Atalayar/Agencias

Pie de foto:  La furgoneta con la que se perpetró el atentado en la Rambla de Barcelona. (AFP)

La acción policial sigue su curso, ha afirmado el portavoz del Ejecutivo marroquí. No especifica la relación de tres detenidos en el país con los ataques terroristas de Barcelona y Cambrils. El 'email' del agente belga al mosso: "Cuanta más información compartas sobre el imán, ¡mejor!".

El Gobierno marroquí ha dicho este jueves que "sigue en curso la investigación y la acción" de la policía por las conexiones en Marruecos de los atentados en Cataluña, en los que murieron 15 personas y más de un centenar resultaron heridas, y alabó la "modélica cooperación" policial con las autoridades españolas. El ministro portavoz del Ejecutivo marroquí, Mustafa Jalfi, ha subrayado en una rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que las investigaciones de las autoridades marroquíes sobre lo ocurrido en Barcelona y Cambrils "están en curso y continuarán".

Se trata de la primera reacción oficial de Marruecos ante los atentados y ello pese a que la policía de este país ha detenido a al menos tres personas por su vinculación con los hechos, según ha comunicado a la Policía española. "No se trata (con estas detenciones) de nuevas células, sino de un atentado y una acción terrorista contra la cual todos estamos movilizados con el fin de desmantelar y arrestar y llegar tan lejos como sea necesario", precisó Jalfi. El ministro rehusó dar detalles sobre el número de los arrestos efectuados en Marruecos hasta ahora o sobre su grado de implicación con los atentados. Y se limitó a subrayar que estas informaciones "se anunciarán en función de las disposiciones de la investigación". Por otra parte, el ministro marroquí hizo hincapié en la condena de su Gobierno de estos atentados y recordó que el jefe del Ejecutivo, Saadedín Otmani, envió un mensaje de solidaridad a su homólogo español, Mariano Rajoy, en el que también insistió sobre "la importancia de la seguridad y la estabilidad" en Marruecos y España.

El ministro marroquí alertó sobre la capacidad de adaptación del terrorismo. "Ya no estamos ante el fenómeno terrorista tradicional, sino que (el terrorismo) se ha adaptado a las políticas de seguridad, ha renovado su discurso, sus mecanismos y sus medios", dijo Jalfi. Cooperación entre ambos países Jalfi alabó también la "estrecha cooperación y coordinación policial" entre España y Marruecos que la convierte en "modélica a escala regional". En esa misma línea, el presidente del Centro Marroquí de Estudios Estratégicos y experto en terrorismo yihadista, Mohamed Benhamu, resalta el carácter "modélico" y la estrecha cooperación policial entre los dos países. Hemos perdido una parte de nuestra guerra contra el enemigo Recordó que gracias a esta operación se han realizado operaciones bilaterales que evitaron en varias ocasiones atentados tanto en España como en Marruecos, e hicieron posible el desmantelamiento y arresto de varias células. "Con la muerte de personas inocentes en este último atentado, sentimos que hemos perdido una parte de nuestra guerra contra el enemigo, pero esto no nos debe llevar a pensar que los servicios de seguridad no están haciendo su trabajo", dijo.

Aun así, Benhamu sí cree que los servicios de inteligencia de Marruecos y España deben extender más su ámbito de cooperación para hacer frente a los terroristas, que han renovado su "modus operandi", y llamó a la "implicación del ciudadano" en el esfuerzo de seguridad. El experto marroquí cree que existe un alto riesgo de nuevos ataques terroristas en los próximos años a causa de la guerra lanzada contra el feudo de la organización terrorista Estado Islámico (EI) que provocará una diseminación de potenciales yihadistas.

Pie de foto: Agentes de los Mossos durante un operativo. (EFE)

El 'email' del agente belga al mosso: "Cuanta más información compartas sobre el imán, ¡mejor!"

Se habían conocido unos meses antes en unas jornadas. Le pidió la información a través de su correo electrónico personal en 2016, cuando el imán buscaba trabajo como tal en la localidad de Vilvoorde. El conseller de Interior, Joaquim Forn, ha explicado que la policía belga se limitó a pedir información de forma "absolutamente informal".

El correo electrónico que un policía de Vilvoorde (Bélgica) envió en 2016 a un mosso pedía información sobre Abdelbaki Es Satty, que quería trabajar de imán en esa localidad: "Cuanta más información puedas compartir sobre este individuo, ¡mejor!". El correo fue remitido en enero de 2016, cuando el supuesto cerebro de la célula terrorista que la semana pasada atentó en la Rambla de Barcelona y en Cambrils (Tarragona) se encontraba buscando trabajo en Vilvoorde como imán, aunque tenía planeado regresar a Cataluña en febrero. Esta petición de información, que no era oficial y tenía un carácter informal, procedía de un policía con responsabilidades en el ámbito de proximidad en Vilvoorde, que lo envió en enero de 2016 al correo electrónico particular de un mosso d'esquadra a quien había conocido meses antes en unas jornadas.

"Quería pedirte si hay la posibilidad de indagar sobre una persona que quiere trabajar aquí, en Vilvoorde, como imán. En el fichero adjunto encontrarás su identidad. Sé que se está planteando ir a Barcelona en febrero y que está casado allí. Cuanta más información puedas compartir sobre este individuo, ¡mejor!", indicaba el policía belga en su mensaje, en relación a su petición de información sobre Abdelbaki es Satty. El policía belga, que envió el mensaje al correo electrónico personal del mosso, concluía su petición de información de forma informal, con una afectuosa despedida: "Espero tener noticias tuyas muy pronto. 'Muchos gracias senior ;-)' (sic). Salutaciones". Tras recibir este correo, el mosso buscó en la base de datos de la policía catalana, en la que no constaba ningún dato sobre el imán, por lo que, en la respuesta a su colega, especificó que no les constaba nada de Es Satty, que murió la madrugada del pasado jueves en la explosión de la casa de Alcanar (Tarragona) en la que la célula preparaba los explosivos para atentar en Barcelona.

El mosso sí alertó sobre Mustafa Es Satty, investigado por yihadismo en 2006. No obstante, en el correo electrónico de respuesta, el mosso sí detalló que había una persona con el mismo apellido que el imán, Mustafa Es Satty, que había sido investigado en 2006 en una operación contra el yihadismo en una mezquita de Vilanova i la Geltrú (Barcelona). El conseller de Interior, Joaquim Forn, ha asegurado este jueves que la policía belga se limitó a pedir "de forma absolutamente informal" a los Mossos información sobre el imán de Ripoll, sin alertarles del mismo.

En rueda de prensa en Cambrils (Tarragona), una de las localidades golpeadas por los atentados terroristas de la semana pasada en Cataluña, Forn ha negado que los Mossos hayan cometido un "fallo" en su contacto informal con la policía de Vilvoorde (Bélgica), ya que en ningún momento les ha constado que el imán fuera una persona "investigada" o "peligrosa". "No es un fallo, principalmente porque se nos pide información. Damos la que tenemos y en ningún momento nos consta que (el imán) estuviese investigado y que sea peligroso. Si se nos hubieran informado de ello, se habría actuado de otra manera", ha alegado el conseller. El conseller se ha mostrado muy molesto por el hecho de que, en un momento en el que Daesh ha amenazado por vídeo a España tras los atentados de la semana pasada en Barcelona y Cambrils, la "preocupación" de algunos medios sea ahora, a su juicio, "ensuciar" y "desacreditar" la labor de los Mossos.
 

Etiquetas: 
terrorismo
Barcelona
Cambrils
marruecos
España