Alexandra Dumitrascu

A pesar de que desde la Segunda Guerra Mundial hayamos experimentado un largo periodo de paz, existe un consenso entre los analistas en afirmar que en la última década se ha experimentado un aumento del conflicto y de la violencia en el mundo. De acuerdo con el Índice de Paz Global 2016, elaborado por Instituto para la Economía y la Paz, la razón de que el mundo se haya vuelto menos pacífico se debe principalmente a los conflictos originados en la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA) cuyas repercusiones han tenido un alcance global. Desde 2008, cinco años han sido de deterioro progresivo en aspectos de paz.

Paradójicamente, si bien en 2015 muchos más países mejoraron su respectivo índice de paz -81 contra 79-, tal como aclara el índice, el deterioro de los países que experimentaron retrocesos excedió a la mejora, por lo que, a nivel global, esto ha afectado el índice general. Al mismo tiempo, la brecha entre el país más y menos pacífico se sigue profundizando. El terrorismo yihadista y la inestabilidad política son los dos indicadores que más han contribuido al deterioro de la paz.

Yemen, Ucrania, Turquía, Libia y Bahréin, son los países que ocupan los primeros puestos del ranking de países que empeoraron su estatus de paz. Aunque, si hay que atenerse a los países menos pacíficos, Siria, Sudán del Sur, Irak, Afganistán y Somalia, lideran una vez más en este sentido.

Por el contrario, Panamá, Tailandia, Sri Lanka, Sudáfrica, y Mauritania, son los estados que se han vuelto más pacíficos, si bien los primeros puestos  los ocupan Islandia, Dinamarca, Austria, Nueva Zelanda, y Portugal.

Por regiones, Europa sigue siendo la más pacífica del mundo, a pesar de que su índice ha empeorado por el impacto del terrorismo en Francia y Bélgica, así como por la instabilidad de Turquía. Le sigue América del Norte, Asia Pacífico, y América Central y el Caribe, esta última siendo la región que mayor mejora ha experimentado con respecto a las demás. Sudamérica, África Subsahariana, Rusia y Eurasia, así como Asia del Sur, y MENA, son las regiones menos pacíficos del mundo.

El creciente ascenso del terrorismo

El terrorismo está en su nivel histórico, y es un fenómeno en continuo ascenso que ha llegado a afectar a todos los continentes. Un aspecto preocupante, reside en que el terrorismo es el indicador que más ha contribuido al deterioro de Rusia y Eurasia, América Central y el Caribe, y Asia del Sur.

Desde 2008 un total de 77 países más sufrieron el impacto del terrorismo, y de los 25 mayores incrementos en este sentido, nueve se ubicaron dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Entre los años 2013 y 2014 la actividad terrorista aumentó un 80%, siendo este el mayor incremento registrado por el Banco de Datos del Terrorismo Global que recopila datos desde los años 70. Irak, Nigeria, Afganistán, Pakistán y Siria son los países que acumulan el 78% de la totalidad de los casos registrados; Daesh y Boko Haram siendo los grupos terroristas responsables del más del 50% de las muertes por esta causa.

En 2015, de los 163 países comprendidos en el Índice de Paz Global, sólo 69 no han experimentado algún incidente terrorista. Sin embargo, a modo general, únicamente 37 estados no han sufrido ni sufren el impacto del terrorismo, doce menos con respecto a 2008, lo que nos da una idea de la preocupante expansión de este fenómeno. Cuando se trata de víctimas, el número de países con más de 500 fallecidos a consecuencia del terrorismo ha incrementado de cinco a 11, y la cifra de los fallecidos ha aumentado en sólo un año un 80%, aunque desde 2008 este porcentaje ha alcanzado el 286%.

Un mundo conflictivo

En los últimos años se ha experimentado un cambio de paradigma desde los conflictos interestatales que predominaron el siglo XX, a guerras intraestatales, en donde un conflicto gestado en un determinado país es el campo de batalla de varios estados que se disputan sus propios intereses. Siria y Yemen son los paradigmas perfectos de esta metamorfosis en la conflictividad mundial.

En total 11 conflictos fueron responsables de la muerte de decenas de miles de personas, siendo Irak y Afganistán lo países que registraron, cada uno, más de 10.000 fallecidos, en 2014.

El porcentaje de fallecimientos en conflictos armados es el más alto comparado con hace 25 años. Sólo entre 2005 y 2015 el número de muertos se ha multiplicado por diez, con más de 300.000 fallecidos, la mayoría de ellos en Siria. Sri Lanka, India, Chad, Etiopia y Colombia, son los únicos países que a nivel mundial han experimentado una reducción significativa de las muertes por conflicto interno.

La inestabilidad política es una de las principales causas que pueden gestar esta tipología de conflicto. Asia del Sur, MENA, y África Subsahariana se llevan nuevamente la palma en cuanto a inestabilidad política, aunque con respecto a 2015 este indicador ha empeorado en 39 países, siendo Brasil donde más, debido al escándalo de corrupción que llevó al impeachment de la expresidenta Dilma Roussef.

A la inestabilidad política se suma el declive anual de la seguridad social que, de acuerdo con el Índice de Paz Global afecta a su vez a la estabilidad y a la paz internas.

Los refugiados, causa directa de las guerras, contribuyen de igual manera a la inestabilidad y el deterioro de la paz. Entre 2006 y 2015 el número de refugiados experimentó un incremento del 52%, hasta alcanzar los 15 millones de personas. Por su parte, el número de desplazados se dobló, y en la actualidad hay más de 60 millones de personas desplazadas. Una vez más, Siria es el país con más refugiados y desplazados, y el responsable de que el número de refugiados esté en niveles no vistos desde hace 60 años. Sudán del Sur y Somalia, asimismo, también tienen cerca del 20% de su respectiva población desplazada.

Si bien Líbano, Turquía, Pakistán e Irán, son los estados que mayor número de refugiados han acogido, este fenómeno afecta a otros países, como a los europeos. Alemania ha sido el que más solicitudes de asilo a procesado, aunque es Suecia el que más refugiados per cápita ha acogido. En la actualidad, Europa se enfrenta a una fuerte crisis debido a la avalancha de refugiados llegados al continente, que, por su parte, ha llevado al ascenso de los partidos xenófobos ultra derechistas partidarios de políticas anti-inmigración, que amenazan la supervivencia misma de la Unión Europea.

El Índice de Paz Global mide la paz en 163 países a través de cerca de 25 indicadores cualitativos y cuantitativos. Si bien el panorama ofrecido en su edición de 2016 es un tanto ensombrecedor, hay algunos indicadores que sí han experimentado un cambio positivo desde 2015, tal como el descenso a nivel mundia de un 10% del gasto militar, y el mayor compromiso con la financiación del mantenimiento de la paz.

La solución que propone el Instituto para Economía y la Paz para la reducción de la violencia y la conflictividad a largo plazo, es la paz positiva que implica el fomento de actitudes instituciones y estructuras que creen y sostienen sociedades pacíficas.

Etiquetas: 
Paz
mundo
conflictos
Oriente Medio