Tarik Boubker. Estudiante y joven director de cine marroquí

Pie de foto: Los hermanamientos entre distintas ciudades de Andalucía y el norte de Marruecos es una oportunidad más para diferentes municipios de estos dos territorios, repartidos entre dos continentes separados por una calle de agua, para construir aquellos puentes que los políticos llevan siglos soñando.

Muchas son las ciudades del norte de Marruecos que evocan en concepto de cultura, arquitectura y costumbres el mismo modo de ser y vida de las históricas ciudades de Al-Ándalus musulmán. ¿Es esto una mera cuestión de casualidad y coincidencia?  Buscando la respuesta en las imprevisibles e imborrables páginas de la historia, ciertamente la réplica sería un retundo, no. 

Una de las localidades que nos daría respuesta a esta interesante interrogación, es la ciudad marroquí de Chauen o Chefchauen, una hermosa ciudad-atalaya, fundada por un Emir granadino en 1471.  Al recorrer las estrechas y azules calles de esta pequeña y acogedora ciudad del norte de Marruecos, seguro que habría algo que recordaba a los pueblos blancos de Andalucía, causa principal de que existiera hoy en día un conjunto de convenios de hermanamiento y cooperación entre esta ciudad y otras ciudades de nuestro vecino del norte. 

En consonancia a ello, la semana pasada tuvo lugar un espléndido encuentro entre dos municipios, un encuentro que adquiere esta vez un matiz inhabitual y con distintos tintes de convergencia.

¨Chauen - Júzcar: dos pueblos azules¨

Las dos partes de este protocolo de hermanamiento son: Júzcar, un pequeño pueblo de la provincia de Málaga, famosa por su abundante producción micológica y la grabación de secuencias enteras de las muy conocidas películas 3D de los pitufos, motivo por el cual fue declarado por Sony Pictures Animation ¨el primer pueblo de los pitufos del mundo¨.  Chauen o la perla azul, es una pequeña ciudad andalusí que rinde homenaje a Marruecos internacionalmente por obtener diferentes galardones, condecoraciones y títulos, el último de ellos fue su selección en el ranking del 2016 como la sexta ciudad más bella del mundo.

Al acto de la firma del protocolo del hermanamiento, que se celebró en el ayuntamiento de Júzcar, acudió el alcalde de la ciudad marroquí de Chauen, quien tuvo el honor de desplazarse con una delegación de su municipio para confirmar sobre el terreno la importancia que tendrá este acuerdo de hermanamiento para las dos localidades. El alcalde de Chauen, Mohamed Sefiani, subrayó el valor simbólico, también cultural que supondría esta iniciativa. Además, Sefiani insistió en el hecho de que Chauen tiene vocación de convertirse en una de las joyas del mundo, sobre todo por su magnífico patrimonio, del que destaca la antigua medina andalusí, la Alcazaba histórica, la Mezquita aljama, el recinto de la antigua muralla y los manantiales de Ras El Ma.

Durante su intervención, el alcalde de Júzcar, Francisco Lozano Fernández, se refirió al pasado común de España y Marruecos, destacando la vinculación estrecha que conocieron ambos territorios en la época de al-Ándalus durante la dominación musulmana y el legado común cultural, social e histórico mantenido hasta hoy en día.

Los dos alcaldes se pusieron de acuerdo sobre un conjunto de objetivos de cooperación, teniendo como sublime finalidad que dicho hermanamiento se definirá en un futuro próximo en proyectos concretos en materia de turismo, cultura y el intercambio de estrategias de desarrollo y experiencias. En el ámbito turístico, cada municipio hará que prospere el nombre del otro a través de actividades no necesariamente comerciales. En este hermanamiento Chauen y Júzcar figuran como dos localidades destacadas por el color azul y medioambientalmente sostenibles, garantes para un turismo sostenible destinado especialmente a niños y jóvenes, según se ha quedado definido en las palabras de ambos alcaldes.

El hermanamiento ente Chauen y Júzcar es un hermanamiento que se lleva a cabo con el objetivo de que, el tema de las decisiones, sean tomadas lo más cerca posible de los ciudadanos. A tal efecto, y dado que los jóvenes de los dos municipios son activos en numerosos ámbitos tales como la cultura, el turismo y el deporte, su participación para enriquecer este hermanamiento se puede fomentar de diversas maneras, para que así hagan suyos los objetivos de este convenio y pasar a formar parte activa de su intención.

Este hermanamiento, que no será meramente institucional, impulsará el turismo, la cultura y la cooperación en varios ámbitos entre ambas localidades, después de que sus respectivos alcaldes suscribirán en Chauen, donde se dieron cita en el mes de julio próximo 2018 durante la celebración de la séptima edición del Festival Internacional de Cine para la Infancia y la Juventud de Chauen, la carta oficial de hermanamiento, lo que abrirá un nuevo ciclo de relaciones, que serán sin duda, beneficiosos para los dos municipios para sacar adelante proyectos conjuntos.

Chauen está hermanado también desde el 19 de julio de 2000 con el pueblo de Vejer de la Frontera (Cádiz), pueblo natal de  Catalina Fernández o en árabe Lala Zahra (la dama de las flores) mujer del fundador de Chauen el emir Mulay Ali Ben Rachid, quien quiso que Chauen fuera la  nueva patria de los andalusíes expulsados de la Península, y configuró su ordenación urbanística, al modo de los pueblos de donde procedían, inspirándose fundamentalmente en el Pueblo de Vejer, perteneciente en aquel entonces al Reino de Granada. Cuenta la historia, que el Emir Mulay Ali Ben Rachid, le había prometido a su esposa, que Chauen tuviese una construcción igual a su ciudad natal para aliviar su fuerte sentimiento de nostalgia a su querido Vejer. 

Pasados los siglos desde que se produjera esta bonita historia de un primer encuentro, hoy por hoy, se trata más bien de un hermanamiento centrado en la rehabilitación urbana y la recuperación del patrimonio y el legado histórico de estos dos municipios.

Etiquetas: 
Chauen
Juzcar
marruecos
España
Andalucía