Atalayar

Pie de foto: Estrechará la cooperación con otras entidades, sobre todo en artes plásticas, así como con México y con los organismos que promocionan las lenguas cooficiales. El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, afirma que “el sello Cervantes debe seguir siendo marca de garantía y calidad”

El director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet, presentará el próximo otoño el “Plan de choque cultural” que incluirá un amplio abanico de exposiciones relacionadas con la fotografía, el arte y la literatura y que implican mayor colaboración con museos y otras entidades culturales. Así lo avanzó Bonet en el desayuno informativo del Foro de la Nueva Comunicación, cuya presentación corrió a cargo del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, quien desgranó las razones por las que Bonet es “la persona idónea” para dirigir el Cervantes.

 

El “Plan de choque cultural” no partirá de cero, dijo Bonet, sino de un “bagaje extraordinario” realizado a lo largo de los 25 años de existencia del Cervantes. “Percibo que podemos hacer más cosas, sobre todo en las artes plásticas”, afirmó, por lo que ha empezado a establecer contactos con museos y diversas entidades culturales.

A la primera exposición de su mandato –la del escritor Max Aub, abierta en la sede central “para reparar una injusticia que se estaba cometiendo”– se sumarán otras en diversos centros: sobre el fotógrafo gallego Baldomero Pestana (1918-2015), sobre el escritor y diplomático mexicano Alfonso Reyes, Ramón Gómez de la Serna, el diálogo intercontinental España-Brasil, el pintor y escultor Gonzalo Chillida (hermano de Eduardo Chillida) o la vida cultural de San Sebastián en los años treinta.

Estas dos últimas se organizarán en cooperación con el Instituto vasco Etxepare, con cuya presidenta ya se ha reunido Bonet, como también lo ha hecho con los responsables de las instituciones que promocionan la lengua y la cultura gallegas. Tiene pendiente entrevistarse próximamente con el presidente del Institut Ramon Llull. Todo ello corrobora, dijo, la promoción de la cultura de Euskadi, Galicia y Cataluña y la enseñanza de las lenguas cooficiales, que los centros del Cervantes ofrecen cuando hay una demanda mínima: tres alumnos, frente a los ocho requeridos para las clases de español.

Igualmente quiere estrechar relaciones con el mundo del cine (los ciclos de películas son uno de los platos fuertes de la programación cultural), y para ello pidió al sector que no vea al Cervantes como un competidor, sino como un aliado y, por tanto, facilite el estreno de películas en los centros.

Una lengua pujante con 520 millones de hablantes

Bonet destacó que el español es una lengua pujante con más de 520 millones de hablantes y 20 millones de estudiantes en todo el mundo. Respecto a la expansión geográfica del Cervantes, las prioridades más inmediatas son Estados Unidos, África subsahariana (la antena de Dakar, Senegal, ascenderá a la categoría de antena) y Asia (lo primero, Seúl, Corea del Sur).

Por otro lado, el Instituto sigue estrechando la cooperación cultural y académica con México y con la delegación de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) en España, cuyo nuevo director tomará posesión este miércoles en la sede central del Cervantes, donde se ubica.

También con México se desarrolla el SIELE, el nuevo certificado de español, que tiene, aseguró Bonet, un “atractivo indudable”. El Cervantes espera triplicar este año el número de inscritos para este diploma digital que se obtiene en un mínimo plazo, y que se ha puesto en marcha con la cooperación de otras dos importantes universidades: Salamanca y Buenos Aires.

Dastis: “marca de garantía y calidad”

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación respaldó la política de iberoamericanización del Cervantes porque hace “más sencilla” la promoción del español y de su cultura y porque facilita que el Instituto “se convierta en la casa de todos los que hablamos español”.

Alfonso Dastis coincidió con Bonet en que los principales retos geográficos del Cervantes son Estados Unidos (con más de 40 millones de hispanohablantes) y África Subsahariana (a través del Plan África) y agregó que “el sello Cervantes debe seguir siendo marca de garantía y calidad”.

En su presentación del invitado, trazó un detallado recorrido por la biografía profesional y personal de Juan Manuel Bonet, que es, dijo, la persona idónea para dirigir el Cervantes por cuatro características: su capacidad de dirigir instituciones culturales (como los museos Reina Sofía y el IVAM valenciano), su familiaridad con la realidad del propio Cervantes (dirigió cinco años el centro de París), su conocimiento “enciclopédico” de la cultura en español, y su faceta creativa como poeta (su último poemario, Vía Labirinto).

Al desayuno asistieron, entre otros destacados invitados, la defensora del Pueblo, Soledad Becerril; la exministra de Educación y Cultura Pilar del Castillo, el exdirector del Cervantes Marqués de Tamarón o los embajadores de México y de Francia.

Etiquetas: 
instituto Cervantes
Juan Manuel Bonet
Alfonso Dastis
España