Eloísa Cózar Navarrete

Pie de foto: Paramédicos palestinos llevan a un manifestante herido durante los enfrentamientos con las fuerzas israelíes al este de la ciudad de Gaza. Said KHATIB / AFP

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha emitido oficialmente este 18 de marzo un total de siete informes y cinco resoluciones acerca de la situación de los Derechos Humanos en territorio palestino. Estos documentos se publican en el marco del periodo de sesiones número 40, tras ser debatidas el mismo lunes, y versan principalmente sobre la contención violenta de las protestas en la franja de Gaza con motivo de las manifestaciones de la Marcha del Retorno y los avances en materia de protección de los Derechos Humanos y civiles en los territorios palestinos ocupados desde el año 1967. 

La lista de documentos presentados y debatidos este lunes incluye informes destinados a garantizar la responsabilidad y justicia por todas las violaciones del derecho internacional en la región palestina, así como análisis de la protección de los Derechos Humanos en el Golán sirio o reportes de la ocupación israelí en el territorio palestino. Todos ellos contaron con una base documental de 325 entrevistas a civiles y más de 8.000 fuentes escritas, que fueron analizadas exhaustivamente junto a material audiovisual, según ha informado la ONU. La Comisión fija en un total de 189 los palestinos muertos desde que comenzaron las protestas en la franja de Gaza.

Estos informes han sido el resultado de casi un año de investigación independiente por parte de las Naciones Unidas en el terreno. El 18 de mayo de 2018, el Consejo de Derechos Humanos, integrado por 47 países miembro de la ONU, aprobó la resolución (S-28/1) por la que decidía el envío urgente de una Comisión internacional especializada a la franja de Gaza para inquirir en las violaciones en materia de derecho humanitario en el territorio palestino ocupado, incluido Jerusalén Oriental, con motivo de las protestas civiles que comenzaron el 30 de marzo del 2018. Los resultados de dichas investigaciones se oficializan en un contexto especialmente delicado para Israel, cuando la tensión en la franja se ha recrudecido y el país se encuentra inmerso en plena campaña electoral.

Y es que, el Consejo de Derechos Humanos ha apuntado directamente a Israel durante las sesiones celebradas en el mes de marzo, acusándole incluso de cometer crímenes de guerra. De hecho, el presidente de la Comisión Independiente de las Naciones Unidas, Santiago Cantón, declaró este jueves en Ginebra que tienen motivos razonables para afirmar que soldados israelíes han cometido “violaciones de las normas internacionales de los Derechos Humanos” desde que empezaron las protestas en la franja de Gaza. A lo largo de los reportes, se exhorta a Israel a investigar con la máxima celeridad posible dichas violaciones de forma independiente e imparcial. También se incluye en las recomendaciones una llamada a “todos aquellos con responsabilidad en el conflicto” para que cesen en sus ataques sistemáticos y revisen “las reglas del juego”.

Israel: “la ONU es cómplice del terror”

Como respuesta a estos informes y aprovechando la reunión prevista para este lunes con objeto de debatir las resoluciones, fuerzas proisraelíes han convocado protestas a las puertas del Comité de Derechos Humanos, ubicado en Ginebra. Bajo el eslogan “suficiente es suficiente” demandan que la ONU termine con “el patrón y práctica del odio contra el único Estado judío del mundo”. 

Pie de foto: El relator especial de las Naciones Unidas, sobre Palestina, Michael Lynk, durante una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para discutir "el deterioro de la situación de los derechos humanos" en los territorios palestinos el 18 de mayo de 2018 en Ginebra. Fabrice COFFRINI/AFP

Paralelamente, al hilo del evento convocado este lunes, el relator de la ONU sobre los territorios palestinos ocupados, Michael Lynk, llamó a la comunidad internacional a actuar si Israel se niega a asumir el “comportamiento ilegal” de su ejército y a investigar los asesinatos a civiles palestinos. Con estas declaraciones, el relator se ha posicionado claramente a favor de los resultados emitidos por la Comisión.

Como respuesta, Israel ha acusado a la Oficina para los Derechos Humanos y al Consejo de Derechos Humanos de la ONU de ser “cómplices del terror” y a través de su cuenta de Twitter, el Ministerio de Asuntos Exteriores del país ha acusado directamente a la Comisión de "culpar a las víctimas del terrorismo de Hamás por actuar en defensa propia, en vez de condenar a Hamás como primera fuente de violencia e inestabilidad". El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ya había rechazado a finales de febrero el primer borrador del informe emitido, al considerar que: “marcaba récords de hipocresía y mentiras por el odio obsesivo a Israel”.