Paco Soto

Pie de foto: El presidente dictador de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema.

Guinea Ecuatorial, antigua colonia española en África, ha sido escenario de un intento de golpe de Estado para acabar con el presidente dictador Teodoro Obiang Nguema. Lo han confirmado oficialmente las autoridades del país, que en los últimos años ha crecido espectacularmente gracias al petróleo, aunque buena parte de la población siga viviendo en la pobreza. Según la versión oficial, estallaron hace unos días –las fechas son confusas todavía- graves enfrentamientos armados entre fuerzas de seguridad del país y grupos de “mercenarios” cerca de la frontera de la excolonia de España con Camerún y Gabón.

De momento, todo es muy confuso y quedan muchos elementos por desvelar. Las fuerzas de seguridad de Guinea Ecuatorial mataron miércoles de esta semana un “mercenario” en un bosque muy cerca de la frontera con Camerún y Gabón, en los alrededores de la ciudad de Ebibeyin, indicó la televisión en manos del Estado. Unas horas antes, el ministro de la Seguridad Nacional, Nicolás Obama Nchama, había anunciado, en declaraciones a la emisora de radio estatal, que la intentona golpista llevada a cabo por “mercenarios” había sido “derrotada”.

Según el ministro, los “mercenarios” venían de países africanos como Chad, Sudán y República Centroafricana y estaban al servicio del sector más radical de la oposición a Obiang y de “ciertas potencias”. El objetivo, según el alto cargo ministerial, era “atacar el jefe del Estado que se encontraba en el palacio presidencial de Koete Mongomo, para pasar las fiestas de fin de año. Oficialmente, ocurrió el 24 de diciembre.

Confusa intentona

El propio Obiang confirmó esta confusa y extraña intentona golpista para derrocarlo el día 30 de diciembre, pero no dijo si su vida había estado o no en peligro. “Están organizando una guerra porque dicen [se supone que la oposición radical] que llevo muchos años en el poder”, declaró el presidente. Teodoro Obiang, de 75 años, fue reelegido presidente por un quinto mandato con 93,7% de los sufragios, en abril de 2016. Obiang, militar de profesión, llegó al poder en 1979 tras derrocar al cruel presidente Francisco Macías Nguema, e implantó un sistema político dictatorial pero con algunas formas parlamentarias.

En el mejor de los casos, la oposición más moderada es tolerada; y la más radical, duramente reprimida. Una parte de los líderes opositores viven en España, y Guinea Ecuatorial ha sido denunciada muchas veces por violaciones de derechos humanos y falta de verdaderas libertades por diversas ONGs y organismos internacionales. Obiang es el dirigente africano que más años lleva en el poder en el continente.

Pie de foto: Teodoro Obiang Nguema votando en un proceso electoral.

Varios detenidos

Respecto a la intentona golpista, la Policía de Camerún detuvo la semana pasada a una treintena de hombres armados cerca de la frontera con Guinea Ecuatorial. El embajador de Guinea Ecuatorial en Chad, Enrique Nsue Anguesom, también fue arrestado el pasado 30 de diciembre, según la AFP. En Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, se han incrementado las patrullas policiales y militares en las calles y las zonas fronterizas cerca de la ciudad de Ebibeyin están cerradas.

Gabriel Nse Obiang Obono, presidente del grupo opositor Ciudadanos por la Innovación (CI), rechazó cualquier tipo de implicación en el golpe, y dejó a entender que lo ocurrido no es más que una maniobra, “un montaje” de Obiang para mantenerse y consolidar su poder y reprimir a los disidentes. CI es el principal partido opositor, pero solo tiene un diputado sobre 100 escaños en el Parlamento. Decenas de sus militantes han sido detenidos en Malabo y Bata, capital económica del país.

Comerciantes chadianos

El jueves de esta semana, las autoridades volvieron a confirmar la existencia de un intento de golpe de Estado para “atacar” al jefe del Estado, y el ministro de la Seguridad Nacional reiteró que los “mercenarios eran chadianos, sudaneses y centroafricanos”. El ministro agradeció la colaboración de los servicios de seguridad de Camerún en las labores de desmantelamiento del golpe de Estado.

Según informaciones periodísticas, unos sesenta comerciantes chadianos fueron arrestados e interrogados por la Policía estos días en Guinea Ecuatorial, según informó Paul Nahari Nguaryanan, embajador de Chad en Malabo. Una parte de estos comerciantes ya han sido puestos en libertad. El “cerebro” del golpe sería un tal Mahamat Kodo Bani, un chadiano arrestado a finales de diciembre en Camerún. 

Etiquetas: 
Guinea Ecuatorial
Teodoro Obiang Nguema