La UE proporciona a África más recursos contra el ébola

Por Lorenzo Medina
Foto: Una enferma de ébola es atendida por dos trabajadores sanitarios en Liberia.
 
La Unión Europea (UE)  tardó tiempo en reaccionar y darse cuenta que la epidemia de ébola que azota a varios países de África Occidental no es un problema de ese continente sino de la comunidad internacional, y también de Europa. Lo habían dicho la Organización Mundial de la Salud (OMS), ONGs, gobiernos, misioneros  y trabajadores sanitarios en países golpeados por el ébola como Sierra Leona, Guinea Conakry y Liberia. Finalmente Bruselas se ha puesto las pilas. La Comisión Europea decidió este semana elevar su ayuda para la lucha contra la epidemia de ébola en 29 millones de euros del presupuesto de la UE  después de que funcionarios comunitarios regresaran de una visita a África. Una parte de esa financiación se destinará al transporte de suministros y equipo vital para los países afectados, a la evacuación de trabajadores humanitarios internacionales contagiados hacia hospitales en Europa y a la capacitación y despliegue de personal sanitario en el área.  Otra parte se utilizará para ayudar a los habitantes  de países afectados a prepararse ante el riesgo de un brote de ébola en su territorio a través de la detección oportuna y de medidas de información pública. El nuevo paquete de ayuda fue anunciado por Christos Stylianides, Coordinador para el Ébola y Comisionado de Ayuda Humanitaria y Respuesta a Crisis de la UE, a su regreso de Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry, junto al comisario de Sanidad, Vytenis Andriukaitis. En esos países recabó información de primera mano sobre los retos y analizó los pasos a seguir en la respuesta de la UE.
 
Llamamiento a la solidaridad
La epidemia de ébola se ha cobrado ya más de 5.000 vidas en África y los países afectados  necesitan con urgencia profesionales de la salud para combatirla. Por eso mismo, la Comisión Europea pidió la colaboración de “médicos, especialmente epidemiólogos, pero también antropólogos, enfermeras y miles de especialistas en servicios paramédicos y voluntarios” para combatir el brote, según dijo Vytenis Andriukaitis. Tras las críticas que recibieron muchos países de la UE por el escaso compromiso mostrado para combatir una enfermedad que produjo el primer contagio en Europa con la auxiliar de enfermería española Teresa Romero, los gobernantes comunitarios han agilizado en las últimas semanas las donaciones, hasta superar los 1.000 millones de euros que se marcaron como objetivo a finales de octubre. Christos Stylianides reconoció que estaba conmocionado tras su visita a los países africanos golpeados por el ébola, que ya no mantienen contacto aéreo con Europa, salvo con París y Bruselas. “La recuperación de estos países es una cuestión de largo plazo. Ninguno de ellos puede afrontar la enfermedad en solitario”, dejó claro Stylianides. Ahora queda por ver si Europa ha entendido el mensaje o volverá a relajarse ante un drama humanitario como el ébola.