Antonio Regalado

Pie de foto: El PSOE de Castilla-La Mancha ha celebrado que sea Francisco Núñez el ganador de esta batalla porque “es un candidato radical y por tanto, más fácil para Garcia-Page”

El Partido Popular de Castilla-La Mancha proclamaba en la madrugada del viernes a Francisco Núñez como candidato único a la presidencia regional al Congreso que se celebrará el 7 de octubre. Los resultados han sido contundentes: 3.978 votos (64,4%) frente a los 2.171 (35,11%) de Carlos Velázquez.  La participación  ha sido del 86% de la militancia. Los estatutos (que habría que cambiar de inmediato) no han permitido un debate cara a cara para permitir a los militantes (y luego a los compromisarios) votar con mayor libertad de causa.

A la sombra del hiperliderazgo

María Dolores de Cospedal (MDdC) llegó a la Región en 2006. Perdió los comicios de 2007 ante José María Barreda (PSOE) pero le arrebató la Junta de Comunidades en 2011 con mayoría absoluta y gobernó en un tiempo difícil toda una legislatura completa. La secretaria general del PP a nivel nacional consiguió unificar un partido dividido en seis reinos de Taifas (2 por provincia y otros 2 en Talavera) y conquistó una tierra (de extremo centro) después de 28 años de hegemonía socialista. Sus múltiples responsabilidades orgánicas no le permitieron una dedicación exclusiva y ello redundó en una deficiente comunicación que pasó factura tras el error político principal de reducir las Cortes de 49 a 33 diputados. 

Era cuestión de poco tiempo que, tras dejar el Palacio de Fuensalida, abandonara la actividad castellano-manchega. Ser ministra del Gobierno de  España resultó una tentación irresistible como el pasó a José Bono.  El resto de la historia es conocida por todos: moción de censura, ascenso de Pedro Sánchez a La Moncloa, renuncia de Mariano Rajoy a la presidencia del Partido y Congreso Extraordinario. MDdC supo jugar tan hábilmente sus cartas en  favor de Pablo Casado como en contra de Soraya Sáenz de Santamaría. Si no hay un tsunami, la diputada toledana encabezará la candidatura popular a las Elecciones europeas de mayo. Culmina así una carrera brillante tras el hiperliderazgo que siempre ha mantenido en nuestra tierra. Y que puede ser un hándicap para el futuro.

Información privilegiada

Por lo que ha contado el futuro presidente autonómico, la lideresa regional comentó a un reducido grupo de la cúpula albaceteña a principios del verano que pensaba dejar la presidencia regional; y eso activó que el alcalde de Almansa y presidente de la Diputación fuera el primero en apuntarse al relevo. Ha gozado, pues, de una información privilegiada que le ha permitido garantizarse unos avales que han confirmado luego las urnas. Sin invalidar su victoria, constatemos que el alcalde de Seseña no ha tenido la misma igualdad de oportunidades. Y esto también lo han reflejado los militantes. 

Era fácil prever que Rosa Romero, vicepresidenta tercera de la Mesa del Congreso y Antonio Román, alcalde de Guadalajara, eran solo cortinas de humo para neutralizar otras ambiciones. Y llegar a una candidatura unitaria. ¿Por qué cometer ese error tras el hallazgo de ese triunvirato que ha permitido a Pablo Casado olvidarse en dos meses de los mil años de don Mariano?

Perder con dignidad

Lo primero que hizo Carlos Velázquez Romo (Toledo, 1980) en el minuto uno  tras conocer los resultados del COC (Comité Organizador del Congreso) fue felicitar telefónicamente al ganador y ponerse a su disposición “porque aquí no sobra nadie”. 

Carlos Velázquez llegó a la política tras acabar Derecho y aprobar unas oposiciones en el BBVA, entidad en la que está en excedencia. No depende, pues, del dedazo de nadie para dedicarse al servicio público. Es un hombre moderado, liberal que solo se apasiona con su familia y con gestionar como propios los dineros públicos.  En 2007, en pleno caos del pelotazo inmobiliario, optó por lo más difícil: poner orden y acabar con la corrupción en Seseña, el pueblo fronterizo con Madrid donde el Pocero reinaba a base de talonario.No ganó en 2007 pero su indomable convicción democrática le catapultó a la mayoría escandolosa del PP (57,45%),  en 2015. 

Hoy Seseña, es una ciudad muy habitable“que suena bien en toda España”, que ha conseguido que su población de casi 23.000 habitantes tenga como centro sanitario de referencia el Hospital del Tajo, en Aranjuez, y que los 7.000 habitantes de “El Quiñón” –el mayor pelotazo urbanístico- sean “ciudadanos de pleno derecho” de este municipio integrador. Un dato: el agua llega con presión suficiente, algo impensable la pasada década.Carlos Velázquez, -“un político transformador a lo Adolfo Suárez”-, sigue creyendo que el éxito del municipio es de los vecinos. Pronto parará el tren que dejó de circular el pasado siglo. 

Vocación regional

El perdedor de este pasado jueves a la dirección castellano-manchega del PP sabe que su talante y su tirón electoral –la humildad y el saber escuchar son sus mejores cualidades- le han aportado a su grupo parlamentario muchos votos en las Cortes Regionales. Conoce como nadie los asuntos sanitarios y ha sido el crítico más exigente contra el gobierno de Emiliano García-Page.  Ahí están las páginas del Diario de Sesiones para certificar que sus denuncias siempre estaban bien argumentadas. Esta experiencia municipal y autonómica es la que Carlos quería proyectar a toda la Comunidad Autónoma, renovando las Juntas Locales para dar más voz y más protagonismos a los militantes y al resto de los ciudadanos. Por eso dio un paso adelante frente a la candidatura oficial. 

Imprescindible

El PSOE de Castilla-La Mancha ha celebrado que sea Francisco Núñez el ganador de esta batalla porque “es un candidato radical y por tanto, más fácil para Emiliano; basta resucitar los vídeos de sus broncas en las Cortes para reconocer que con Carlos Velázquez la campaña hubiera sido más complicada”, han confirmado a ATALAYAR  fuentes socialistas. 

¿Existieron fuertes presiones de la actual cúpula popular en San Gil para que Velázquez desistiera de su candidatura?  Existieron. El indomable Carlos Velázquez prefiere mirar hacia adelante, siempre adelante. De la generosidad de Francisco Núñez para integrar a Carlos y a su equipo, dependerá, en buena medida, que los populares vuelquen las urnas dentro de seis meses en Castilla-La Mancha. Lo primero será rearmar ideológicamente a Partido que se ha quedado vacío tras el hiperliderazgo cospedaliano. 

Parafraseando a José Luis Cuerda, un albacetense ilustre, “todos somos contingentes, pero tú, Carlos, eres necesario”. Aunque tras recorrer 8.000 kilómetros por las carreteras de nuestras cinco provincias en los últimos 15 días –y después del resultado de las urnas en este maratón político popular tan desigual- habría que aplicarle, mejor, los versos de Bertolt Brechten Oración para un luchador.Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.”