OMEGA IGF/diariocritico.com

Aunque no se esperan grandes acuerdos ni a nivel político ni económico, los jefes de Estado del G-7 analizaron en Japón las medidas a adoptar para estimular el crecimiento global. Entre los países miembros hay posiciones diferenciadas y mientras Japón y Canadá son partidarios de aumentar el gasto público, el Reino Unido y Alemania son contrarios a políticas fiscales expansivas. Alemania defiende la necesidad de realizar reformas estructurales. Además los líderes de Japón, EEUU, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia tratarán aspectos como la crisis de los refugiados, el referéndum sobre la posible salida del Reino Unido de la UE y la lucha contra el terrorismo. La semana pasada, a modo de preparación fueron los ministros de Finanzas los que se reunieron y ya se constató la falta de acuerdo y que sea cada país el que decida utilizar o no medidas fiscales. Es posible que el encuentro de este fin de semana pueda concluir con una fórmula de equilibrio entre estímulos fiscales, reformas estructurales y política monetaria, pero todo apunta a que será más un acuerdo de intenciones que de compromisos. Como indicador de la situación económica global, la Organización Mundial del Comercio (OMC) señalaba que el ritmo de crecimiento del comercio mundial está siendo el mismo que del aumento del PIB cuando en los años previos a la crisis prácticamente duplicaba el crecimiento del PIB. Estima que este año el comercio mundial crecerá un 2,8%, el quinto año consecutivo de crecimiento inferior al 3%, siendo la desaceleración de China uno de los principales motivos de esta ralentización.

Etiquetas: 
G7
Japón
Estados Unidos