A lo largo de los siglos los diferentes imperios que se han venido sucediendo y consolidando en el mundo han sido fruto o consecuencia de grandes conquistas militares mediante la invasión o el descubrimiento de viejos o nuevos territorios respectivamente y su posterior ocupación bajo manu militari de dichos territorios para lo que siempre se ha precisado de importantes fuerzas militares de diverso pelaje.