Crece la división interna de opiniones sobre el futuro del índice hipotecario

El Euríbor espera en máximos una reunión de trámite del BCE

Sede del Banco Central Europeo (BCE) - AFP/DANIEL ROLAND -
photo_camera Sede del Banco Central Europeo (BCE) - AFP/DANIEL ROLAND

El Euríbor se ha movido poco, muy poco, en las cuatro últimas sesiones, en las que ha oscilado en una banda estrechísima en tipo diario entre el 3,66% y el 3,67%. Diferencias mínimas, cuando no insignificantes, pero más que suficientes para llevar, este miércoles, el índice hasta los máximos del año en un mercado que se ha quedado sin referencias antes de la primera reunión del año del Banco Central Europeo (BCE) que se celebra. este jueves y que no está levantando demasiadas expectativas.

Parece que todo el pescado está vendido. Christine Lagarde, la presidenta, y los suyos llevan días mandando el mensaje de que el mercado se ha pasado de velocidad esperando un agresivo recorte de tipos desde la primavera desde el 4,5% actual. La primera ejectiva del BCE dejo congelados a los más optimistas adivirtiendo que es probable que los tipos puedan bajar en verano. La respuesta del Euríbor fue contundente y hace una semana registró la mayor subida del año desde el 3,59% hasta el 3,66% en tasa diaria.

Una forma de reconocimiento de que el mercado se había pasado de frenada en las expectativas de rebaja del precio del dinero. Y desde entonces, la casi congelación a la espera de nuevas pistas que el mercado espera que el BCE dé "con cuentasgotas" tras la reunión de este jueves. Da la impresión de que Lagarde no se va a mover de su mensaje muy conservador de los últimos días. Cualquier otra cosa sería una gran sorpresa.

Banderas de la Unión Europea - PHOTO/FILE
Banderas de la Unión Europea - PHOTO/FILE

Por lo tanto, no se debe esperar nada más que el mantenimiento de los tipos de interés y un mensaje plano del BCE en una reunión que apunta a ser de puro trámite. Mientras, el mercado traslada ya a junio sus expectativas de una primera rebaja de tipos de 25 puntos básicos. 

Algunos analistas apuntan en esa dirección. Es evidente, señalan desde HelpmyCash, "que la banca española ha decidido anticiparse a una posible reducción en el precio del dinero, iniciando el año con significativas rebajas en las hipotecas, mientras que los bancos europeos han reducido la remuneración en sus depósitos". mucho que cotizar por lo tanto, ¿hacia dónde puede ir el Euríbor en este escenario de rebajas de tipos mucho menos agresivos ahora? 

Previsiones de caída 

"Lo que parece claro es que se debe esperar un primer semestre del año mucho más plano en la evolución. Venimos de una gran caída desde niveles cercanos al 4,20% en octubre y ahora toca hacer una digestión que puede ser muy pesada con las nuevas expectativas de tipos de interés. Está claro que los máximos ya son cosas del pasado, pero preveo una evolución a la baja tranquila a la espera de saber si hay que esperar al segundo semestre para ver los tipos bajar con contundencia", señalan en una gran gestora nacional. 

Lo cierto es que las previsiones de una caída del Euríbor hasta el 2,5% que estaban poniendo sobre la mesa los analistas más optimistas cuando empezó el año se empiezan a difuminar. Ahora el consenso se inclina hacia un descenso progresivo hasta el 3% a finales de 2024, como es el caso de Funcas. Una expectativa en línea con la de CaixaBank y un poco más agresivo que la de Bankinter, que ve el Euríbor en el 3,25% cuando acaba el año. 

Pero lo cierto es que hay mucha menos visibilidad que cuando comenzó el año en un escenario difícil que hace muy difíciles los pronósticos a medio y largo plazo. Nadie fue capaz de ver la caída del Euríbor en el tramo final de 2023 y no hay por qué pensar que las previsiones de las casas de análisis se van a cumplir ahora, precisamente cuando el índice hipotecario se ha congelado a la espera de nuevas referencias. 

Por lo tanto, el Euríbor va a tener en vilo a los hipotecados en los próximos meses. De momento, el descenso hasta el 3,6% permite ya que se abaraten las hipotecas que se revisan con periodicidad semestral. Las de revisión anual aún tendrán que esperar para ver una rebaja de la letra mensual hasta la primavera, cuando la comparación comience a resultar beneficiosa para sus intereses. Todo apunta a que habrá que tener paciencia. 

Más en Economía y Empresas