Estos dos personajes de la actualidad tienen algo en común: quieren cambiarlo todo y viven en un sueño irreal. Eso se llama infantilismo revolucionario. No les gusta el mundo en el que viven. No hay nada más que ver su sonrisa boba cuando, uno aprieta el botón de los misiles, y el otro firma decretos.