Paco Soto

Pie de foto: El periodista argelino (en la izquierda) Tarek Hafid, ganador del premio por el mejor artículo de investigación.

Argelia ha tenido y sigue teniendo grandes periodistas y la prensa desempeña en el país norteafricano un papel de crítica y control de los gobernantes. Desde que Argelia acabó con el régimen de partido único e inició un proceso complejo de democratización, a finales de la década de los ochenta del siglo pasado, muchos periodistas han desempeñado una labor ejemplar en la apertura política. Algunos profesionales lo han pagado muy caro, con su vida, sobre todo en los años noventa cuando los grupos terroristas de inspiración salafista ensangrentaron Argelia e intentaron convertir este país en un infierno integrista. No lo lograron, y los buenos periodistas siguieron haciendo su trabajo contra viento y marea. Es en este contexto que el periodista Tarek Hafid ganó el premio Ali Bey Boudoukha por el mejor artículo de investigación, publicado en ‘Le Soir d´Algérie’, el pasado 15 de febrero. El premio fue organizado por ‘Interface Médias’, la agencia editora del digital ‘Maghreb Emergent’, un medio financiado exclusivamente por los lectores y otros muchos ciudadanos argelinos. El galardón está dotado con 400.000 dinares (unos 3.700 euros).

Hafid investigó durante un tiempo que el Estado firmó un protocolo de acuerdo de varios millones de dólares con la dirección de Asmidal, firma que pertenece al grupo industrial minero Manadjim El-Djazaïr. Después, los representantes públicos intentaron contactar con el dueño de la empresa del grupo Radyolla, Abdulaziz Al-Deghaither, pero el empresario había desaparecido. O sea que el Estado pasó un acuerdo con “una empresa fantasma”, afirma el portal ‘Maghreb Emergent’. El hecho es que las autoridades investigaron la cuestión y llegaron a la conclusión de que el consorcio industrial no era más que un montaje, una simple empresa comercial registrada en Riad (Arabia Saudí) y sin dirección, sede central y página web.  El título del artículo ganador es: ‘Industria del fosfato. Un acuerdo de 15.000 millones de dólares con una empresa fantasma’.

Pie de foto: Primera plana del periódico argelino ‘Le Soir d´Algérie’.

Técnicas adecuadas

La ceremonia de entrega del premio tuvo lugar en el restaurante La Cabane, en Cheraga, en Argel, en presencia de ‘Maghreb Emergent’, ‘Radio M.’ y ‘Huffington Post Algérie’, tres medios editados por ‘Interface Médias’, además de  numerosos invitados. El jurado, presidido por el prestigioso periodista Lofti Madani, consideró por unanimidad que el artículo “es el que más se acerca a las técnicas de investigación” y “consulta varias fuentes y varios especialistas de la cuestión o testigos”. El jurado también valoró la calidad del artículo ‘Reggane: Le blues de la ‘Gerboise bleue’, escrito por Mohamed Saïm y Reda Mennasel y publicado en el periódico ‘Liberté’, el 15 de junio de 2017. El galardón Ali Bey Boudoukha, uno de los fundadores de ‘Interface Médias’, que falleció, está abierto a los periodistas argelinos y extranjeros que trabajan en medios del país norteafricano.

En Argelia, como también ocurre en España, no es fácil ser periodista de investigación. Muy pocos profesionales se dedican a esta labor, porque, en general, los medios no apuestan por el género y no quieren invertir el dinero necesario. Además, los pocos profesionales que se dedican a la investigación periodística tienen que hacer frente a menudo a demandas judiciales en “un país donde la Justicia no es independiente”, según dijo Lofti Madani durante la entrega del premio. Por su parte, el ganador del galardón se mostró optimista sobre el futuro del periodismo argelino, porque muchos profesionales han demostrado valentía y honestidad en el ejercicio de su trabajo.

Etiquetas: 
Argelia
periodismo