Julián González/CapitalMadrid.com

Pie de foto: Cataluña y Valencia, las au­to­no­mías que más re­ciben en pro­yectos de obra pú­blica

El Corredor Mediterráneo es uno de los asuntos prio­ri­ta­rios de esta le­gis­la­tura de Mariano Rajoy. Cualquier reunión del pre­si­dente Mariano Rajoy con em­pre­sa­rios de Cataluña, Valencia, Murcia y Andalucía es apro­ve­chada para lanzar el arranque de al­gunos de los tra­mos. Durante la clau­sura de la Interparlamentaria del PP en Valencia, Rajoy ha anun­ciado otras dos li­ci­ta­ciones re­la­cio­nadas con el pro­yecto que su­pe­rarán los 2.000 mi­llones de eu­ros.

La presidenta del PP de la Comunidad Valencia, Isabel Bonig, había pedido precisamente a Rajoy que insistiera en el Corredor Mediterráneo y en la apuesta que el Ejecutivo está haciendo por las infraestructuras en toda esta región. En concreto, se va a licitar la redacción del estudio informativo del nuevo eje ferroviario pasante en la ciudad de Valencia y la redacción del estudio informativo del tramo de alta velocidad entre Valencia y Castellón.

Y es que, Cataluña por razones obvias, y Valencia, por parecidos intereses políticos, son ahora las dos comunidades que más atención están recibiendo por parte de todo el equipo del Gobierno. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha asegurado en este sentido que el Gobierno apuesta por el impulso “determinante” del Corredor Mediterráneo pues, ha dicho, es “una prioridad política, económica y social”, y una infraestructura “esencial” para mejorar la competitividad de la Comunidad Valenciana.

Habrá que esperar a ver qué sucede el 1-O, pero lo cierto es que el desafío soberanista catalán está sirviendo para relanzar un proyecto que no es que estuviera olvidado, pero sí un tanto aparcado en cuanto a inversión se refiere y a fechas de ejecución. Tal circunstancia, más la presión que está ejerciendo todo el lobby empresarial catalán y valenciano, han servido para que Rajoy haya hecho de la necesidad virtud y que este macroproyecto haya cogido velocidad de crucero.

Otros 1.170 millones en julio pasado

El propio De la Serna anunció en julio pasado que las obras del AVE que unirá Valencia y Barcelona en dos horas comenzarán en 2019. Este proyecto que contempla una inversión de 1.170 millones de euros, permitirá unir también Barcelona y Alicante en tres horas y Castellón en una hora y 35 minutos.

Además, Fomento se ha comprometido con el gestor de infraestructuras ferroviarias Adif a ejecutar el túnel pasante y la estación valenciana de Portela con el objetivo de agilizar los tráficos ferroviarios. Estas obras suponen una inversión de 2.228 millones de euros y permitirán, además de la conexión entre Tarragona, Barcelona y Girona mediante ancho estándar con la frontera francesa unir en 2020 Castellón, Valencia, Alicante y Murcia en alta velocidad con Europa.

En cuanto al tráfico de mercancías, el Plan Estratégico que el Ministerio de Fomento quiere llevar a cabo incluye la conexión de todos los puertos del Corredor a la red de ancho estándar con la implantación del tercer carril.

El nuevo eje ferroviario que prevé enlazar en un futuro Algeciras, Almería, Murcia, Alicante y toda Cataluña con Hungría, conectará con toda Europa a través de 3.500 kilómetros de ancho internacional. Será lo que se denomina el gran proyecto ferroviario del Siglo XXI y abrirá las puertas a todo el eje Mediterráneo hacia el norte de Europa.

4.000 millones en las Cercanías catalanas

El propio Rajoy se comprometió a finales del pasado mes de marzo en Barcelona ante más de 500 empresarios a que los tramos catalanes del Corredor estarían concluidos en la primavera de 2020. En ese mismo encuentro, el jefe del Ejecutivo español anunció que se invertirán cerca de 4.000 millones hasta 2025 en la red catalana de Cercanías. Concretamente, hasta 2017, se invertirán en las Cercanías catalanas unos 1.882 millones de euros, mientras que entre el periodo 2021-2025 se invertirán otros 2.000 millones.

El Ministerio de Fomento ha nombrado a Juan Barrios para coordinar todos los trabajos y reuniones que se desarrollarán para la ejecución del proyecto del Corredor. Barrios es ingeniero, y actualmente ocupa el cargo de jefe de Demarcación de Carreteras de Estado en Cataluña.

Esta era una de las peticiones que el empresariado catalán y valenciano han venido reclamando insistentemente para agilizar todos los trámites, que hubiera un portavoz oficial con quien reunirse y exponerle sus ideas.

Por eso, la primera gran tarea en la que Juan Barrios lleva trabajando en los últimos meses es diseñar y proponer un plan de trabajo del Corredor a cada uno de los agentes implicados y actuar de coordinador entre las CCAA, ayuntamientos, instituciones públicas y empresarios. El segundo gran trabajo será el de lograr fondos para financiar las obras.

Etiquetas: 
corredor mediterráneo
Cataluña
Levante