Redacción Atalayar


Foto: Una necrópolis islámica de más de 1.000 años de antigüedad fue hallada cerca de la localidad manchega de Alcázar de San Juan.

Una necrópolis islámica de más de 1.000 años de antigüedad fue el último hallazgo que se  encontró en el paraje de Piédrola, en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), en una excavación de sólo cuatro metros cuadrados. La prospección  permitió localizar siete cuerpos enterrados según el rito islámico: de lado, sin ningún tipo de ajuar o enseres y mirando a La Meca. Además, la existencia de una necrópolis, o ciudad de los muertos, confirma la presencia de una “ciudad de los vivos”, es decir, una población islámica que estaría en una zona cercana, confirmó el director del proyecto arqueológico de Piédrola, el investigador de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Víctor López. Este descubrimiento también es importante porque, según López, son escasos los restos de este tipo relativos a la cultura islámica que se han localizado en Castilla-La Mancha. En las últimas semanas, también han salido a la luz otros hallazgos, entre ellos una inscripción romana en un trozo de cerámica en otro sondeo llevado a cabo en el paraje. Asimismo, se han localizado otras piezas de la Edad del Bronce, como una quesera o trozos de otros enseres, con una antigüedad de entre 3.000 y 4.000 años. Estos datos confirman a Piédrola, según el investigador, como uno de los yacimientos más importantes de Castilla-La Mancha e incluso de España, ya que todavía está por conocer en toda su magnitud, dado que en él se asentaron otras  civilizaciones. Así, el arqueólogo manchego enumeró que se han hallado restos del Calcolítico, de la Edad del Bronce, de asentamientos íberos, de una villa romana, de una alquería musulmana, de muestras de la reconquista cristiana y de la que llegó a ser la cantera de piedras de molino más importante de la región.

Civilización musulmana
Las abundantes aguas subterráneas, que aún hoy se pueden encontrar fácilmente a sólo tres metros de profundidad, explican la constante ocupación de la zona, sobre todo por la civilización musulmana, dedicada fundamentalmente a la agricultura, que permaneció durante siglos asentada en este paraje. El descubrimiento fue dado a conocer hace unos días públicamente por el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan con motivo de la visita a la zona de trabajo que realizó la presidenta del Patronato Municipal de Cultura, María Jesús Pelayo. Los trabajos arqueológicos en el paraje de Piédrola se iniciaron el año pasado gracias a un convenio firmado entre el Ayuntamiento alcazareño y la UCLM. El investigador manchego expresó su deseo de poder continuar con el trabajo iniciado porque “aquí hay un mundo por explorar. No estamos hablando de un proyecto de cuatro años, sino, probablemente, para llegar a conocerlo todo, de 100 o 200 años”. Por su parte, María Jesús Pelayo incidió en el compromiso del Ayuntamiento de seguir adelante con las investigaciones arqueológicas del paraje, un interés que también comparte el Gobierno regional, que ha subvencionado el 50% del coste del proyecto realizado en estas semanas.

 

Etiquetas: 
necrópolis islámica
Arqueología
Alcázar de San Juan
Castilla-La Mancha
España