Atalayar

Pie de foto: Un Ribera del Duero con un falafel y un poco de humus; una bailarina de la danza del vientre y un saxo; una creación Ágata Ruiz de la Prada junto a un caftán marroquí. Lo que nos diferencia y lo que nos une centra la Spanish Arab Fashion que estos días tuvo lugar en Madrid. 

Soumaya Akbib, presidenta de la Asociación Entre Culturas Madrid, es el alma máter de este proyecto que busca promocionar y fomentar las relaciones entre los países a través del turismo, la moda, la belleza, la gastronomía… Consciente de las distintas sensibilidades que rodean en la actualidad las relaciones entre el mundo árabe y occidente, Akbib explica que estamos ante «un encuentro para ver y probar el sabor, el olor de los países; una forma de promocionar la libertad y la diversidad cultural para construir confianza y reconciliación».

Durante dos días, la sala 30 del Santiago Bernabéu acogió a artesanos de moda, complementos y joyería; a profesionales de la gastronomía, el vino o la cosmética, y al sector del turismo. Un interesante recorrido por distintas actividades que unen el universo árabe y el español potenciando sus relaciones y el comercio entre ellos. 

Además y como su propio nombre indica, en la Spanish Arab Fashion, la moda cobra especial protagonismo, de hecho, el evento central es un desfile en el que los diseños de los españoles Ágata Ruiz de la Prada y Francis Montesinos se dan la mano con el caftán marroquí o la abaya saudí. No en vano, y pese a que la moda árabe y la española son bien distintas, «siempre hay algo que nos une y por eso estamos aquí —asegura Akbib—. Se trata de ver y descubrir lo que nos distingue y lo que nos une; no perdemos nada». 

Entre las firmas y los diseñadores árabes, encontramos a Hany ElBehairy, De Velasco By Redwani, María Luxe, Tazi Nezha o Omaima Azzouz

Habrá más

En esta primera edición, la directora de Entre Culturas Madrid ha contado con el apoyo de, entre otros, la Oficina de Turismo de Marruecos, Casa Árabe, Marca España, El Ayuntamiento de Madrid y algunas empresas privadas. Soumaya Akbib, que reconoce dificultades en la organización de esta primera edición, tiene ya claro que habrá más. «La segunda —asegura— será en París. Ya he hablado con el cónsul y, de momento, barajamos como fecha posible el próximo mes de julio». 

Una edición en la que Akbib ya imagina el sueño que trasciende a todo este proyecto: una fashionweek de muchos países y no sólo bilateral. «Lo mismo —comenta— nos llevamos a España y tenemos la Spanish French Arab Fashion». Sería un comienzo porque Akbib tiene claro que «todo es posible si se trabaja bien. Este era mi sueño —dice en referencia a la Spanish Arab Fashion— y se ha hecho realidad».