Leticia López de Silva

Las fuerzas auxiliares marroquíes han desalojado este martes los campamentos de inmigrantes establecidos en el monte Gurugú, próximos a la frontera de Melilla. Las 1.250 personas arrestadas han pasado toda la noche en los más de 20 autobuses habilitados para el desalojo, siendo trasladados a distintas ciudades de Marruecos con destino final desconocido, según fuentes de la ONG Gardem.

En la tarde del lunes, el “número dos” del Ministerio del Interior de Marruecos, Charki Draiss, anunció el inminente desalojo de los campamentos ilegales en torno a Ceuta y Melilla, donde miles de subsaharianos esperan el momento para saltar las vallas fronterizas que rodean a los dos ciudades españolas. Las fuerzas auxiliares marroquíes comenzaron a desmantelar los campamentos levantados en el monte Gurugú, próximo a la frontera de Melilla. Estos quemaron todas las pertenencias de los acampados y los dirigieron hacia los autobuses habilitados para la operación. Los detenidos han pasado toda la noche retenidos en los vehículos, con diferentes direcciones y destinos desconocidos.

La policía ha trasladado a varios subsaharianos a ciudades como Fez, Meknés o Rabat, según informaciones de varios inmigrantes de Costa de Marfil. No es la primera vez que algo así ocurre en el Gurugú. En agosto del año pasado, las autoridades marroquíes intentaron desalojar la zona, pero muchos de ellos escaparon y días después volvieron al monte.

Regularización

Este hecho forma parte del proceso de regularización que está llevando a cabo Marruecos, que ha regularizado a 18.000 subsaharianos de 28.000 que lo pidieron. El salto masivo de 400 inmigrantes esa noche, de los cuales 30 consiguieron llegar hasta melilla, ha influido en la decisión de las autoridades marroquíes de proceder al desalojo de forma inmediata.

El desmantelamiento se lleva a cabo un día después de las declaraciones del Ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz, en las que aseguraba que ninguno de los subsaharianos que intentase entrar en España saltando la valla podría solicitar asilo en las oficinas que se tienen prevista abrir en marzo en las ciudades de Ceuta y Melilla.

Etiquetas: 
marruecos
Gurugú
España
Melilla