Paco Soto

Pie de foto: Una protesta callejera en Alhucemas.

La inquietud y la indignación recorren gran parte del Rif, región berberófona y tradicionalmente rebelde del norte de Marruecos, tras las duras condenas dictadas por el Tribunal de Primera Instancia de Alhucemas contra nueve manifestantes detenidos por la Policía en disturbios callejeros. El ‘Hirak’ (movimiento de protesta) lleva casi un año en el Rif y ha puesto en un serio aprieto al Estado marroquí, donde, de momento, los sectores partidarios de la ‘mano dura’ han ganado la batalla. Dos muertos, unos 200 detenidos, decenas de encarcelados, varios condenados y periodistas extranjeros expulsados de Marruecos es el triste balance de un movimiento social que irrumpió en octubre de 2016 en Alhucemas para pedir justicia social, trabajo, servicios públicos adecuados como un hospital oncológico y una universidad, y protestar contra la corrupción y la prepotencia y arrogancia de los poderes locales y acabar con la desmilitarización de la provincia de Alhucemas. Los nueve manifestantes rifeños que comparecieron ante la Justicia marroquí fueron condenados a penas de entre 20 años y un año de cárcel. Según informó EFE, el condenado a 20 años de prisión fue acusado de provocar un incendio en una residencia de la Policía y de cortar una carretera.

Este manifestante fue detenido por la fuerza pública tras los disturbios sucedidos el pasado 26 de marzo cuando un grupo de personas regresaban de una protesta callejera y al pasar por la residencia de Policía de la localidad de Imzouren, a unos 18 kilómetros al oeste de Alhucemas, la apedrearon y la incendiaron. Cuatro de los encausados fueron condenados a tres años de cárcel, otros tres a dos años y uno fue sentenciado con un año de prisión. Estos condenados fueron acusados de participar en una manifestación no autorizada, de desobediencia, concentración armada, ultraje a agentes de la Policía y daños a bienes públicos. Otros 23 manifestantes serán juzgados este mes de septiembre. Algunos comentaristas políticos temen que estas condenas empeoren la crisis del Rif, que ha descolocado y dejado sin iniciativa al Gobierno de coalición del primer ministro islamista Saad-Eddine El Othmani y a los partidos de derecha, centro e izquierda que lo conforman. Las redes sociales se han hecho eco de las condenas, y la mayoría de los comentarios de activistas y simples ciudadanos son muy críticos con el poder. Abdessadek El Bouchtaoui, abogado y miembro del Comité de Defensa de los Detenidos en Alhucemas, denunció a la AFP las “penas severas” contra nueve activistas del ‘Hirak’ y comentó el “sentimiento de cólera” de la población rifeña.

Pie de foto: La Policía impide una manifestación en Alhucemas.

Valoraciones negativas

Algunos medios locales también valoraron negativamente las condenas. El periódico ‘Al Massae’ estimó que “el dossier del Hirak del Rif complica aún más” la situación política interna, y ‘Al Ahdath Al Maghribia’ calificó la situación en el Rif de “efervescente”. Por su parte, el rotativo ‘Akhbar Al Yaoum’ puso de manifiesto que “la crisis del Rif sigue vigente, 360 jóvenes han sido arrestados y amenazados con duras condenas”. En opinión del historiador y politólogo Mohamed Ennaji, “desde hace siglos, la justicia penal está en manos del poder central, siempre lo ha estado”. Así las cosas, Reporteros sin Fronteras (RSF) denunció la detención de Abdelkebir El Hor, fundador de la web ‘Rassd Maroc’. El periodista fue arrestado por la Policía en Marraquech el pasado 6 de agosto y trasladado a Casablanca y después a Rabat para comparecer ante un juez dedicado a asuntos de terrorismo.

Según personas cercanas al periodista, su detención se debe a la defensa que llevó a cabo en su medio del ‘Hirak’ rifeño. Abdelkebir El Hor podría ser condenado a una pena de hasta 10 años de encarcelamiento. RSF defendió la libertad de información en Marruecos y pidió la “liberación inmediata” del detenido. Otro periodista marroquí, Hamid Mahdaoui, fundador del portal digital ‘Badil.info’, fue condenado a tres meses de prisión a finales del mes de julio por haber participado en “una manifestación prohibida” en el Rif. RSF recordó que el periodista Mohamed Al Hilali, director del portal ‘Rifpress’, fue indultado por el Rey Mohamed VI con motivo de la Fiesta del Trono, el pasado 30 de julio. Un informe sobre la libertad de prensa en el mundo en 2017 elaborado por RSF, sitúa a Marruecos en el puesto 133 sobre un total de 180 países estudiados.

Etiquetas: 
Rif
Alhucemas
marruecos