Redacción Atalayar/Agencias

Pie de foto: Primer ministro japonés, Shinzo Abe

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe ha asegurado que su país mantiene su contribución a la lucha internacional contra el terrorismo, “nunca se va a doblegar frente a los terroristas” y calificó de acto violento imperdonable el asesinato de Haruna Yukawa, anunciado hace pocas horas por los terroristas del DAESH (EI).

El Gobierno de Japón ha celebrado una reunión de emergencia tras la publicación de un supuesto audio colgado en internet del rehén japonés, Kenji Goto, en el que afirma que su compañero de cautiverio, Haruna Yukawa, fue ejecutado por los yihadistas de DAESH (EI).

La reunión se ha celebrado en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, con la asistencia del primer ministro, Shinzo Abe, y otros miembros del Gabinete, informó el ministro portavoz, Yoshihide Suga.

Además, el Gobierno nipón ha expresado su condena ante ese supuesto audio que confirma el asesinato de uno de los rehenes. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha calificado de "acto violento imperdonable" la ejecución y ha pedido la liberación inmediata de Goto.

"Japón seguirá contribuyendo en la lucha de la comunidad internacional a favor de la paz y en contra del terrorismo", añadió Abe en una comparecencia ante los medios al término de la reunión de emergencia. "Japón nunca se va a doblegar ante los terroristas", ha asegurado.

En la grabación difundida en Twitter por supuestos simpatizantes del DAESH y cuya autenticidad no pudo ser comprobada, aparece una fotografía de Goto sosteniendo una instantánea de Yukawa, presuntamente degollado, que acompaña el audio.

Durante su supuesta alocución, que, según el DAESH, ha sido recibida por el Gobierno nipón y la familia de Goto, el periodista secuestrado explica en inglés que lo que enseña es una fotografía de Yukawa "asesinado en la tierra del califato islámico".

"Fuisteis advertidos y se os dio un plazo, por lo que mis captores actuaron de acuerdo con sus palabras", indica Goto, dirigiéndose al Ejecutivo de su país y al primer ministro, Shinzo Abe, al que le acusa de haber asesinado a Yukawa por no haber reaccionado ante el ultimátum dado por el DAESH.

El martes pasado, la organización terrorista publicó un vídeo con los dos rehenes en el que uno de sus combatientes daba un plazo de 72 horas a las autoridades de Tokio para que pagaran un rescate de 200 millones de dólares.

Exigencias terroristas

En esta nueva grabación, de 2 minutos y 52 segundos, Goto subraya que ya no es necesario el abono de dicho rescate para salvar su vida, porque ahora lo que el DAESH pide es la excarcelación de una extremista detenida en Jordania.

"Ellos (los yihadistas) no quieren ya dinero por lo que no debéis preocuparos por financiar el terrorismo. Ellos solo exigen la liberación de su hermana Sayida al Rishawi. Es simple: Les lleváis a Sayida y ellos me liberarán", precisa el rehén.

Al Rishawi, de nacionalidad iraquí, está detenida en Jordania y condenada a muerte por un tribunal tras intentar llevar a cabo un ataque suicida contra un hotel en 2005 en Ammán, que no llegó a efectuar porque le falló el cinturón de explosivos que portaba adosado a su cuerpo.

Tres de sus cómplices, entre ellos su propio marido, se inmolaron con cargas explosivas adheridas al cuerpo en sendos hoteles de la capital jordana y mataron a sesenta personas.

Goto destaca en el audio que "irónicamente" representantes del Gobierno japonés se encuentran actualmente en Jordania, donde está apresada Al Rishawi.

Responsables japoneses se trasladaron esta semana al país árabe para incrementar los esfuerzos para liberar a los rehenes, tras la emisión de primer vídeo del DAESH, el pasado martes.

Goto señala al final de su alocución que estas pueden ser sus palabras finales en este mundo: "No dejéis que estás sean mis últimas palabras y que Abe me mate a mí también".

El periodista, de 47 años, es un conocido freelance, que se desplazó al territorio sirio controlado por DAESH a comienzos de octubre con la intención de cubrir el conflicto, al igual que había hecho anteriormente en otras zonas bélicas.

El perfil de Yukawa, de 42 años, es mucho más confuso y lleva meses dando lugar a diversas especulaciones en los medios nipones desde que fuera secuestrado a mediados de agosto. Nunca quedó muy claro qué hacía este hombre en Siria, aunque supuestamente ofrecía asistencia logística a un grupo rebelde implicado en la guerra civil siria y rival del DAESH.

Etiquetas: 
terrorismo
Japón