesiva, de gran parte de los sistemas parlamentarios liberales en una buena parte de Europa y dio paso a su vez al nacimiento, establecimiento y desarrollo de todo tipo de aberrantes regímenes como los ya mencionados.

En cualquier caso, la I Gran Guerra fue una de las mayores atrocidades en la historia del universo ya que sus grandes cifras, en cualquier caso y según sea la fuente consultada son realmente caóticas y espeluznantes. De entre ellas y debido a las dificultades de censo y contabilización de bajas del momento, parece que tienen más concurrencia las de unos 16 millones de muertos entre civiles y militares (el 1% de la entonces población mundial, de las que 2/3 de ellas fueron civiles), donde unos 90.000 soldados fallecieron a consecuencia del empleo masivo de las Armas químicas y unos 10 millones de personas se convirtieron durante muchos años en personas sin hogar, desplazados y perseguidos por la guerra. Otras cifras publicadas pueden ser hasta más alarmantes todavía.[3] En cualquier caso, hay que entender que para dicha contienda se da por buena la cifra por la que Europa movilizó, en un tan sólo mes, unos cinco millones de soldados y hoy no creo que dicha cifra de movilización llegara a algo más de los 50 ó 60.000.

Un conflicto, que empezó tras el asesinato del archiduque Francisco Fernando, heredero al trono austrohúngaro, en Sarajevo el 28 de junio de 1914[4]. En realidad, aunque muchos historiadores apuntan a que esta fuera la causa definitiva; otros, sin embargo, opinan que, aunque Europa llevaba -con la importante y ya mencionada excepción entre franceses y alemanes-  99 años de paz tras las guerras napoleónicas (1815) y que tanto económica como industrialmente se encontraba en pleno esplendor, se hubiera llegado a dicha confrontación de cualquier modo o excusa debido a las tiranteces y ambiciones políticas internacionales a manos de políticos irresponsables y ávidos de revancha (los franceses), poder personal y por alimentar pretensiones de ampliar territorios, la búsqueda de salidas al mar en otros casos, la creación de nuevas grandes potencias o alianzas o la lucha por la sucesión en el arbitrio mundial entre los referidos imperios reinantes que dominaban la mayor parte de Europa y grandes porciones en los continentes cercano; aunque, casi todos ellos hubieran entrado en su fase de decadencia. Rehencillas, que también empezaban a ser patentes con el resto de países que aunque no se encontraban en su área de influencia, trataban de picotear en ella, principalmente en África y Oriente próximo. Fue además, la clara y verdadera puntilla final para la desaparición de dichos imperios porque su derrota se basó y mucho en su excesivo y férreo anclaje a los métodos, tácticas y procedimientos aplicados a la estrategia como el arte de la guerra, el mantenimiento de armamentos y Armas como la Caballería totalmente obsoletas o, incluso, quizá por haber caído en la tentación de aliarse en un mismo bando contra el resto del mundo con lo que aumentaron los problemas de protagonismo de varios actores de peso en disputa por un claro y único mando.

Así, desde el punto de vista de las estrategias, tácticas y técnicas militares y sobre el empleo del  armamento, el conflicto se caracterizó por la decadencia de muchas de aquellas por viejas e inservibles por no estar actualizadas contra determinadas innovaciones y avances tanto previos como durante la contienda y por la falta de una pronta reacción a la aparición de nuevos actores en el campo de batalla. Lo dicho, no fue especifico solo de un arma o escenario bélico; supuso una auténtica revolución en el arte de la guerra en todos los campos por tierra, mar y el aire; en el empeño del desarrollo y evolución de los eternos inhumanos y tremendamente sangrientos combates de trincheras; la aparición de otros nuevos, más potentes y diferentes -armas automáticas portátiles, ametralladoras, empleo de los primeros medios acorazados con cadenas, aviones de reconocimiento y combate, buques más ligeros a pesar de ser construidos con metales y no de madera y otros muchos más que se obvian por no extender el trabajo-.

Cómo también, por determinados y grandes progresos en la ciencia, la ingeniería y la medicina especialmente en las curas de heridas graves, infecciones, evacuaciones y en la cirugía de campaña que pronto se trasladaron a la vida cotidiana. Sin olvidarnos del daño y la maldad que se esparció en ambos bandos con el empleo de las terribles armas químicas. En definitiva, una Guerra que durante cuatro años no solo asoló el Continente europeo, sino también gran parte de sus aledaños, que fue muy cara en todos los aspectos y sobre todo, totalmente inhumana.

En el aspecto de las particiones territoriales conviene recordar que como consecuencia de este conflicto se produjeron muchos millones de muertos y los cuatro imperios quedaron finalmente partidos en trozos, que dieron lugar a muchos de los estados europeos que han llegado hasta nuestros días[5]. A lo que hay que añadir el famoso e ignominioso reparto de las posesiones del Imperio Otomano en Oriente Próximo a consecuencia del conocido como el Acuerdo de Sykes-Picot de 1916[6] llamado así por ser estos dos personajes (inglés y francés) los que lo idearon, trazaron y acordaron con la aquiescencia de Rusia. Mediante dicho acuerdo, literalmente, se partieron en dos o más trozos pueblos históricos por raza, cultura y religión, establecidos como únicos durante muchos siglos, y dieron lugar a otros nuevos países en el área, que ahora y fundamentalmente, debido a dicha partición forzada y contra natura, son causa y efecto de graves conflictos incluso recientes como algunas de las Primaveras árabes, la aparición del Estado Islámico o las guerras de los kurdos contra Turquía y el propio Estado Islámico por recuperar la primitiva nación del Kurdistán que fue una de las más sufridas por el acuerdo y que se injertaron a la fuerza en otros países totalmente diferentes y hostiles a y entre ellos.

Aunque ya se han mencionado parte de las razones que llevaron al mundo a la Segunda gran contienda; estas no se entenderían bien sin mencionar y repudiar los fenómenos ideológicos de masas que las engrandecieron durante el llamado “Periodo Entreguerras” por la aparición, uso y generalización del lenguaje xenófobo, populista, nacionalista, racista, supremacista y por la perjudicial e incesante búsqueda de la conocida ilusoriamente como la “raza pura” tanto física como políticamente. Fenómenos estos que fueron ganando y ampliando protagonismo en el debate social y político en la mayor parte de Europa y también, en EEUU, donde el movimiento del Ku Klux Klan alcanzó una de las fases de mayor popularidad y seguimiento de su historia. En Europa todas aquellas ideas fueron adoptadas, adaptadas y exaltadas por movimientos de corte e ideología tanto fascista como por los mismos nazis.

Se puede asegurar, que a raíz de dichos fenómenos, las fronteras europeas se convirtieron en barreras bastante difíciles de ser cruzadas sin las requeridas documentaciones en regla. Todos eran considerados extranjeros, sospechosos de algo y por tanto perseguidos y buscados. También, y por derivación de las muy extendidas teorías eugenésicas, fue creciendo y mucho el culto y proclamación de los discursos que defendían la clasificación de los humanos en diversas categorías entre ellos con el ensalzamiento de unos y el desprecio o persecución de los otros por considerarlos poco puros o totalmente impuros.

Los partidos situados a ambos extremos del espectro político, progresivamente, y aunque de forma encubierta en principio, se fueron radicalizando gracias a discursos “diferenciadores” hasta convertirse en auténticos seductores de masas con millones de adeptos en todas las capas sociales, incitando con ello hacia tendencias oficialmente puramente “igualitarias” por parte de los comunistas o basadas en el “odio al resto” por los fascistas y nazis; con lo que en unos y en otros, se fue sembrando y floreciendo el germen de una posterior y atroz acción exterminadora.

Fenómenos todos ellos que, debidamente regados por problemas sociales, laborales y derivados de la Gran Guerra, del cenit de una brutal industrialización en toda Europa -que había comenzado en el siglo XIX[7]- así como por el crecimiento del comunismo moderno, proclamado por Karl Marx en febrero de 1848 y, plasmado por la conocida como La Revolución de octubre de 1917-conducida por Vladimir Lenin, líder del Partido Bolchevique- que pronto se transformó en una gran amenaza proveniente de Rusia, sirvieron de fulcro a todo un variopinto movimiento masivo de fuerzas qué hábilmente agitadas -hasta alcanzar un grado de locura demencial- fueron el origen y razón de ser su compulsiva movilización por la defensa o la recuperación de “sus ansiadas tierras” y no dudaron en considerar como “enemigos” a todo el que no comulgaba con la misma idea o no transitaba por su mismo camino aunque fuera compatriota y, haber sido catalogado de buen amigo o vecino desde varias generaciones. El odio, es el más grave pecado y el mal que corrompe, reconcome y destroza el intelecto de los hombres. Por él se llega a abjurar de todo y a perseguir a los sujetos, movimientos o tendencias aborrecidos y despreciados con inusitada o desproporcionada fuerza, incluso dentro de la familia cercana, por cualquier mínima declaración, postura, reacción o simple sospecha. 

A pesar de la carga negativa de lo expuesto durante y tras esta contienda; cabe hacer referencia a un asunto que conviene resaltar de entre lo poco positivo y que vino a completar la importante labor de la Cruz Roja.[8] Una organización que basa su misión y labor para la protección, trato y cuidados de los enfermaos y heridos de guerra en los conflictos una serie Convenciones o Convenios que son reconocidos mundialmente por todos los países firmantes. Pues bien, como consecuencia de los muchos abusos sufridos durante la I Guerra Mundial, surgió la necesidad de crear el conocido como el Tercer Convenio de Ginebra, relativo exclusivamente al trato que deben recibir los prisioneros de guerra y que se firmó en dicha ciudad el 27 de julio de 1929[9]   

Tras superar las atrocidades y destrozos ocasionados en muchas partes del mundo por la crudeza de los que intervinieron en la II Guerra Mundial; por haber empleado por primera y única vez en guerra las armas atómicas y cambiado, de nuevo, algunos aspectos del mapa geopolítico mundial con la creación de nuevos países y conflictos como la Guerra de Corea, cuyas consecuencias aún se arrastran hasta nuestros días con una constante amenaza de caer en una guerra nuclear[10]; la bipolaridad acarreada por la Guerra Fría [11], contrariamente a lo que muchos pensaban, aunque tuvo muchas consecuencias negativas, también algunas positivas. Si bien vivíamos en una constante alerta, desasosiego y una imparable carrera de inversiones en armamentos, la propia existencia de los dos bandos y sus esfuerzos por mantener el equilibrio entre ellos, cerraba el acceso a iniciativas que se salieran de los cánones o guías marcados claramente por unos y otros. Sin embargo, como principal aspecto positivo de la situación tensa y a raíz de sus consecuencias se avanzó y mucho en la proclamación, difusión y adhesión de muchos tratados, convenciones, acuerdos o prohibiciones para el control de las Armas de Destrucción Masiva –bastantes de ellos sólo son bilaterales, pero otros muchos internacionales- y se mantuvo e impulsó un cierto control sobre iniciativas de expansión armamentísticas, terroristas o de corte religioso extremista o simplemente, provenientes de las potencias en ciernes, que aún no estaban en la lista de aquellas a ser llamadas para sentarse en la mesa cómo países invitados.

Como hecho más relevante en el proceso para tratar de buscar la paz en el mundo tras la II Gran Guerra y por ser uno de los principales impulsores –en algunos casos, el único- de los acuerdos mencionados en el párrafo anterior, debe resaltarse la creación de las Naciones Unidas que “nacieron oficialmente el 24 de octubre de 1945, después de que ratificaran -la mayoría de los 51 Estados Miembros signatarios del documento fundacional de la Organización- la Carta de la ONU. Aunque realmente, el nombre de «Naciones Unidas» acuñado por el Presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt, se utilizó por primera vez el 1 de enero de 1942, en plena II Guerra Mundial, al aprobar la «Declaración de las Naciones Unidas» los representantes de 26 naciones En la actualidad, 193 Estados son miembros de las Naciones Unidas, quienes están representados en la Asamblea General”[12].

Otra de las grandes consecuencias positivas de la II Gran Guerra la encontramos en la creación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte u OTAN; también denominada Alianza del Atlántico, Alianza del Atlántico Norte o Alianza Atlántica. La OTAN, es por tanto una alianza de tipo organizativo de carácter militar y estilo intergubernamental que se basa en el Tratado del mismo nombre, también conocido como el Tratado de Washington por haberse firmado allí el 4 de abril de 1949.

El Tratado vinculaba la defensa de América del Norte (EEUU y Canadá) con un conjunto de países de Europa Occidental (Bélgica, Dinamarca, Francia, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Portugal y Reino Unido) por el que se comprometieron a defenderse mutuamente en caso de agresión armada contra cualquiera de ellos (Artículo 5). El Tratado, a su vez, se basó en artículo 51 (Capítulo VII) de la Carta de Naciones Unidas, que reconoce el derecho de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado.

En realidad, lo que pretendía era cubrir a los aliados sobre cualquier amenaza proveniente de la antigua URSS. Con tal misión fundamental funcionó hasta la caída del telón de acero (1989). El proceso de evolución y transformación de la OTAN no decayó tras dicho fenómeno y continuó a lo largo de las sucesivas cumbres de sus Jefes de gobierno o estado bianuales y se acotó mucho más en la Cumbre de Praga de noviembre de 2002. En ella, se decidió la ampliación de la Alianza a siete nuevos miembros de Europa Central y Oriental, elevando a 26 el número de Aliados. Este proceso de ampliación culminaría con la incorporación de Croacia y Albania en 2009, hasta alcanzar los 28 miembros actuales. Tan sólo un año después, en la Cumbre de Lisboa de 2010, se adoptó el Nuevo Concepto Estratégico (NCE), por el que la Alianza se preparaba para afrontar los nuevos retos globales del Siglo XXI, como el terrorismo, la proliferación nuclear o los ciberataques[13]. No obstante, y contrario a lo que pueda deducirse de este breve resumen, la Alianza actual y realmente no goza de buena salud; el paso del tiempo, la cada vez mayor lejanía de amenazas reales e inminentes, ciertos problemas de liderazgo, el elevado número de miembros con muy diferentes filosofías y las reticencias de la mayor parte de los gobiernos a cubrir los gastos mínimos exigidos en defensa –el 2% de su IB- según lo acordado en la Cumbre de Gales de 2014, la han llevado a graves tensiones internas protagonizadas últimamente por el presidente Trump y dirigidas directamente contra diversos mandatarios europeos en la última Cumbre celebrada este año en Bruselas; entre ellos y puede que fuera una de las más fuertes, con el entonces recién estrenado presidente Sánchez[14]; quien intentó pasar de puntillas y vender mucho humo a cambio de no cumplir con dicho compromiso formal contraído, en su día, por todos, incluso España.

También muy cercano al fin de la II Guerra, en concreto el 14 de mayo de 1948, la misma fecha en la que los soldados británicos abandonaron definitivamente Palestina los judíos, liderados por David Ben-Gurión declararon en Tel Aviv la creación del Estado de Israel. No fue una acción unilateral sino que se condujo de acuerdo a un plan previsto por las Naciones Unidas y, aunque no reconocido oficialmente, un tanto a modo de compensación por la increíble ceguera y pasividad de la Comunidad Internacional ante los horrores del Holocausto. Un Estado, el hebreo que desde su propia creación hasta nuestros días no ha cesado de estar amenazado y envuelto en tensiones políticas, luchas contra el terrorismo y verdaderas guerras con sus vecinos cercanos y no tanto.

A pesar de todo lo dicho sobre los controles bajo la época de la bipolaridad y, en algunos casos, tras caer esta, el mundo no ha sido un mar de rosas en calma ni un dechado de paz y prosperidad. Al contrario, ha sufrido y sufre a diario incontables enfrentamientos bélicos con origen en todo tipo de motivos de índole político, social, territorial, religioso o de liderazgo tanto de orden interno como zonal. Aparte de los ya mencionados, entre otros menores cabría destacar por su crueldad, duración, importancia e impacto internacional: las dos guerras en Vietnam, el conflicto entre Irán e Iraq; las dos guerras del Golfo, las diferentes y nefastas campañas internacionales por el control de y en Afganistán, los diversos conflictos derivados de varias Primaveras Árabes, la muy reciente y aún actual e inacabada lucha contra el autoproclamado Estado Islámico en varios continentes y principalmente en Siria e Iraq, las múltiples guerras étnicas, religiosas o por ansias de poder en países más al centro y al sur de África y aledaños y, por último, cabe hacer mención a la guerra en el Yemen, que lleva ya tres años y medio de existencia donde, a modo de ensayo, se enfrentan lo chiitas (apoyados por Irán) contra los sunníes (apoyados por una coalición árabe encabezada por Arabia Saudí) en la que aparte de provocar más de 10.000 muertes, ha sumido a más de la mitad población del país en una extraordinaria hambruna y éxodo, provocando con ello una de las más grandes catástrofes humanitarias mundiales.

Europa, aunque no con la intensidad tan aparatosa y compleja como las ya mencionadas, tampoco ha estado exenta de conflictos étnicos, xenófobos y religiosos en los últimos veinticino años; así en 1995 terminó la guerra étnica y de limpieza racial en Bosnia y en 1999 se formalizó la paz con Serbia tras la escisión también étnica, cruenta y por la fuerza de Kosovo. Fenómenos y confrontaciones bélicas todas ellas, pasadas y con reminiscencias presentes de muy diferente intensidad y trascendencia; que junto a otros muchos -a pesar de todos los aparentes esfuerzos por evitarlos- se desarrollaron y han ido dejando una fuerte huella en el periodo de tiempo transcurrido desde el final de la II Guerra Mundial hasta nuestros días.

La progresiva desaparición de las colonias y su emancipación de sus metrópolis, el acercamiento a la cultura, las nuevas tecnologías, la amplitud del mercado de armas, las ansias de producción y venta de medios y materiales para la defensa, las grandes corruptelas, los deseos de controlar el mercado del petróleo y de los metales preciosos y raros, la amplitud de influencias y posibilidades que ofrecen muchas de las redes sociales, las falsas noticias, la ciberguerra y la ciberdelincuencia[15], entre otros; han servido para que muchos territorios despierten de un largo letargo y se hayan convertido en focos o polos de confrontación, en ínfulas por absorber otros países o, por el contrario, como objetos de deseo y ambición de ser absorbidos o dominados por potencias vecinas e incluso lejanas.  

Por otro lado, en función de parte de dichos factores, muchos de los países que eran lentos o tardíos en progresar e incluso, que aparentaban que no lo hacían nunca y donde sus pobladores vivían casi en la ignorancia o sumidos en sus raíces, tradiciones y subjetivos atrasos culturales y sociales; en tan solo unas pocas décadas, se han convertido en pioneros o puntales en muchos aspectos económicos, sociales, culturales, del desarrollo y con una gran capacidad industrial o tecnológica aprovechando sus riquezas, posición geoestratégica o posibilidades naturales.

Como contrapartida negativa a dicho rápido progreso, una gran mayoría de ellos, también han entendido, como viene siendo norma irrefutable y obligada en todo tiempo, que sus nuevas capacidades y dominios, interna y más externamente, no son tenidos en consideración si no van acompañados del desarrollo y dotación de importantes capacidades en sus fuerzas armadas. Así vemos que países como China, Arabia Saudí, Vietnam, La India, Pakistán, Iraq y otros, tontean seriamente con sus posibilidades militares o tratan de expandir sus áreas de interés, influencia y responsabilidad. Sus nuevas capacidades industriales y sociales precisan de muchos más recursos; recursos, que generalmente no los poseen de forma natural y de ahí su expansión en busca de ellos y en crear entornos seguros para garantizar los flujos de llegada de aquellos.

La verdadera Historia nos demuestra que los Imperios no son eternos; todos pasan por procesos de instauración, auge, apogeo, decadencia y desaparición. Así nos encontramos que el, durante muchos años indiscutible liderazgo y dominio por parte de EEUU sobre el resto del mundo; hoy en día, se comienza a poner en tela de juicio hasta por ellos mismos su propia capacidad de defensa si tuviera que enfrentarse o actuar de algún modo o simultáneamente en más de un importante frente o enemigo[16]. Puede que, para suplir en parte dichas deficiencias, quiera urgentemente ampliar sus capacidades a nuevos horizontes con la creación de un Ejército, el Quinto, que tendrá su campo de acción en el espacio[17]. La gran mejora en la producción interna de petróleo hace que su interés por Oriente Medio, antaño prioritario, haya decaído y sin embargo, lo esté reorientando hacia el área Asia Pacifico una zona donde los mercados emergentes son mucho más cuantiosos y el crecimiento de amenazas como la de China no cesen de crecer. El escenario del Ártico, será en breve, otro punto de gran interés por su parte, como resultado de las nuevas posibilidades que para la navegación y la explotación de grandes riquezas en los fondos marinos, se abren cada día como consecuencia del calentamiento global.   

De todo ello, se entienden las grandes y abruptas intenciones y deseos de Trump por no perder la estela e incluso, tener que mejorar las capacidades de sus antecesores, ampliando y mucho sus presupuestos de defensa en los próximos años; aún a costa de sacrificos nacionales -a pesar de disfrutar de un alto pico económico en general- y de buscarse no pocos enemigos en los entornos y alianzas en las que su país se desenvuelve y donde, por ser el país que las lidera, no se contenta con ser el que paga siempre las rondas y los demás viven imbuidos en el contubernio político y plenos de promesas o compromisos que sistemáticamente son incumplidos.

Rusia, con Putin a la cabeza, trata de seguir siendo un elemento de mucho valor a tener en cuenta en la solución de grandes conflictos internacionales como el de Siria, evitando con ello que EEUU siga marcando el paso y el ritmo en todo y en especial en una zona muy sensible para sus intereses ya que le proporciona estabilidad militar y la posibilidad de importantes apoyos logísticos a sus tropas y medios en el Mediterráneo (Siria) y, al mismo tiempo -sin desánimo- tratar de recuperar parte de su imperio perdido tras la caída del telón de acero. Para ello, no cesa de irrumpir e influir en zonas de su interés y seguridad como la misma Ucrania o tratando de acogotar a los llamados Países bálticos. Sus encontronazos con EEUU en general y Trump en particular empiezan a ser importantes en el campo de las denuncias en la ciberguerra y por el  incumplimiento o amenazas de abandonos de diversos tratados sobre armas nucleares, que estando abiertos a todo el mundo, realmente solo afectan y mucho a los arsenales de cabezas nucleares en manos de ambos y también a sus respectivos vectores de lanzamiento con diverso alcance.

China el gran coloso de Oriente lejano, es junto con la India, el país que más ha evolucionado en menos tiempo. La economía china está en condiciones no solo de batirse el cobre con la Norteamericana e incluso convertirse en la mayor del mundo a corto plazo; por tanto en el principal elemento desestabilizador de la economía estadounidense y como primera derivada, de la europea. Cada vez son más los estrategas que abrazan la teoría de que la confrontación entre ambos colosos será inevitable, al menos en el campo económico[18] o como derivada del mismo. Está invirtiendo mucho en mejorar y ampliar sus capacidades de defensa, sobre todo las de proyección naval para el control del tráfico marítimo en mar de China Meridional para lo que está estableciendo una serie de bases navales y aéreas sujetas a islas total o parcialmente artificiales[19] y por tierra hacia Europa, con el restablecimiento y mejora de la conocida como la Nueva Ruta de la Seda[20] . Un gigante ya muy despierto y asentado, dirigido por una mano férrea, que pronto estará en condiciones de dominar o de poner en serios apuros la economía y la seguridad mundial.  

En la misma zona o cercana a ella, tal y como se ha mencionado, otros grandes dormidos están ya muy despiertos o en fase de hacerlo, me refiero a Pakistán, La India, Afganistán y otros menores, de momento, que vienen jugando un peligros papel en el mundo de las armas nucleares que varios de ellos poseen “ilegalmente”, las constantes luchas fronterizas y otros pos convertirse en cuna y escenario de la expansión de grupos terroristas yihadistas que siguen campando a sus anchas por gran parte de aquellas inhóspitas tierras donde la Ley y el orden no son fáciles de imponer y menos de mantener.     

En Oriente Medio, siguen e incluso se incrementan las peleas por el liderazgo o dominio zonal, en manos de diversos protagonistas como Turquía; o por temas de origen y carácter religioso entre Irán y Arabia Saudí. Sus luchas por hacerse con el poder y el control en zonas cercanas o limítrofes bajo el paraguas o excusa de la religión no cesarán en un tiempo cercano. El papel de Israel en esto también puede ser importante ya que no sólo le afectan las escaramuzas de sus peligrosos y cada vez más preparados vecinos que cuentan con mayores capacidades y medios logrados vía Irán y otros; ahora, con la excusa, de la ayuda a Siria para solventar sus conflictos, los propios iraníes penetraron con fuerzas en dicho país y están asentados al borde de los altos del Golán. Las discrepancias de Trump con el famoso y poco acertado acuerdo nuclear con Irán, no solo serán origen de problemas económicos entre Irán, EEUU y el resto de la Comunidad Internacional[21], sino que incluso, pueden convertirse como rechazo, en el origen de una nueva escalada del conflicto real a consecuencia del armamento nuclear y los misiles con dicho país[22].   

La búsqueda de un acomodo para el restablecimiento, establecimiento y expansión del autoproclamado Estado Islámico en nuevas tierras o continentes como Asia, África o el Centro y el sur de América tras su derrota casi total en sus primigenias tierras en las que nació como Estado (Siria e Iraq) seguirá marcando hitos y conflictos en los que, en la mayor parte de los casos. Por ello, se precisará la atención internacional, fundamentalmente el África y Oriente. Rusia tiene muchas posibilidades de tener que seguir jugando un papel muy importante en este nuevo conflicto. Es preciso saber, que una de las principales razones por las que decidió implicarse de lleno en Siria, además de lo ya mencionado de poner una bota en un territorio costero del Mediterráneo fue por verse forzada a abatir el mayor número de combatientes yihadistas para con ello, evitar que se establecieran y prosperaran en antiguas repúblicas soviéticas muy cercanas a su territorio natural donde son bien recibidos y encuentran numerosos adeptos y potenciales seguidores[23].   

África es un continente que tradicionalmente se ha visto explotado y oprimido por potencias extranjeras, que sigue su ritmo lento pero progresivo en busca de las grandes riquezas que aún se esconden o todavía no florecen del todo. Potencialmente y debido a situaciones derivadas del cambio climático; el alto índice de natalidad; la mala y corrupta gobernanza en muchos de sus relativamente bisoños países y las mencionadas correrías de grupos terroristas yihadistas parte del Estado Islámico o de otras ramas terroristas hermanas, seguirán exportando emigrantes y terror al resto del mundo –principalmente a Europa- en busca de sustento, formas de vida mejor, escapar de tiranías y persecuciones o, simplemente, para los de aviesas intenciones, el lugar donde perpetrar sus fechorías. Es un continente donde se siguen viviendo a diario represalias, matanzas, secuestros masivos y violaciones de todo por cualquier motivo o excusa y donde la Comunidad internacional y los medios son testigos ciegos y sordos; nadie se inmuta o refleja las constantes y graves fechorías, persecuciones y matanzas que casi a diario allí se realizan. Se las deja pasar sin ningún tipo de advertencia o la más mínima atención; se han convertido en algo tan cotidiano, que ya no son noticia.

No por casualidad, China tiene puesto los ojos y gran parte del caudal de su bolsillo sobre dicho continente; a diferencia de otro tipo de explotadores anteriores de aquellas tierras, los chinos están invirtiendo grandes sumas de dinero para crear importantes infraestructuras con claras intenciones de recuperarlas a base de explotarlas por un largo periodo de tiempo. Muchas de las materias primas que necesitan para desarrollar su economía las pueden obtener allí a buenos precios, sin necesidad de tener que pagar sobrecargas y cambiantes o muy costosos aranceles que constantemente se les imponen en otros mercados más normalizados o muy explotados.

Es un continente en el que las verdaderas inversiones europeas en los países implicados directa o indirectamente para frenar los ya mencionados flujos migratorios y refugiados hacia Europa son irrisorias -a pesar del papel importante que tienen en evitar este fenómeno; por ser, precisamente allí, donde se generan la mayoría de ellos o donde se facilita su paso y explotación- en comparación con las astronómicas cifras que el Viejo Continente invierte o más bien regala a Turquía para que tan solo haga de “muro de contención”. Cifras estas últimas, que además repercuten mínimamente en las necesidades de los refugiados y sirven para otros fines propios y para paliar algo la maltrecha economía turca o apoyar al desarrollo y aplicación de la política totalitaria del dictador Erdogan. Triste y cínico papel el de una Europa muy sobrepasada por este tema del que, como se verá en detalle, es el principal motivo de las actuales graves complicaciones en Europa y hasta de su posible, progresiva y definitiva disolución. 

Por aquello de no dejar en el tintero algún apunte de los conflictos más llamativos, hay que tener presente la triste y grave situación en la que se encuentra sumido el continente americano debido a graves abusos de poder, totalitarismos, grandes corrupciones de y entre sus dirigentes, persecuciones políticas, mal uso de las enormes y casi incalculables riquezas albergadas encima o bajo tierra, terrorismo, narcotráfico, extorsión y trata de blancas en muchos, demasiados de los países del Caribe, Centro y Sur de América.

Así; a consecuencia de todo aquello, somos hoy testigos de grandes caravanas de personas de todo sexo, edad o condición que desesperadamente, partiendo de varios países del sur se han puesto en marcha hacia el norte (EEUU) en busca de cobijo, asilo y protección. Tema muy difícil de conseguir ya que por unas no muy sanas y bastante inexplicables razones esgrimidas por Trump, se encuentran retenidas a caballo de la frontera común en Tijuana (México) por un marea de alambradas y miles de soldados armados hasta los dientes, dispuestos a no permitirles el paso. Caravanas que muestran la crudeza de las vidas que soportan los ciudadanos de muchos países centro y sudamericanos y que se unen a las migraciones forzosas de países ricos (Venezuela) que colapsan las fronteras de los países vecinos y cercanos. Caravanas todas ellas, que tampoco son bien recibidas en los países de tránsito o de llegada final.

Una vez más, se debe repetir lo mismo que ya surgió con respecto al continente africano por la ceguera y sordera de la Comunidad Internacional y de los medios por no denunciarlos con toda la propiedad e intensidad que requieren. Ha sido muy vergonzoso que en la reciente XXVI Cumbre Iberoamericana celebrada en Antigua (Guatemala) hace muy pocos días, ambos temas hayan sido soslayados o pasados muy de puntillas –por no ofender a parte de sus máximos responsables quienes (Cuba, Venezuela y Nicaragua) ni siquiera enviaron representantes a la misma-. Es una vergüenza que procesos de abusos políticos y sociales tan malvados y flagrantes sigan encontrando apoyo, consuelo y soporte en antiguos dirigentes o, lo que es peor, en actuales gobiernos europeos, que incomprensiblemente siguen empeñados en lavar la cara a populismos trasnochados y muy difíciles de justificar.

El solar europeo, escenario de confrontaciones, invasiones y tediosas guerras a lo largo de toda la historia contemporánea, lleva muchos años -el mayor periodo de su historia salvo las guerras balcánicas- disfrutando de una paz y prosperidad inusitada y bien aprovechada. Todo este periodo de prosperidad se debe a la creación de lo que hoy se conoce como la Unión Europea(UE)[24] que es una entidad geopolítica que cubre gran parte del continente europeo. Una asociación económica y política única en el mundo, formada actualmente por 28 países.

Es la actual heredera de lo que se denominó la Comunidad Europea del Carbón y del Acero creada en 1951, que se constituyó por seis países fundadores -Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos- quieres dieron comienzo a un proyecto económico, político y social que ha generado paz, estabilidad y prosperidad durante más de medio siglo. Su paso intermedio parte de la firma por los mismos países anteriores de los Tratados de Roma, el 25 de marzo de 1957; con ellos se amplió su foco de ambición dando lugar a lo que se conoció como la Comunidad Económica Europea.

La UE ha contribuido a elevar el nivel de vida de los europeos, creado una moneda única y está construyendo progresivamente un mercado único en el que personas, bienes, servicios y capital pueden circulan entre los Estados miembros como si lo hicieran dentro de un solo país. Promueve y defiende los derechos humanos y la democracia, y cuenta con los objetivos más ambiciosos del mundo para la reducción de emisiones en la lucha contra el cambio climático. Cuenta con órganos de gobierno y control suficientes como: el Parlamento y el Consejo europeo con potestad legislativa; el Consejo de la Unión Europea que representa a los países miembros; la Comisión Europea, o Colegio de Comisarios que representan el interés común de la UE, y es el principal órgano ejecutivo; el Tribunal de Justicia de la Unión Europea que corrige desviaciones legales y las ajusta a la legislación comunitaria; el Tribunal de Cuentas supervisa y controla el buen funcionamiento y la adecuada administración de las finanzas y de los fondos comunitarios y el Banco Central Europeo quien dirige y aplica la política monetaria única de la zona euro.

La política Exterior de Seguridad Común (PESC)[25] de la UE toma como cimientos lo acordado en el conocido como Tratado de Lisboa de 2009[26] e igualmente, en el ámbito de la defensa como la UE no tiene un ejército permanente, sino que, en el marco de su Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD)[27], recurre a las fuerzas que los países miembros ponen a su disposición para realizar misiones conocidas como Petersberg [28].

Esta macro estructura -que se basa en los apoyos mutuos a base de cuotas entre sus miembros para ayudar al progreso de los países más necesitados, atrasados en diversos aspectos del desarrollo o con deficiencias muy patentes en alguno de sus sectores económicos y productivos- sin embargo, no ha contado con una clara idea, intención y doctrina comunitaria realmente compartida para el desarrollo y aplicación de una verdadera Política Exterior aunque cuenta con sus órganos y cierto tipo de reglamentación. Derivado de la falta de auténticas y potentes raíces donde apoyarse, es fácilmente comprensible, que tampoco posea ni defienda una idea clara o al menos, realmente determinada y totalmente comprometida, en materias de la Seguridad y la Defensa.

Con respecto a estos dos importantes temas, se puede afirmar que ha habido y hay muchas iniciativas y acuerdos; pero desgraciadamente, casi todas ellas no son de mucho calado o intención; por ser mucho o por contra muy poco ambiciosas; poco o nada prácticas y ninguna haya sido aplicada o desarrollada en profundidad tras su enunciado y generalmente excesivas sonoras aprobaciones. En consecuencia, la organización, a día de hoy, no está dotada de una suficiente y potente capacidad para influir directa o indirectamente en la marcha del mundo en dos de sus tres pilares fundamentales para hacerlo (economía, relaciones internacionales y defensa).

Además de todo lo dicho al respecto sobre sus carencias naturales, de su idea inicial de creación y como consecuencia muy directa de la pérdida paulatina y progresiva de los valores cristianos -en los que la cultura europea se ha basado durante siglos- en la aparición de determinadas y muy graves corrupciones que salpican a bastantes partidos y gobernantes, los inexplicables giros de la izquierda socialista hacia el populismo trasnochado y rayano con el comunismo y sobre todo, las precarias, tardías, nefastas y generalmente incumplidas decisiones comunitarias para abortar, impedir o paliar los masivos movimientos migratorios y de refugiados hacia el Continente –iniciadas y sostenidas por los conflictos derivados de las Primaveras Árabes en países ribereños del Mediterráneo y con la aparición y desarrollo en fuerza del Estado Islámico desde 2104- dieron lugar al florecimiento y posterior fortalecimiento, según los casos, de ciertas iniciativas populistas por parte de algunos de sus miembros cómo sucedió con el Brexit del Reino Unido -todavía en fase conflictiva de definitiva resolución- y también a la aparición, en algunos casos, con mucha fuerza e imparable progreso de movimientos populistas puros, nacionalistas, xenófobos, chovinistas, patrioteros, separatistas, ácratas y extremistas tanto a la izquierda como a la derecha en demasiados de sus Estados miembros. Movimientos, que pueden poner en peligro la buena marcha de más de una nación como Alemania, Polonia, Italia o Austria junto a otros en la Europa central y al pudrimiento de todas las mieles alcanzadas y disfrutadas comunitariamente por casi todos hasta la fecha; e incluso, hasta la propia continuidad y viabilidad de la Unión.  

Por otro lado, no hay que despreciar que hoy en día por motivos varios como la competencia, la introducción de la robótica, el coste de los salarios y las condiciones políticas y sociales para el establecimiento de las industrias; la mayor parte de la industria mundial queda en manos de países emergentes como China, India y Japón; otros similares en Asia, Alemania, Turquía y algunos pequeños países del centro de Europa. Sin embargo, el resto de países de la Eurozona, EEUU, Reino Unido, África y Latino América están sufriendo un proceso de desindustrialización, que como bien es sabido, supone un cambio económico y social, causado por la eliminación o la importante reducción de la capacidad industrial (en un país o región), especialmente en lo que concierne a industria pesada y la de transformación; lo que suele acarrear a corto o medio plazo un aumento del paro y un gran déficit por cuenta corriente, con el agravante de que ambos, muy   previsiblemente, llegen a convertirse en crónicos y muy peligrosos para el futuro de Europa. 

En Alemania y Francia, sus máximos dirigentes, Merkel y Macron tratan de tirar del carro de la UE como forma de superar la salida del Reino Unido y sus consecuencias de todo tipo. Para ello, han trazado varias líneas de actuación como mantener la férrea postura ante las sibilinas pretensiones británicas en las negociaciones finales del Brexit y, no por casualidad, estos días pasados, han vuelto a sacar a colación sus intenciones de crear un Ejército europeo. A tal efecto, creo prudente recordar que han sido bastante ampulosas, exageradas y muy fuera de tono las declaraciones de intenciones sobre -algo nada nuevo- las tales inexistentes y ansiadas fuerzas en boca de Macron “para defenderse de EEUU, Rusia y China”. Justo lo que precisaba Trump para calentar aún más su recibimiento a la celebración del Centenario de la firma del Armisticio.

Empieza a ser cada vez más generalizado el pensamiento de que EEUU está pasando por momentos de cierta debilidad en el mantenimiento de sus, hasta ahora, cuasi inamovibles compromisos sobre la defensa compartida. La mencionada pasada Cumbre de la OTAN, dejó patentes varios puntos, que, como suele ocurrir en estas situaciones, quedaron mal cerrados e incluso infectados. Trump está cansado de aportar más que nadie en vidas, material y responsabilidades a la Alianza y de que, mientras tanto, casi nadie cubra sus compromisos alcanzados en la Cumbre de Gales de 2014 (llegar en 10 años a gastar el 2% de su PIB en defensa) y un mayor compromiso de participación conjunta y combinada; no es muy partidario de mantener tal cual está el articulo 5 por el que todos los miembros deben asistir a defender a cualquiera de ellos si fuera atacado –hay algunos países, como Montenegro, entre otros que a los norteamericanos les rechina y mucho tener que defenderlos por entender que aquellos solo entraron en la Alianza para ser defendidos- . Además, no es nada partidario de que Europa invierta en su propia defensa ya que entiende –y creo que no le falta razón- que si la mayoría de los europeos no son capaces de aportar ahora lo que deben a la OTAN, será imposible lograrlo con una gran diversificación de esfuerzos paralelos y nunca convergentes. Razones todas ellas, por las que nómbrales a bicha en su presencia o en el camino de llegada, no ha sido una gran idea salvo, como así pareció, para salvar cierto protagonismo de Francia y de su presidente. 

Por otro lado, las palabras son palabras y se las suele llevar el viento; ya que ninguno de los dos está en condiciones de tirar muchos cohetes en sus respectivos países. En Alemania;  los progresivos cambios de tendencia política y de recogida de votos son más que evidentes por parte de los verdes en el lado de la izquierda radical y por los de la ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD); partidos ambos que van ganado adeptos tanto al partido socialdemócrata (SPD) que gobierna en la famosa Gran coalición con la Unión Socialcristiana (CSU) y formación hermana de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel por la derecha. Así quedó patente en el resultado de las elecciones del land cristiano de Baviera del pasado 15 de octubre[29]. Pese a que el resultado final, aún les permite seguir llevando la batuta en Múnich, son una catástrofe para la CSU, que ha gobernado con mayoría absoluta de forma casi ininterrumpida en Baviera desde hace siete décadas. Una situación, que en términos muy parecidos ha venido ocurriendo en otras convocatorias electorales previas y que suponen un claro vaticinio de lo puede ocurrir en las próximas generales. Razón por la que, como ya es sabido, ha llevado a Merkel a decidir su no presentación de candidata a Canciller en los próximos comicios nacionales.

En Francia; Macron, el hombre que surgió de la niebla como un soplo de frescor y esperanza; que rompió con los tradicionales cánones franceses de izquierdas y derechas y evitó el sorpasso del temido antiguo Frente Nacional -ahora rebautizado como Agrupación Nacional[30] de Marie Le Pen-; en muy pocos meses, ha visto reducida su popularidad a cotas ínfimas; sus políticas son muy cuestionadas y tiene revolucionado y en pie de guerra interna y externa a toda su clase media por diversas de sus políticas, los impuestos y las subidas de los carburantes. Con tales mimbres; ambos líderes, no creo que estén en condiciones de encabezar, arrastrar ni encandilar a nada ni a nadie.

Italia un país con su propia personalidad y gran sentido nacional a pesar de ser de las últimas naciones que como tales conocemos hoy en la Europa moderna (1871); donde siempre andan envueltos en disquisiciones, intrigas y pactos políticos; que a pesar haber militado y cambiado de bando en las dos grandes guerras, fue una de las grandes víctimas de la Primera por la traída del fascismo de Benito Mussolini; que a lo largo de la segunda parte del siglo XX y lo que va del presente suele cambiar de gobierno con una frecuencia increíble. No obstante, y a pesar de ello, constituye la tercera potencia económica de la UE cuando se excluya al Reino Unido tras el Brexit. Ha sido miembro fundador o Estado parte de la mayor parte de las alianzas, organizaciones, grupos y tratados de relevancia del mundo y participado en múltiples operaciones de paz; aunque, también cuenta con el “privilegio” de ser el primer país de la UE en contar con un gobierno real y totalmente antisistema en el siglo XXI.

Es precisamente debido a sus naturales influencias mundiales y dentro de la UE por lo que frecuentemente algunas de sus figuras nacionales suelen ocupar cargos importantes en sus estructuras; de entre los que destacan: Federica Mogherini, política y politóloga italiana que desde el 1 de noviembre de 2014 desempeña el cargo de Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y a la que se debe gran parte de la actividad e iniciativas importantes en dichos temas. Y Mario Draghi, un economista italiano, actual presidente del Banco Central Europeo desde el 1 de noviembre de 2011 hasta dentro de un año.

Los grandes y últimos crecimientos –debido a las causas generales esgrimidas para Europa- de los extremismos de izquierdas y de derechas del país, han degenerado en una insólita confluencia de ambas fuerzas para tomar el poder y desbancar con ello a los partidos que tradicionalmente se han venido turnado en los múltiples y cortos periodos de sus muchos gobiernos. Esta situación, ha logrado presentar una alternativa rebelde de potenciales graves y peores consecuencias de lo que supuso en su día la llegada del primer gobierno populista a Grecia por su mayor tamaño y peso económico, social, industrial, militar y turístico.

La negativa de su nuevo gobierno a seguir los cánones marcados por la Unión tanto en materia de límites y cánones presupuestarios o en política migratoria europeas suponen dos grandes chinas en el zapato que  dificultarán el paso firme de la misma[31], en un momento en el que se precisa de la confluencia de fuerzas en un mismo sentido positivista para afrontar los riesgos políticos y económicos derivados de la salida británica bajo las temibles amenazas económicas desde EEUU[32] y de gran necesidad de alcanzar definitivos acuerdos en materias de Seguridad y Defensa. Igualmente, para la gestión del problema migratorio en la UE ya que[33] como consecuencia de su postura, se han desviado hacia España la mayor parte de sus rutas y fuera del paraguas UE, para la recomposición de la OTAN a fin de garantizar la seguridad de Europa frente a amenazas provenientes de países vecinos o no tanto.      

España, que nunca ha sido decisiva en ninguno de los foros internacionales; cuenta en este momento con un gobierno títere en manos de los intereses y demandas de los populistas, nacionalistas, separatistas y pro etarras que, al parecer, ni siquiera será capaz de presentar en las Cortes sus presupuestos, cuyo borrador no cuenta con el beneplácito de la Comisión europea[34]; que depende del voto populista para mantener su posición en el gobierno y debido a los constantes cambios de rumbo, rectificaciones y que el número de ministros implicados en situaciones administrativas personales muy raras, complejas y de difícil explicación, hace que ya, hasta dicho apoyo populista empiece a tambalearse.

Aún sin acabar de recuperarse de una tremenda crisis económica y social, va de camino hacia una casi segura nueva recesión con ciegas o populistas intenciones además, de incrementar en mucho los gastos sociales y freír a impuestos directos a todos los ciudadanos y a las gallinas de los huevos de oro (autónomos, grandes empresas, energéticas, tecnológicas y la banca).

Con muy poca o ninguna tradición por invertir en defensa – como ya se vio en la última Cumbre de la OTAN- y embebida en metas idílicas que precisan munchos miles de millones para llegar compensarlas (cierres de centrales nucleares a corto plazo, electrificación total del parque automovilístico y las grandes y costosas mejoras sociales). Sin olvidarse de un tema muy importante como es que, tras ciertos movimientos populistas del nuevo gobierno, sin un raciocinio ni acuerdo interno ni comunitario previo, al menos aparente, y contrario a otro tipo de negativas de diversos países de la UE a aceptarlos, las costas y fronteras en las ciudades españolas en África, se han convertido en el centro de atracción y cruce masivo de casi todos los movimientos migratorios y de refugiados que proceden de dicho continente o se canalizan a través de él; sin que de momento, haya grandes planes ni cifras comunitarias para frenarlo o, al menos paliarlo en algo. España, en lo que va de año, ha superado con creces las históricas cifras máximas de llegada de refugiados –un 154% más que en 2017-[35]. Un problema añadido que de no arreglarlo, pronto nos convertirá en el mayor exportador de inmigrantes sin o con papeles no muy justificados hacia Europa.    

EL Grupo Visegrado 4; también conocido como el V4 está formado por Polonia, Hungría, R. Checa y Eslovaquia cuya alianza proviene de 1335 y que se formó a modo de entente entonces por los tres reyes que dominaban aquellos territorios y por el que sellaron un pacto de no agresión y colaboración mutua para una mejor relación política y económica. Ha sufrido muchos altos y bajos a lo largo de su dilatada historia y, realmente, hace pocos lustros (1991) que ha recuperado parte de su lustre en base a tratar de defenderse de las políticas que no le interesan; sobre todo, aquellas provenientes de la UE -a la que se adhirieron en 2004 para principalmente, extraer al máximo sus aspectos positivos-. Sus recientes batallas e ideologías políticas compartidas entre ellos y contrarias a Europa se encaminan a no aceptar los cupos de refugiados que les corresponden y tratan de bloquear todos los acuerdos de la Unión al respecto, que deben por Ley europea, ser adoptados por consenso[36]. Su principal urdidor es el conocido por clasista y xenófobo el Primer ministro húngaro, Viktor Orbán y entre sus ideas refundacionales o declaraciones de intenciones figuran expresiones como que el V4 tiene por objetivo "fomentar la cooperación óptima con todos los países, en particular, sus vecinos" o el "refuerzo" de la estabilidad de Europa central.  

Aparte de todo lo mencionado hasta el momento, cabe destacar que no todos los países de la UE se encuentran en una posición boyante económicamente, que Austria es un país que está casi dividido en dos partes donde los de la ultraderecha nacionalista coparon el 47% de los votos en las pasadas elecciones presidenciales de 2016[37]; situación, que de madurar y prosperar como es muy previsible, el país se puede unir a los ya mencionados y muy patentes cambios de tendencia política en Alemania y en otros países como Eslovenia donde el centro-izquierda viene progresivamente empequeñeciendo y fragmentado, al mismo tiempo que, la derecha en su conjunto ha crecido en escaños y ha fortalecido su perfil más radical. En parte gracias al retorno al parlamento, tras dos legislaturas fuera, del Partido Nacional Esloveno, cuyo líder, Zmago Jelinčič, es el principal exponente de la xenofobia hacia los inmigrantes de las repúblicas del sur de la antigua Yugoslavia, romaníes y refugiados llegados a partir de 2015, a quienes se refiere como “delincuentes y terroristas”. En opinión de muchos analistas, Eslovenia también se está aproximado mucho a las teorías del ya mencionado Primer ministro húngaro Orbán[38].

Por su parte, en Holanda, un país aparentemente que goza de buena economía; que en 2018 se coloca en el puesto 6 de la lista de los 10 países más competitivos del mundo -aunque ha empeorado su situación, ya que en 2017 era el 4º-; que es bastante tranquilo y banco de pruebas de muchas ideas avanzadas y progresistas; aunque, sin embargo, recientemente se ha unido al reducido grupo de países de la Unión[39] que oficialmente han prohibido llevar a las mujeres el Burka en lugares públicos[40]. Como contrapartida a esta preocupación por combatir el terrorismo interno, está corriendo el peligro de convertirse en un narco-Estado según sus propios informes internos[41]. Situación nada halagüeña a todas vistas y en claro contacto con los problemas provenientes de su país vecino, Bélgica.

Bélgica, un país que en su conjunto, es estable, a pesar de que las tensiones culturales entre la Valonia (francoparlante) y Flandes (donde se habla neerlandés) han y siguen marcado la vida política; que se encuentra divido tres comunidades lingüísticas (de lengua flamenca, francesa y alemana) y en tres regiones (Flandes, Valonia y Bruselas-Capital). Si bien, desde el punto de vista jurídico todas estas son iguales, tienen asignadas competencias y responsabilidades diferentes en varios ámbitos. De ello se desprende que cuenta con ciertos muy populares y conocidos por todos los españoles problemas legislativos, judiciales, policiales; siendo además  cuna o cobijo de terroristas e inmigrantes que viven hacinados en grandes partes o barrios completos de sus principales urbes. Recientemente ha sido muy criticada por Francia por haber optado por la compra del norteamericano F-35 como avión de caza y combate en lugar de optar por alguno de los varios existentes en el mercado europeo de armamento. Acusación un tanto chovinista ya que, en realidad, hay varios países de la UE que también han adquirido algunos de estos aviones -Reino Unido, Italia, Holanda y Dinamarca-.  

Las aparentes armoniosas celebraciones de este primer centenario y todo lo que ocurre tras las bambalinas de tal impostado escenario tienen un trasfondo que no tiene nada de armonioso ni propician esperanzas de que todo transcurra por el buen camino tanto a corto, como a medio y largo plazo. Las posturas encontradas entre Macron y Trump con el tema del Ejército Europeo avalan dicha postura[42]. “El encuentro entre los líderes de Alemania y Francia el pasado día 18 en la capital alemana con motivo del Día del Duelo Nacional, una jornada instaurada en Alemania para recordar a las víctimas de las guerras y las dictaduras estuvo, de nuevo, lleno de palabras grandilocuentes y discursos autocomplacientes asegurando su gran papel en lograr formar un tándem clave en los logros obtenidos en más de 70 años de vida de la Unión Europea. "Juntos hemos conseguido superar el mortal narcisismo de nuestras pequeñas diferencias", declaró Macron tal día en un acto solemne en el Parlamento alemán. 

Por su parte la Canciller alemana, recogió el guante y mencionó "Usted dijo: Estamos ante una encrucijada. Eso es exactamente lo que siento", tras haber alabado la alocución "impresionante y grandiosa" de éste en la Cámara baja alemana y sentenció: "Ahora tenemos que hacer planteamientos concretos". Sentencia muy clara y que muestra patéticamente y hasta ahora, la UE ha estado hablando mucho, pero haciendo poco.

La impaciencia de ambos por impulsar, -tras la salida del Reino Unido, principal elemento retardador de muchas iniciativas en este campo-, empezar de verdad y con auténtico propósito de alcanzar buenos resultados el tema de la defensa de Europa se vislumbró claramente tras reconocer que se ha perdido mucho tiempo sin hacer nada y que las grandes decisiones de todo tipo, por unos o por otros, se han ido dilatando y retrasando. En sus discursos se lanzaron auténticas muy contundentes soflamas: Europa debe conquistar "una mayor soberanía" y no darse por satisfecha con un papel subordinado en la política mundial. "Europa, y en su centro la alianza germano-francesa, tiene la obligación y la tarea de no dejar que el mundo se vea abocado al caos y de conducirlo hacia una senda pacífica".

En lo referente al Ejército europeo, muchos analistas y sesudos expertos militares con gran experiencia en Unidades, Cuarteles Generales y Misiones internacionales coinciden en que las fuerzas de este tipo tienen grandes problemas para: su generación o formación, de mando, financiación, entrenamiento conjunto y para la aplicación de potentes reglas de enfrentamiento. Son Unidades muy costosas que siempre traen aparejadas las tiranteces sobre quién y cómo se debe ejercer el mando de las mismas de forma orgánica o en función de las diferentes aportaciones, no es sencillo determinar y aceptar el estatus político y de obediencia de sus tropas, la dependencia última o no de dichas tropas, el sistema de reposición de bajas ,la afluencia y responsabilidad de los necesarios apoyos de transporte, despliegue y combate, la determinación de los medios logísticos necesarios y la ubicación de aquellas y sus Cuarteles Generales en tiempos de paz y durante los periodos de adiestramiento.

En cualquier caso, a finales de marzo de 2016 escribí un trabajo que titule “Reflexiones sobre la Seguridad y la Defensa en la UE”[43], del que la mayor parte de las opiniones que reflejé siguen estando en vigor. En él decía:

“No es nada novedoso que la UE haya intentado crear sus propias unidades militares; pero también es cierto, que nunca ha sido una tarea bien acogida y apoyada por todos sus miembros, fundamentalmente por el Reino Unido. Las diversas alternativas e iniciativas ejecutadas por la Unión hasta la fecha se han orientado a su posible participación en beneficio tanto de la OTAN como de la UE. Aunque, algunas de ellas ya cuentan con muchos años de experiencia y funcionamiento, no han servido más que para la creación de Unidades formadas por aluvión sin ser orgánicas o propias –los países aportaban unidades según sus necesidades y capacidades respectivas o las tienen asignadas, aunque no en exclusividad, y asentadas en sus respectivos países- pero nunca han sido real y potentemente operativas más que en lo referente a sus correspondientes Cuarteles Generales y muy difícilmente como Gran Unidad militar. 

El EUROCUERPO (Estrasburgo), una Gran Unidad creada en octubre de 1993, con capacidad de formar hasta un Cuerpo de Ejército (Dos o tres Divisiones y sus elementos de apoyo) y en el que participan España, Alemania, Francia, Bélgica y Luxemburgo como miembros permanentes y otros cuatro más como miembros asociados, Grecia, Italia, Polonia y Turquía. Sus misiones, según el acta fundacional son: la defensa común de los aliados en aplicación de los artículos 5 y V de los Tratados de Washington y Bruselas respectivamente;  el mantenimiento y el restablecimiento de la Paz y el desarrollo de Acciones Humanitarias.

La dura realidad, es que sus escasas participaciones en zonas en conflicto siempre han consistido en ejercer el mando y control de operaciones en curso sobre otras fuerzas ya asignadas previamente por la OTAN regidas por sus propios sistemas de contribución de fuerzas.

La primera participación del Eurocuerpo lo fue con el mando durante seis meses de la Fuerza de Estabilización de la OTAN en Bosnia-Herzegovina (SFOR) en 1998. En el año 2000 mandó la KFOR III, bajo liderazgo de la OTAN en Kosovo por otros seis meses. Y en 2005 finalizó su participación exterior con el mando de la ISAF VI (Afganistán) durante un periodo similar.

La EUROFOR (Florencia) con capacidad de crear hasta una División Ligera (dos o tres Brigadas y elementos de apoyo) y en el que participaba Italia, España, Francia y Portugal, que tenía como principal objetivo cumplir con las anteriormente mencionadas Tareas o misiones  Petersberg -que son generalmente misiones del tipo humanitarias, y de pacificación- ha estado activa desde 1995 hasta 2012 cuando se disolvió.  En sus 17 años de vida, sólo participó en tres misiones reales, en Albania (entre 2000 y 2001), Macedonia (2003) y Bosnia i Herzegovina (entre 2006 y 2007).

La EUROMARFOR (diversa ubicación) es una fuerza marítima multinacional de carácter no permanente, constituida por los mismos cuatro países que crearon la EUROFOR y que también está abierta a la participación de otros países de la UE. Nació en 1995 para  acometer las diferentes misiones de Petersberg orientadas a la mar: control del mar, misiones humanitarias, operaciones de mantenimiento de la paz, operaciones de respuesta ante crisis (despliegues preventivos, patrulla marítima, limpieza de minas, etc.) y operaciones de imposición de la paz. Dependiendo de la naturaleza de la misión, las dimensiones de la fuerza pueden variar desde un pequeño Grupo Operativo, compuesto por unos pocos barcos, hasta una Fuerza Operativa compuesta de portaviones, escoltas y buques de apoyo. Ha sido activada varias veces en apoyo de la OTAN, la UE e incluso de la ONU. Su operación más duradera es la conocida como Operación ATALANTA en el Océano Índico contra la piratería (desde 2008 y todavía en vigor).”

No obstante, el resultado de estas iniciativas poco productivas realmente y algunas incluso ya canceladas, la lenta y poco resoluta Europa parece que últimamente está despertando de su largo letargo y dando ciertos pasos, “en un tiempo récord” para lo que venía siendo habitual en su forma de actuar y decidir. En noviembre 2017 se aprobaron las bases de lo que se denominó las Cooperación Estructurada Permanente(PESCO o CEP en español), iniciativa no muy desarrollada, a la que 25 países de la UE (todos menos Reino Unido, Malta y Dinamarca) se sumaron para poder, en su día, realizar despliegues coordinados en misiones de Petersberg. La CEP sigue estando en vigor y sobre ella se está legislando. Pero, aunque sobre el papel la iniciativa es buena para ciertas cosas, con tantos países revoloteando en su entorno, va ser bastante o muy difícil realizar algo eficaz en el campo operacional.

Correlativamente, y por iniciativa de Francia, para poder tener disponible de forma más rápida una fuerza ágil y operativa, los principales países europeos (nueve y en este caso incluido Reino Unido, pero no Italia) pactaron la creación de Fuerzas Conjuntas para Intervenciones Militares Urgentes aunque todavía está sin especificar. Esta iniciativa es muy parecida a la Fuerza de Intervención que ya se firmó en tiempos del presidente Chirac y del premier Tony Blair, allá por el ya lejano 1998, en Saint Malo. Una fuerza que también estaba destinada a realizar grandes cosas pero que ni siquiera fue empleada para la intervención que Cameron y Sarkozy desencadenaron sobre Libia en el 2011 y cuyos desastrosos resultados aún perduran. Parece que es un globo lleno de aire, como la mayor parte de las iniciativas que se hacen en este campo. Macron esperaba hacer algo semejante a la mencionada CEP, pero para evitar los problemas ya anunciados derivados de la excesiva concurrencia de países, esta vez se ha limitado a nueve.

Otros dos pasos dados en la buena dirección se enmarcan en: la creación en Bruselas de un Centro Único de Mando para coordinar y dirigir las Misiones de Entrenamiento en las que participa la UE como las existentes en Mali, Somalia o República Centroafricana, así como el diseño de un reducido Cuartel General operativo (una treintena de personas) para misiones ejecutivas y no ejecutivas[44]. Así mismo, el 13 de junio de 2018, la Comisión Europea presentó su propuesta de Reglamento por el que se establece incluir en las perspectivas financieras un Fondo Europeo de Defensa(hasta 13.000 millones) para desarrollar equipos militares –  a cubrirse en el marco financiero plurianual (2021-2027) [45]-. El objetivo final es llegar al 1% de ese presupuesto para que los europeos, que gastan 190.000 millones anuales en defensa, disminuyan al máximo su dependencia de la tecnología estadounidense y refuercen la Agencia Europea de la Defensa[46]. Buenos pasos, muy aplaudidos y aceptados el día de sus respectivas propuestas, pero que, como viene siendo habitual, siguen sin materializarse de momento.  

Además de todo ello existen una serie de iniciativas o Proyectos de Cooperación entre los países que engloban dentro de ellos varios tipos de empresas, materiales, instalaciones, estandarización y normalización de materiales y normativas de uso y otro tipo de asuntos de carácter político, militar o económico; de las que, en muchas ocasiones, son casi de exclusivo  protagonismo industrial[47]; que por otro lado, ofrecen  grandes posibilidades a la abundante industria española del ramo si es que esta y nuestra diplomacia las saben vender y aprovechar.  

A pesar de todo lo dicho, comparto y creo firmemente en lo escrito y publicado R. Suevos; un amigo, compañero de verdad, buen analista sobre asuntos geoestratégicos y con gran experiencia personal en varios campos, entre ellos Europa, su Seguridad y Defensa. Quien hace unos días, en un trabajo suyo titulado “¿Ejército Europeo o globo de aire europeo?” vino a decir:

“La iniciativa del señor Macron no aporta nada nuevo; para que podamos hablar de una Defensa Europea hace falta un verdadero Ejército europeo, pagado con el presupuesto europeo, bajo bandera europea, a disposición del Consejo Europeo y bajo el control y aprobación de su despliegue por parte del Parlamento Europeo. Todo lo demás son tonterías y los comentarios desconsiderados y malos modos del presidente Trump son parte del teatro que unos y otros mantienen para tener a la gente entretenida. Él sabe que este Ejército Europeo del presidente Macron es, una vez más, un ejército de aire.”

El mundo estuvo, está y estará muy dividido y bastante fragmentado por culpa de los siempre amenazantes intereses propios; las ansias de poder, el prestigio, el liderazgo, la economía, el domino de tierras y sus gentes y la necesidad de controlar todo lo que se mueve en un radio más o menos cercano.

Tras analizar este trabajo, se pueden llegar a muchas CONCLUSIONES; de las que quisiera destacar aquellas que me parecen más importantes por inquietantes:

A pesar de la bonanza industrial y social que se vivía en Europa a mediados de la segunda década del siglo pasado y, aunque nadie se lo imaginaba; por una cerril ceguera de luchas y ganas de venganza entre ciertas potencias, malos entendidos, cierta dejadez de otros y graves problemas por ocupar el liderazgo, Europa cayó en guerra y no fue una guerrita cualquiera.

Tras ella y, principalmente debido a graves y encarnizadas revanchas políticas y ciertamente muy chovinistas, Europa quedó empobrecida y por ello se trufó de populismos, extremismos, xenofobias, clasismos, nacionalismos, racismos, eugenesias, totalitarismos y supremacismos; de tal modo y manera, que les llevó a una segunda y aún más grave y desoladora guerra.

Con la inestimable ayuda de EEUU se pudo salir de ambos graves tropiezos y entender todos juntos de la necesidad de contar con una serie de organismos de ámbito mundial o específicamente centrados en el solar europeo. Gracias a ellos, se pudieron saltar grandes escollos, abrir puertas al aire fresco, romper rehencillas y desterrar malentendidos, heredados y arrastrados durante siglos. La prosperidad ha llamado a muchas puertas y circular hoy por Europa no es que sea más fácil o cómodo físicamente, también lo es social y políticamente.

Una chispa apoyó a los populistas tras la I Guerra a buscar el camino de implosión por temas racistas y xenófobos. Aquellos dieron lugar al surgimiento de desgraciados nacismos y fascismos que nos llevaron a la peor catástrofe de la historia en todo el mundo.

Hoy en día, a pesar de cierta bonanza sentida y compartida, otra chispa tras una fuerte crisis económica, basada en la de la lucha contra la inmigración desmedida y otros males sociales no menores están provocando un efecto que se empieza a asemejar y mucho a lo que ya pasó antes como preludio e inicio de lo peor.

Como consecuencia de lo dicho en el párrafo anterior, empezamos a romper la Europa que tanto nos costó coser y aunar con la salida de los británicos del saco común. 

Estas situaciones altamente cambiantes y de muy fuerte presión, llegan a Europa en el momento de su mayor debilidad histórica desde la creación de la UE -la salida del Reino Unido con sus fuertes consecuencias para Europa y de la que además, se deriva una cierta confrontación, al menos política, bilateral y hasta colectiva del resto de la Unión, con España por el tema de Gibraltar, la proximidad  de las elecciones al Parlamento europeo en el que se espera que aumente y mucho la presencia de parlamentarios euroescépticos y los normales cambios por tiempo en su puesto de las personas que deben tomar las mayores decisiones dentro del organismo-. A lo que hay que unir las ya conocidas grandes debilidades de los máximos representes de los dos países que deben tomar las riendas (Francia y Alemania). 

Trump, el presidente norteamericano no se encuentra contento ni a gusto con nuestros lentos y remisos procedimientos por evitar ser sometidos por cumplir con algo, que forma muy confundida, consideramos o muy distante o bastante improbable.

Todo empieza a apuntar a que debemos confiar ya, casi solo, en las propias fuerzas y capacidades para salir del hoyo en el que ya estamos. Aunque repito, habrá que tener mucho cuidado porque, aquellos políticos que podrían y deberían tirar del carro -una vez Reino Unido quede fuera- aunque aparentemente tienen muy buenas intenciones, sus pies son de puro barro. La una o los dos, tienen los días contados y, en su propio solar patrio, las cosas muy probablemente pueden cambiar por expansión propia o contagio de otros países vecinos. Los rabiosos e inconformes perros cercanos son cada vez más en número y ferocidad.

Las últimas iniciativas pueden parecer excepcionales o brillantes; pero para su ejecución y puesta en práctica hace falta atar muchos cabos, no solo el dinero que, de entrada, empezará a llegar dentro de tres años.

La coordinación con la OTAN es más que necesaria y debe ser lo suficientemente creíble para que a costa de esta incipiente y algo incierta iniciativa nos carguemos la Alianza que, con sus problemas y enredos, lleva defendiendo a Europa muchos años.

De llevarse a efecto, la propia OTAN deberá cambiar completamente de estructura, organización, cometidos, misión y mando para convertirse en algo complementario o de segundo escalón a nuestra defensa y eso será muy difícil o imposible de lograr. La mayor parte de los Estados miembros a las dos estructuras no son ni serán capaces de invertir lo preciso para que ambas sean permanentes, organizadas y equipadas de forma que ambas sean eficientes como Trump exige para seguir en ello y, para no quedarnos en lo ya mencionado sobre unidades creadas a base de humo.     

Con todo lo que tenemos ya en Europa, lo que puede derivar y por los problemas que no salpique de fuera de ella -que no son pocos- creo que explico el título de este largo trabajo de análisis ¿Y Cien años para llegar a Esto? Estamos en grave peligro y al borde de que la historia se vuelva a repetir, al menos en Europa y en su entorno cercano. Para ello, sólo basta mirar lo mucho de malo que tenemos en nuestra propia casa y cómo el casi total desgobierno, la chabacanería y falta de ética moral y política evoluciona día a día. 

 

NOTA DEL AUTOR: Este trabajo es propiedad de su autor y, por tanto, su reproducción total o parcial podrá realizarse, solamente, bajo el conocimiento y consentimiento del mismo.  

 

[1] Francia, que había acudido al campo de batalla deseosa de revanchismo tras la debacle sufrida en Sedán en 1870 y la humillación de ver proclamado Emperador al Káiser Guillermo I en Versalles, no dejó pasar la ocasión para impulsar un tratado de paz tan sumamente desproporcionado que el economista del Partido Liberal británico John M. Keynes no dejó de advertir en «Las consecuencias económicas de la Paz» (1919) que las desmesuradas condiciones económicas impuestas a Alemania supondrían no solo su servidumbre, sino «la decadencia de toda la vida civilizada de Europa» https://www.abc.es/internacional/abci-armisticio-cerro-falso-gran-guerra...

[2] https://historiayguerra.net/2015/05/25/resumen-la-guerra-franco-prusiana...

[3] http://www.cuantos.org/c211/Cuantos-muertos-hubo-en-la-Primera-Guerra-Mu...

[4] https://www.muyhistoria.es/contemporanea/articulo/el-atentado-de-sarajev...

[5] El mejor ejemplo es el del Imperio austrohúngaro cuyas fronteras de 1918 se repartieron en doce Estados de la Europa de cien años después. Hoy hace cien años, la Corona Imperial incluía la totalidad de la Austria presente, la República Checa, Eslovenia y Bosnia Herzegovina, además de abarcar territorios de Italia y la Dalmacia croata. La Corona de San Esteban comprendía la totalidad de la Hungría y Eslovaquia presentes así como el resto de Croacia, la Voivodina serbia, parte de Rumanía, la Uncrania transcarpática y la Galitzia polaca. Los tratados de Versalles consagraron un saqueo dirigido por el primer ministro francés, Georges Clemenceau, que proclamó despectivamente sobre la desmembración de aquella Monarquía bicéfala: «Austria será… lo que quede».

https://www.abc.es/internacional/abci-para-garantizar-guerra-20181111025...

[6] https://recortesdeorientemedio.com/the-sykes-picot-agreement-1916-2/

[7] https://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com/2012/11/bach-1-hmc-ud-5-la-indu...

[8] Creada por el suizo Henry Dunant quien al dedicarse a los negocios civiles, el 24 de junio de 1859, se encontraba muy cerca del Solferino, en el norte de Italia, el mismo día que el ejército austríaco se enfrentó con el francés y el piamontés y donde vio la crudeza de los combates y cómo los vecinos del pueblo se dedicaban a recoger a los herido de uno u otro bando sin distinción de su nacionalidad o uniforme.

http://www.cruzroja.es/principal/web/cruz-roja/nuestra-historia

[9] https://www.icrc.org/spa/resources/documents/misc/5tdmyg.htm

[10] https://www.elmundo.es/internacional/2018/11/16/5bee359f268e3e80088b45fd...

[11] La II GM se activó en septiembre de 1939 y tras años de duros combates y enfrentamientos, se alcanzó la paz en  1945. No obstante, la agonía no terminó ya que y, aunque no de forma cruente, Europa continuó siendo escenario de guerra donde librarse la llamada Guerra Fría hasta el derrumbe de la Unión Soviética el 9 de noviembre de 1989 con el derribo del Muro de Berlín

[12] http://www.un.org/es/about-un/

[13] http://www.exteriores.gob.es/RepresentacionesPermanentes/OTAN/es/quees2/...

[14] https://www.elmundo.es/internacional/2018/07/12/5b472b65e2704e4e258b4630...

[15] https://www.abc.es/espana/20141207/abci-ciberdelincuencia-dinero-2014120...

[16] https://www.telegraph.co.uk/news/2018/11/15/us-could-lose-war-against-ch...

[17] https://www.xataka.com/especiales/trump-ordena-crear-inmediatamente-ejer...

[18] http://www.expansion.com/economia/politica/2018/04/29/5ae5e498e2704e0861...

[19] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-44341210

[20] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-45946805

[21] https://www.cbsnews.com/news/iran-nuclear-deal-donald-trump-payments-ira...

[22] http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2018/DIEEEO69-2018_Aban...

[23] “El agravamiento del conflicto en Afganistán, con la toma temporal de Kunduz por parte de los talibán y la presencia –según la inteligencia rusa– de 3500 militantes leales al ISIS con vocación de asaltar las repúblicas centroasiáticas. En la zona norte fronteriza con Tadzhikistán y Uzbekistán, operan los grupos terroristas más longevos de Asia Central: el Movimiento Islámico de Uzbekistán (IMU) y la Unión de la Yihad Islámica (IJU). Ambos grupos cuentan, tradicionalmente, con liderazgo uzbeko, pero composición regional (incluyendo, según algunas fuentes, uigures de Xinjiang). Precisamente, la actividad del IMU y el IJU ha alimentado durante años las teorías sobre un futuro escenario al estilo de las FATA (áreas tribales de Pakistán, donde han estado acantonados los miembros del IMU y el IJU) en el valle de Ferganá (corazón cultural y área más densamente poblada del Asia Central postsoviética)”. Antonio Lupiáñez Martínez, Revista (Edición Especial TRIARIUS nº 15), octubre 2018.

[24] La información referente a la UE ha sido parcialmente recogida de la siguiente página web http://www.exteriores.gob.es/RepresentacionesPermanentes/EspanaUE/es/que...

[25] www.exteriores.gob.es/Portal/es/PoliticaExteriorCooperacion/UnionEuropea...

[26] https://europa.eu/european-union/topics/foreign-security-policy_es

[27] https://eeas.europa.eu/topics/common-security-and-defence-policy-csdp_en

[28] https://recyt.fecyt.es/index.php/RDCE/article/download/47260/28741

 https://es.wikipedia.org/wiki/Misiones_Petersberg

[29] https://www.elconfidencial.com/mundo/2018-10-15/elecciones-baviera-terre...

[30] https://www.clarin.com/mundo/xenofobo-frente-nacional-frances-cambia-nom...

[31] https://elpais.com/internacional/2018/11/21/actualidad/1542794740_128411...

[32] https://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2018/11/14/5bec5d32ca4741d...

[33] http://www.rtve.es/noticias/20180628/italia-accede-propuesta-crear-centr...

[34] https://www.abc.es/economia/abci-bofetada-bruselas-sanchez-presupuestos-...

[35] https://www.europapress.es/epsocial/migracion/noticia-2018-ano-record-ll...

[36] https://es.euronews.com/2018/01/27/los-4-de-visegrado-piden-una-ue-menos...

[37] https://elpais.com/internacional/2016/12/04/actualidad/1480847969_741970...

[38] https://blogs.elconfidencial.com/mundo/tribuna-internacional/2018-06-05/...

[39] Francia, Bélgica, Austria y recientemente Dinamarca, lo tienen expresamente prohibido bajo cualquier circunstancia. En Italia y España, algunos ayuntamientos han intentado aplicar limitaciones. En Alemania, los funcionarios que tienen relaciones con el público no pueden cubrirse completamente con el velo. Prohibición legal para el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos en sentencia de 2017.

[40] https://es.euronews.com/2018/06/26/el-parlamento-de-holanda-aprueba-la-p...

[41] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-43163661

[42] La mayor parte de lo recogido en los párrafos referentes a los discursos realizados por Merkel y Macron el día del Duelo Nacional en Alemania, provienen de este artículo publicado en el diario EL MUNDO

https://www.elmundo.es/internacional/2018/11/18/5bf1a92fe2704ed9718b4642...

[43] https://sites.google.com/site/articulosfjavierblasco/reflexiones-sobre-l...

[44] Los ministros de Exteriores y de Defensa de la Unión Europea aprobaron el 19 de noviembre de los corrientes reforzar el “embrión” de dicho Cuartel General europeo para con ello, autorizarle a planificar y dirigir una operación militar ejecutiva de unidades que podría alcanzar hasta los 2.500 efectivos.

[45] El 19 de noviembre de 2018, el Consejo acordó su posición (orientación general parcial) sobre el Fondo Europeo de Defensa propuesta por la Comisión Europea en el contexto del marco financiero plurianual (MFP)(2021-2027).

https://www.consilium.europa.eu/es/press/press-releases/2018/11/19/europ...

[46] Los datos aportados sobre las más recientes iniciativas de la UE en materia de defensa, proceden de la siguiente información:

https://elpais.com/internacional/2018/07/19/actualidad/1532008650_468768...

[47] http://abcblogs.abc.es/tierra-mar-aire/public/post/pesco-espana-proyecto...