Atalayar

El director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet, expresó su satisfacción por anunciar, en el proyecto de presupuesto de 2017, un incremento de 5,2 millones de euros en el gasto del Instituto Cervantes, cuyo importe total pasará a ser de más de 120,5 millones de euros. Esto implica una variación del 4,5% respecto al presupuesto inicial de 2016.

Bonet, que compareció en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, recordó que este aumento del presupuesto se basa en un incremento muy importante de los ingresos por actividades de Instituto Cervantes, que aumentarán este año en 6,2 millones de euros, un 13% más que el año anterior.

Los ingresos por actividades propias, previstos en 52,4 millones de euros, crecerán gracias al denominado Proyecto Nacionalidad, a los cursos de español (presenciales y por internet), la certificación lingüística y la cesión de espacios.

Estas son las grandes líneas del proyecto de presupuesto del Instituto Cervantes para 2017 que expuso Bonet en su primera comparecencia ante la Cámara Baja desde que tomó posesión del cargo en febrero.

Bonet destacó que el proyecto “llega con buenas noticias presupuestarias”, ya que esos 52,4 millones de euros en ingresos por actividades propias suponen un incremento “muy importante” de más de seis millones respecto al ejercicio anterior (un 13,3% más).

El aumento de ingresos se conseguirá principalmente gracias al Proyecto Nacionalidad que el Cervantes lleva a cabo en colaboración con el Ministerio de Justicia para desarrollar e implantar dos tipos de pruebas: de conocimientos lingüísticos (el diploma de español DELE) y de conocimientos constitucionales y socioculturales de España (CCSE, por sus siglas). Ambas pruebas se exigen para la obtención española por residencia y para los sefardíes originarios de España, y las gestiona el Instituto Cervantes a través de una extensa red de centros de examen en España y en el exterior.

Pero no será esa la única vía para obtener nuevos ingresos ordinarios. También los habrá gracias a otras iniciativas, como los cursos presenciales para ciertos colectivos y en ciertos entornos geográficos (especialmente Asia); el curso de español por internet (AVE Global); los cursos de Formación de Profesores; las cesiones de espacios y, especialmente, todo lo relacionado con la certificación lingüística.

En este sentido, Bonet destacó los certificados del DELE dirigidos a escolares, con los que el Cervantes accede a nuevos públicos con gran éxito; y el nuevo certificado de español en línea, el SIELE (Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española), que el Instituto puso en marcha en colaboración con la Universidad de Salamanca, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad de Buenos Aires.

También se prevén nuevos ingresos por patrocinio (un millón de euros) y otros 800.000 euros por la cesión (alquiler) de espacios, “una tendencia creciente en los últimos ejercicios”.

Autofinanciación y gastos

Continúa la línea de fortalecer la autofinanciación. Mientras que los recursos propios suponen este año el 46% del total de ingresos, el resto (53%) proviene de transferencias del Estado, que se reducen en un millón de euros (bajan de 65 a 64 millones de euros).

El capítulo de personal (59 millones) aumenta el 1,9%. El de gastos corrientes (55 millones) sube un 4,6%. El capítulo de inversiones (4,5 millones), que “no cubre las necesidades actuales”, crece en 1,5 millones para acometer proyectos que “ya no pueden esperar más”, como el traslado de la sede de Beirut o la reforma de la biblioteca de París.

Iberoamericanización y casa común del español

Por otro lado, la estrecha colaboración con Iberoamérica y el trabajo coordinado con las Embajadas iberoamericanas permiten organizar una notable actividad cultural en los centros del Cervantes. Todo ello consolida el proceso de iberoamericanización del Instituto, una línea de trabajo que impulsó el anterior director y que “está deparando magníficos resultados”, ya que “Iberoamérica está en el ADN de todos y cada uno de nuestros centros”.

La cooperación con la América hispanohablante se evidencia también con la instalación en la sede central del Cervantes en Madrid de tres importantes delegaciones: de la UNAM (México), el Instituto Caro y Cuervo (Colombia) y el Centro Cultural Inca Garcilaso (Perú). Esta presencia, dijo Bonet, “simboliza la voluntad del Instituto Cervantes de ser la casa común de cuantos hablamos y escribimos en español, y de cuantos desean aprender nuestro idioma o conocer mejor la cultura española y la iberoamericana”.

Agregó el compromiso de defender también las lenguas cooficiales del Estado y la producción cultural en catalán en gallego y en vasco, Para ello, incrementará las relaciones con entidades que las promocionan (Institut Ramon Llull, instituciones gallegas que se ocupan de cultura y el Instituto Etxepare). Ya hay en marcha, dijo, nuevos proyectos con las dos últimas y “confío en que pronto los haya relativos a la cultura catalana”.

El director del Instituto Cervantes destacó que “podemos encontrar mayores terrenos de colaboración cultural” con los organismos que promocionan las lenguas cooficiales, cuya enseñanza no es responsabilidad directa del Cervantes, aunque éste ofrece clases de catalán, gallego y euskera si hay demanda suficiente.

Presupuesto para cultural y plan de choque

Tras anunciar que se va a contar con un 11% más de presupuesto para actividades culturales, unos 300.000 euros, reiteró su deseo de poner en marcha un plan de choque cultural que permita acometer actividades de mayor envergadura y convertir los centros del Cervantes en un “escaparate” de la creación actual.

Como anunció en su toma de posesión el pasado 8 de febrero, trabajará en diferentes frentes a la vez para implicar a entidades públicas y privadas: sociedad estatal A/CE, museos, fundaciones privadas… También tratará de conseguir en el futuro mayores transferencias del Estado y potenciar la coordinación con diferentes instituciones, tanto españolas como las entidades locales de los países donde está implantado.

El Cervantes, sentenció Bonet, es “una institución apreciada y considerada por todos los grupos políticos como una cuestión de Estado”. Recordó el “apoyo incondicional de la Corona” y afirmó que sigue siendo una institución “austera” que en estos últimos de restricciones presupuestarias ha conseguido paliar la disminución de transferencias del Estado por diversas vías: aumentando los ingresos por actividades propias, conteniendo el gasto, racionalizando los procedimientos y recursos y vendiendo una parte del patrimonio (edificios).

En el turno de respuestas a los grupos parlamentarios, elogió la labor desempeñada por el secretario general del Cervantes, Rafael Rodríguez-Ponga, sobre cuyas espaldas, dijo, ha recaído desde 2012 el gran esfuerzo de contener el gasto y evitar la desaparición de centros (solo se cerraron Damasco y Gibraltar por cuestiones ajenas al Cervantes). Bonet respondía así a la portavoz del grupo popular, que recordó que, con el nombramiento de Rodríguez-Ponga hace cinco años, “perdimos un gran diputado, pero ganamos un gran secretario general”.

 

           

 

Etiquetas: 
instituto Cervantes
PRESUPUESTO