Paco Soto

Pie de foto: Vista exterior del Museo Mohamed VI de Arte Moderno y Contemporáneo de Rabat.

El arte español se ha abierto paso en Marruecos y lo ha hecho con fuerza. Es una buena noticia para españoles y marroquíes que aman la cultura en general y el arte contemporáneo español en particular. Obras de arte de numerosos creadores españoles se han dado cita en el magnífico e imponente Museo Mohamed VI de Arte Moderno y Contemporáneo de Rabat, ubicado frente a la gran mezquita Sunna de la capital marroquí. Todo un lujo. La exposición, denominada ‘De Goya a nuestros días’, inició su andadura el miércoles de esta semana y finalizará el 4 de febrero del año que viene. Han sido seleccionadas para la muestra 84 obras de 50 artistas de las 4.000 que son propiedad del Banco de España, desde que esta entidad nacional se fundó como Banco de San Carlos en el año 1782. Sorolla, Zuloaga, Goya, Vázquez Díaz, Canogar, Saura, Tàpies, Chillida, Barceló, entre otros muchos pintores, van a deleitar durante meses a los visitantes que acudan al famoso museo rabatí. Los cuadros que se pueden ver son joyas del arte pictórico español, como, por ejemplo, el retrato del Marqués de Tolosa, que pintó Goya en 1787.

Estrechar lazos bilaterales

La muestra estrecha los lazos entre España y Marruecos en el ámbito cultural. Tras años de conflictos diplomáticos de origen político y económico, los dos países mediterráneos han conseguido superar los problemas, sin que esto signifique ignorarlos, y poco a poco han ido construyendo una base sólida de relaciones en el terreno económico y comercial, político y en el ámbito del control de la inmigración irregular y la lucha a antiterrorista.  España es desde hace tres años el primer socio comercial del país magrebí. Y segundo inversor después de Francia. Ahora, piensan muchos expertos, España y Marruecos deben dar un salto en las relaciones culturales. Los dos países son potencias en la materia y sería un error que sus dirigentes no lo tuvieran en cuenta. Esto lo ha entendido perfectamente el protagonista de la exposición en el Museo Mohamed VI de Arte Moderno y Contemporáneo de Rabat, el embajador de España en Marruecos, Ricardo Díez-Hochleitner. Este brillante diplomático hace parte del selecto grupo de personas que en España ha asumido que la cultura es un elemento clave en el intercambio entre países, un factor de apertura y cohesión social y una fuente de creación de riqueza.

Pie de foto: Dos personas visitan la exposición de arte español en el Museo Mohamed VI de Arte Moderno y Contemporáneo de Rabat/Fadel Senna-AFP.

Importancia de la cultura

La importancia de la cultura en las relaciones internacionales es un factor que un gran país como Francia asumió hace muchos años y defiende contra viento y marea. “España no puede y no debe quedarse atrás, porque tiene capacidad, medios materiales y personas preparadas y adecuadas. Han fallado dos cosas: la voluntad política y la ausencia de un plan estratégico internacional en materia cultural”, opina un activista cultural marroquí. En una entrevista con Atalayar, el escritor español nacido en Larache y vinculado a Marruecos Sergio Barce, declara: “Francia dedica una importante cantidad de dinero en fomentar su idioma en el Magreb. Sus Alianzas e Institutos tienen fondos suficientes para organizar actividades culturales de buena calidad, sus intelectuales más importantes acuden a dar charlas y conferencias, y el francés se va asentando como lo que ya es desde hace años, la segunda lengua oficial de estos países. Necesitamos buenos gestores culturales que estén respaldados por una financiación adecuada. Los franceses saben que invertir en cultura es potenciar su economía”.

Pie de foto: El pintor y presidente de la Fundación Nacional de Museos de Marruecos, Mehdi Qotbi.

Remar en la buena dirección

Durante años, algunos activistas culturales españoles y marroquíes han remado en la dirección apuntada por el escritor Sergio Barce, pero muchas veces se han enfrentado a la incomprensión de las autoridades de ambos países, a trabas burocráticas insoportables, a la falta de medios económicos y a una ausencia de voluntad política para sacar adelante proyectos culturales compartidos. Sobre la muestra rabatí, según publica el diario ‘El País’, el pintor y presidente de la Fundación Nacional de Museos de Marruecos, Mehdi Qotbi, destaca: “Queremos que el pueblo marroquí conozca el arte del país que tiene al lado. Esto trata del arte de compartir. España está compartiendo con nosotros 200 años de su arte. Y nosotros vamos a abrir todos los miércoles el museo a los estudiantes, para que accedan de forma gratuita y los viernes a todos los marroquíes”. Por su parte, Yolanda Romero, comisaria de la exposición y conservadora de la colección del Banco de España puntualiza: “Queremos contribuir a desarrollar en Marruecos la afición por el arte contemporáneo. Marruecos está ahora mismo como España en los años setenta, con un deseo de acercarse al arte actual. En los setenta en España no había apenas museos de arte contemporáneo. Y ahora casi siempre hay colas inmensas en el Museo Reina Sofía de Madrid. La afición se va construyendo”. 

Etiquetas: 
arte
España
marruecos