Moda

La competencia entre las distintas marcas de lujo es cada vez mayor, sobretodo en el sector de los complementos de fiesta, bolsos y zapatos. Para generar más ventas las marcas intentan posicionar sus logos y aumentar sus ventas sobre las demás, muchas veces a costa del diseño y la comodidad de ciertos artículos.

No seamos ingenuos también el consumidor busca destacar sobre los demás al portar con orgullo y soberbia (en ocasiones) el logo de las maras más prestigiosas del mundo. ¡Mírame, tengo dinero! Es lo que claman algunos a los cuatro vientos. ¡Mírame, sigo la moda! Otro clásico. Por supuesto los productos de alta gama ofrecen la calidad y comodidad que se les exige pero no más, cierto es que tampoco es siempre agradecida por los clientes.

Poner todos tus esfuerzos en destacar simplemente por la imagen es algo de lo que muchas marcas son esclavas y eso les hace desatender lo que más valor le da a una marca: la calidad que el usuario percibe por el servicio prestado.

¿Hay marcas que ponen todos sus esfuerzos en satisfacer al usuario y en ofrecer la máxima comodidad posible? Sí. Aquí es donde entra en escena el concepto de “lujo silencioso”, el concepto que distingue a los ricos de los nuevos ricos, el concepto que distingue a los que quieren fardar de los que buscan comodidad. ¿Pero qué es exactamente el lujo silencioso? Es lo que marcas como Malababa tienen por filosofía, ofrecer al usuario artículos de lujo, de máxima comodidad y funcionalidad pero sin llamar la atención por la marca. Por lo que verdaderamente llama la atención los bolsos, zapatos y complementos de una firma como Malababa es por su exclusivo diseño, sus excelentes materiales y por su potente magnetismo.

Los productos estrella de Malababa son los bolsos y zapatos de cuero de gran calidad. Un cuero único ya que ellos no eliminan las imperfecciones que la piel del animal pueda tener por lo tanto convierten cada uno de sus artículos en algo exclusivo y único. No hay dos iguales en el mercado. Por otro lado, todos sus productos son ecológicos ya que utilizan el cuero de animales destinados al consumo alimenticio. Valores, ética y respeto son tres de los pilares de esta marca, pero por supuesto también el diseño, la comodidad y la funcionalidad de sus productos. Lo dicho, el lujo silencioso está entre nosotros pero no lo vemos, no se esfuerza por llamar nuestra atención, sino que sutilmente nos atrapa la mirada y el deseo a través de su calidad y su magnetismo.