Las autoridades europeas tratan de reafirmar su papel en el conflicto y contrarrestar la influencia turca y rusa

La UE se plantea levantar las sanciones sobre el líder del Parlamento de Tobruk para facilitar las negociaciones de paz en Libia

photo_camera PHOTO/AFP - De izquierda a derecha, el mariscal del Ejército Nacional de Libia, Jalifa Haftar, el presidente del Parlamento de Libia con sede en la ciudad oriental de Tobruk, Aguilah Saleh Issa, el primer ministro del Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia, Fayez Sarraj, y el presidente del Alto Consejo de Estado de Libia, Jaled Mechri, asisten a un Congreso Internacional sobre Libia en el Palacio del Elíseo de París, el 29 de mayo de 2018

La Unión Europea se plantea retirar las sanciones que pesan sobre el líder del Parlamento de Tobruk, Aguila Saleh, para facilitar las negociaciones de paz en Libia, según las declaraciones tres diplomáticos conseguidas por la agencia Reuters en exclusiva. Saleh encabeza una cámara legislativa en la parte oriental del país que reclama la soberanía de Libia frente al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA, por sus siglas en inglés) con capital en Trípoli y reconocido internacionalmente. Tras meses de inacción, las potencias europeas ven la oportunidad de reafirmar su papel en Libia, sumida en la confusión desde la caída de Muammar Gaddafi en 2011, tras un alto el fuego en agosto y para contrarrestar la creciente participación militar turca y rusa en el territorio. 

Bruselas había situado a Aguilah Saleh en su lista negra por su obstrucción a los acuerdos de paz en Libia, pero ahora los diplomáticos han reconocido que su figura está siendo clave para unir a las dos partes del conflicto. “Nos dirigimos hacia la exclusión de Saleh de la lista. Está teniendo conversaciones con todos los actores implicados y su mediación es vital”, ha asegurado un diplomático de la UE en declaraciones a la agencia Reuters. Sobre Saleh pesan restricciones de viaje y la congelación de sus activos bancarios. Nouri Abusahmain, presidente del Congreso Nacional General de Libia en Trípoli, y Jalifa al-Ghwell, primer ministro del Gobierno de Trípoli, también están sancionados por las autoridades europeas, aunque se está trabajando para eliminarlas.  

Aguilah Saleh

Desde finales de agosto hay declarado un alto al fuego por parte del Gobierno de Acuerdo Nacional y el Ejército Nacional de Libio (LNA, por sus siglas en inglés), capitaneado por el mariscal Jalifa Haftar y que defiende la legitimidad del Parlamento de Tobruk, y que ha levantado el bloqueo sobre las instalaciones petroleras como parte de la tregua. Saleh ha pedido el cese de las hostilidades para llegar a nuevos acuerdos. La resolución del conflicto libio es de gran interés para la Unión Europea por la cercanía del país norteafricano a las fronteras europeas y también por el suministro de energía cercano que puedo proporcionar la nación. Josep Borrell, jefe de política exterior de la UE, quiere mostrar la posición firme de la UE en este escenario y se ha reunido en las últimas semanas con Fayez Sarraj, el líder del GNA. “Ahora hay una oportunidad para que la UE se mueva. Borrell está presionando a los estados de la UE para que se den cuenta de lo cerca que está y lo importante que es Libia”, ha asegurado un diplomático europeo en declaraciones a Reuters.

La Unión Europea también ha acordado añadir sanciones a dos personas y tres empresas libias, incluidas las vinculadas al sector marítimo y aéreo, como parte de los esfuerzos para hacer cumplir el embargo de armas decretado por Naciones Unidas al país norteafricano. El acuerdo final podría llegar a finales de este mes, aunque los Gobiernos de la UE están aún empantanados en las negociaciones con Turquía por la disputa por los recursos energéticos del Mediterráneo oriental. Para que las sanciones sean eliminadas es necesario que los 27 Estados que forman parte de la Unión Europea se pongan de acuerdo, por lo que el proceso podría alagarse más allá de finales de mes. 

Más en Política
PHOTO/AFP/FETHI BELAID - Preparativos en el centro de prensa del Palacio de Congresos para la cumbre de jefes de Estado de la Liga Árabe, en Argel, el 30 de octubre de 2022
En un número anterior, informábamos del nombramiento de Mohamed Laagab, amigo del presidente Tebboune, para el puesto de ministro de Comunicación, un hombre que se ha propuesto movilizar a los medios de comunicación nacionales en apoyo de un hipotético segundo mandato presidencial de Abdelmadjid Tebboune

La incomunicación del Gobierno argelino