Paco Soto

Pie de foto: Una de las zonas modernas de la ciudad de Marraquech.

Marraquech, con más de millón y medio habitantes, es una de las ciudades más importantes de Marruecos. Situada al sur del país, al pie de la cordillera del Atlas, es un gran polo de atracción turística y un ejemplo de modernidad económica. Muchos extranjeros adinerados se han instalado en la ciudad ocre marroquí tras comprar casas viejas en la medina y rehabilitarlas. Con sus luces y sus sombras, Marraquech demuestra el pujante crecimiento económico que vive Marruecos, o al menos sus regiones más dinámicas y donde poderes públicos y empresas privadas han invertido más dinero.

Además de gran centro turístico mundial, la majestuosa ciudad del Atlas marroquí es un lugar interesante para congresos y seminarios económicos relevantes. En muchos aspectos, Marraquech rompe con tópicos que generan pesadas y repetitivas imágenes del burrito y el niño descalzo en un Marruecos anclado en la Edad Media. La realidad es más compleja en Marruecos y en todas partes.

Ahora bien, el desarrollo de Marraquech tiene su cara sombría. La modernidad económica y la especulación inmobiliaria conviven sin problema en la ciudad ocre. Salvando las distancias y enormes diferencias, Marraquech vive bastantes problemas parecidos a la especulación inmobiliaria española de la etapa ‘desarrollista’, que abarca el periodo que va de 1959 a la muerte del dictador, en 1975, cuando los sectores tecnócratas del franquismo decidieron romper con la política económica heredada del neofalangismo estatalista, y apostaron por insertar a España en el club del capitalismo avanzado con todas sus consecuencias sociales y políticas. En la ciudad ocre, ha aumentado notablemente el precio de los terrenos para edificar, según la institución pública ANCFCC y la entidad privada Bank Al-Maghrib.

Pie de foto: La entrañable Plaza de Yamaa el Fna de Marraquech.

Aumento espectacular

El estudio se centra en el Precio de los Activos Inmobiliarios (PAI) en el cuarto trimestre de 2017. Mientras el precio de las casas individuales ha disminuido 7,9% y el de los apartamentos y locales comerciales, 1,7% y 1,6%, respectivamente, el de los terrenos urbanos ha subido 0,4%. El precio del terreno para oficina ha registrado un alza de 4,1%.  En el ámbito de las transacciones, el auge ha sido de 22, 9%.

Este aumento, según los expertos, indica esencialmente las ventas de terrenos: más de 258%. Espectacular. Los economistas y urbanistas críticos piensan que el aumento de los precios de los terrenos en un país donde el control del Estado deja bastante que desear, es un reflejo del proceso de especulación inmobiliaria en marcha en la gran ciudad del Atlas. En este contexto, las ventas de casas individuales (22,7%) ha sido importante, mientras las transacciones de locales comerciales y oficinas, proceso más ligado a la economía productiva, ha disminuido (31,9% y 76,5%, respectivamente).

¿Qué tipo de economía en la construcción?

En todo el año 2017, el aumento de activos inmobiliarios fue de 0,9%. Los expertos críticos ponen el acento en el tipo de economía que quiere impulsar Marruecos en el sector inmobiliario: “¿Una economía básicamente especulativa y rentista o una economía productiva y competitiva, realmente moderna, donde los locales comerciales y las oficinas tengan mayor relieve que los apartamentos y las casas individuales?”, pregunta el economista Mohamed El Jadida. “Los dos sectores son importantes, y no tienen que estar enfrentados, pero a la larga, la especulación inmobiliaria acaba dañando la economía real e incluso se convierte en un freno al crecimiento. Los errores de España, parcialmente subsanados, y de otros países nos tienen que servir de ejemplo”, opina El Jadida. No lo ven así en Bank Al-Maghrib, donde los expertos piensan que el crecimiento de las ventas de terrenos demuestra que Marruecos ha escogido una vía sólida de crecimiento, donde grandes empresas extranjeras, como las españolas pueden desempeñar un papel importante.