Las ciudades se enfrentan a múltiples retos y se convierten en espejo amplificador de las dificultades con las que se encuentran los países. Y Barcelona está reflejando la situación de incertidumbre política que, de prolongarse, puede afectar a su proyección internacional.