Que el Islam sea considerada como una religión normal, una religión más entre otras opciones que libremente pueden elegir los ciudadanos españoles es algo lógico si nos atenemos al marco Constitucional, donde queda clara la igualdad de todos, sin distinción por sexo, raza o religión.