Paco Soto

Pie de foto: Moussa Touati, presidente del Frente Nacional Argelino (FNA)

Las elecciones legislativas que se celebraron el pasado 4 de mayo en Argelia dieron mayoría absoluta a dos fuerzas parlamentarias que concurrieron unidas a dicha cita: el expartido único Frente de Liberación Nacional (FLN), que controla el país desde 1962, y el Reagrupamiento Nacional Democrático (RND). Según los datos oficiales, los dos partidos ganaron los comicios, como habían adelantado los sondeos preelectorales. Pero como ocurre muy a menudo en Argelia en el terreno político y social, el panorama se ha complicado, porque varias fuerzas de oposición denuncian la existencia de prácticas fraudulentas en las generales. Argelia es de por sí un país complejo políticamente. Quizá sea el único país en el mundo donde un jefe de Estado, en esta caso el presidente Abdelaziz Bouteflika, está gravemente enfermo desde hace años y no controla la presidencia de la nación magrebí.

Falta de transparencia

Según diversos medios, Bouteflika sobrevive gracias al control médico permanente al que se somete, tanto en Argelia como en el extranjero. El poder real en Argelia no está en manos del presidente de la República sino de una oligarquía política, militar y económica que controla las principales riquezas del país. En este contexto, las elecciones parecen un puro trámite que no altera la esencia del poder real. “Y las últimas elecciones legislativas han demostrado que la transparencia no es lo que caracteriza al sistema electoral en nuestro país”, recalca para Atalayar el politólogo argelino Ali Boukhlef. Tanto es así que dirigentes de varios partidos políticos observan una huelga de hambre ilimitada para protestar contra “los chanchullos y prácticas fraudulentas que han salpicado las elecciones”, explica Boukhlef. Es el caso del presidente del Frente Nacional Argelino (FNA), Moussa Touati, a juicio de quien la huelga de hambre es el último recurso que le queda para denunciar el “fraude masivo” en los comicios generales. “Denuncio el fraude vergonzoso constatado en todo el país en favor del FLN y el RND, los partidos del régimen”, manifestó Touati a la web TSA (Todo sobre Argelia).

“Tráfico electoral”

En la misma línea, el presidente del FNA acusó a la Alta Instancia Independiente de Vigilancia de las Elecciones (HIISE) de “complicidad” en “el tráfico electoral”. Otro dirigente político crítico es el secretario general del Frente Nacional para la Justicia Social (FNJS), Khaled Bounedjima, que lleva varios días en huelga de hambre para llamar la atención sobre el “fraude masivo” cometido durante las legislativas. El líder de FNJS lamentó “la corrupción que corroe los engranajes del poder” en Argelia. En las elecciones generales, el FLN y el RND fueron victoriosos en un proceso caracterizado por la indiferencia de la población y una abstención de 65%. Algunas fuerzas opositoras barajan la cifra de 82% de abstención El FLN y el RND lograron 264 diputados en la nueva Asamblea Popular Nacional (APN, Parlamento). Estos resultados van a permitir a ambas fuerzas gobernar con mayoría absoluta. Así las cosas, el presidente del partido Ahd 54, Ali Fawzi Rebaine, anunció que su formación no piensa plantear un recurso ante el Consejo Constitucional sobre los resultados de las legislativas del 4 de mayo. Ahora bien, Rebaine no ocultó su “pesimismo” sobre la capacidad de la nueva APN para hacer frente a los graves problemas sociales que sufre el país como “la corrupción y el desempleo”. El jefe de Ahd 54 se mostró favorable a incrementar las prerrogativas de la APN y fomentar un nuevo sistema económico que no se base únicamente en la producción y exportación de hidrocarburos.

Pie de foto: Recuento de papeletas tras las elecciones generales argelinas del 4 de mayo.

Críticas internas en el FLN

Sobre la situación política argelina, cabe destacar que las cosas no van bien en el seno del FLN, aunque este partido sea el mayoritario y controle las principales instituciones. El secretario general del antiguo partido único, Djamel Ould Abbes, no es aceptado por todos los dirigentes y militantes del FLN. Varios miembros del comité central del FLN reclaman nada más y nada menos que Djamel Ould Abbes abandone las riendas de la secretaría general. Entre los dirigentes que hacen esta petición se encuentran Mustafá Mazouzi, candidato al puesto de secretario general en 2013; el diputado Boulgane Brahim; Djihad Berrached; y Bachir Chara, exvicepresidente de la APN. Los críticos lamentan que el FLN haya perdido un tercio de sus diputados y “una mayoría confortable”, y acusan al actual secretario general de ser el principal responsable de la situación, sobre todo en el apartado de la elaboración de las listas electorales. A las posturas críticas dentro del comité central del FLN se añaden las voces díscolas de otros dirigentes como Abdelaziz Ziari y Abdelkrim Abada.

Etiquetas: 
Argelia
elecciones
denuncias
fraude