El Ejecutivo liderado por Aziz Akhannouch apuesta por involucrar a los sindicatos en la planificación de mejoras para los trabajadores marroquíes

El Gobierno de Marruecos centra los esfuerzos en mejorar el poder adquisitivo de los ciudadanos

Aziz Akhannouch - PHOTO/FILE
PHOTO/FILE - Aziz Akhannouch

Con motivo de la celebración mundial del día del trabajador, el 1 de mayo, el Gobierno de Marruecos ha resaltado su decidida apuesta por seguir luchando en favor de una mejor situación de los trabajadores marroquíes.

El Gobierno dirigido por Aziz Akhannouch mostró su plena disposición a involucrar a los sindicatos en la planificación de mejores condiciones laborales en el país norteafricano, como destacó Younes Sekkouri, ministro marroquí de Inclusión Económica, Pequeñas Empresas, Empleo y Competencia.

En este sentido, Younes Sekkouri explicó en Rabat la decisión gubernamental de crear un comité de vigilancia social compuesto por representantes del Ejecutivo y agentes sociales de cara a exponer una visión integrada respecto a la mejora de las condiciones de los trabajadores y la protección del poder adquisitivo de los ciudadanos, todo ello en relación con la preparación de la Ley de Finanzas de 2024.

ministro-marruecos-younes-sekkouri

“El acuerdo sobre la formación de este comité refleja la convicción del Gobierno y de los agentes sociales de proseguir la acción a fin de encontrar soluciones innovadoras a todos los expedientes sociales que están sobre la mesa del diálogo”, indicó Sekkouri en declaraciones efectuadas con motivo de la celebración del día del trabajador, como informó la agencia de noticias marroquí MAP.

En cuanto a la formación del comité de vigilancia social integrado por representantes gubernamentales e interlocutores sociales, el Ejecutivo busca la cooperación con los agentes sociales para establecer una línea de acción conjunta encaminada a mejorar las condiciones de los ciudadanos marroquíes, con el objetivo de mantener o aumentar su poder adquisitivo. 

El ministro marroquí subrayó que el Ejecutivo busca proteger al consumidor y combatir la desviación al alza de los precios, provocada por circunstancias internas y externas, que pueden afectar y mucho a los trabajadores nacionales. En esta línea, diversos ministerios del país trabajaron conjuntamente para vigilar la evolución de los precios supervisando la actividad mercantil en diversas regiones del reino marroquí. 

economía-puestos-trabajo-marruecos-renault.

El Gobierno dirigido por Aziz Akhannouch sigue mostrando su interés por aliviar la situación de los ciudadanos marroquíes ante los actuales problemas que se atraviesan, sobre todo la preocupante falta de agua por la sequía que se padece o la fuerte inflación que no solo afecta a Marruecos, sino que golpea mundialmente debido a la crisis global existente desatada por problemas geoestratégicos como la invasión rusa de Ucrania. Younes Sekkouri indicó que el Gobierno sigue velando por proteger y mejorar el poder adquisitivo de los marroquíes ante la complicada situación que se atraviesa en la actualidad por estos problemas acuciantes.

De esta forma, como una de las iniciativas implementadas, el Ejecutivo ha inyectado 5.000 millones de dírhams en la Oficina Nacional de Electricidad y Agua Potable para mantener el precio de la electricidad en Marruecos en sus niveles actuales, mientras que su precio se ha multiplicado de tres a diez veces en varios países, incluidas naciones del entorno de Marruecos. 

El ministro señaló que el presupuesto del Estado soporta alrededor de 75 dírhams de cada 100 dírhams y 125 dírhams de cada 200 dírhams pagados por el ciudadano en la factura del agua y la electricidad, señalando que estas cantidades podrían destinarse a otras áreas, pero que el Gobierno lucha por mantener y mejorar todo lo posible el poder adquisitivo de los ciudadanos a pesar de las dificultades.

parlamento-marruecos-economia

Sekkouri señaló además que el Gobierno ha subvencionado el gas butano con más de 22.000 millones de dírhams, y que el Estado contribuye con más de 90 dírhams en cada bombona de gas butano adquirida por el ciudadano, además del apoyo prestado por el Gobierno para mantener los precios de algunos productos básicos (4.800 millones de dírhams para el azúcar, y 10.500 millones de dírhams para el trigo).

La semana pasada, el Gobierno marroquí celebró una ronda de diálogo social con sindicatos y empresarios y se acordó retomar las conversaciones el próximo mes de septiembre, para acordar planes de acción en favor de la clase trabajadora. 

La última ronda de conversaciones se centró en los mecanismos para mejorar el poder adquisitivo de los ciudadanos y responder a las aspiraciones de la clase trabajadora, durante la cual el Gobierno enfatizó la importancia de aprobar una serie de leyes, incluida la Ley Laboral y la Ley de Huelga (bajo supervisión del Parlamento) de acuerdo con un enfoque participativo. El Gobierno de Aziz Akhannouch busca así trabajar con los agentes sociales para alcanzar soluciones de compromiso ante los desafíos económicos y sociales por los que atraviesa Marruecos.