El pasado 15 de diciembre, la Corte Penal Internacional (CPI) sentenció que el exlíder militar congoleño Thomas Lubanga debe compensar a sus víctimas con 8.4 millones de euros.