ACNUR pide apoyo urgente contra el hambre en los campos de refugiados sirios

 -  

Redacción Atalayar

 

•    El Programa Mundial de Alimentos (PMA) suspende la asistencia alimentaria para más de 1,7 millones de refugiados sirios debido a la falta de fondos
•    el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres, hace un llamamiento de urgencia a la comunidad internacional para que apoye al PMA y a los refugiados
•    El PMA necesita 64 millones de dólares para alimentos


La Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, pide el apoyo urgente de la comunidad internacional ante el anuncio del Programa Mundial de Alimentos, de suspender la asistencia alimentaria para más de 1,7 millones de refugiados sirios como consecuencia de la falta de financiación. "Esto no podía suceder en peor momento", ha explicado el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres. "El invierno ya es de por sí un período extremadamente difícil para los refugiados sirios, pero la suspensión de la asistencia alimentaria en esta crítica coyuntura va a ser devastadora. Va a afectar a las decenas de miles de las familias de refugiados más vulnerables, que dependen casi exclusivamente de la ayuda internacional. Hago un llamamiento urgente a la comunidad internacional para que apoye al PMA ahora: no dejen que los refugiados pasen hambre", ha instado Guterres.

El PMA necesita 64 millones de dólares para alimentar a los refugiados
La Directora Ejecutiva del PMA, Ertharin Cousin, explicaba hace un par de días en Roma que las operaciones de la emergencia en Siria tienen una necesidad urgente de financiación, incluyendo los 64 millones de dólares necesarios para ofrecer en el mes de diciembre asistencia alimentaria a las personas refugiadas en países vecinos a este estado devastado por la guerra. Desde que estallara conflicto sirio en 2011, el PMA ha satisfecho las necesidades de alimentos de hasta 1,8 millones de refugiados en el Líbano, Jordania, Turquía, Irak y Egipto. Si se reciben nuevas contribuciones, el PMA ha indicado que podría reanudar de inmediato la asistencia a los refugiados sirios a través de un sistema de cupones electrónicos que les permite comprar alimentos en las tiendas locales.

Los refugiados sirios en grave peligro ante la llegada del invierno
La suspensión de la ayuda alimentaria podría ser particularmente devastadora en el Líbano, donde más de 1,1 millones de refugiados sirios - un cuarto de la población total del país – se encuentran dispersos en unas 1.700 comunidades y asentamientos urbanos improvisados (parques, garajes, edificios en construcción…), pues no hay campamentos oficiales en el país. ACNUR actualmente está llevando a cabo en el Líbano una operación de preparación frente al invierno por valor de 56 millones de dólares, con la que tiene previsto ayudar a unas 132.000 familias refugiadas (660.000 personas) para que puedan afrontar la estación fría. Este programa incluye la distribución de paquetes para la impermeabilización de refugios, estufas, mantas y cupones de dinero para la compra de combustible y otros artículos que las familias necesitan para mantenerse resguardadas durante el invierno. En toda la región, ACNUR ha invertido 102 millones de dólares para ayudar a los refugiados sirios a hacer frente al invierno. "La asistencia alimentaria del PMA es obviamente fundamental para el esfuerzo humanitario global en favor de los refugiados sirios", ha añadido António Guterres.

Imagen eliminada.
 

¡Ayuda a los refugiados sirios!

El aumento de las emergencias y de los conflictos en el mundo ha provocado la reducción de la financiación para las operaciones humanitarias, haciendo que los refugiados, de por sí muy vulnerables, se encuentren en situación de inseguridad alimentaria grave. Ante esta situación ACNUR y el PMA lanzan un llamamiento conjunto de urgencia solicitando ayuda inmediata. Para colaborar con ACNUR en esta emergencia puede hacerse a través de la web: www.ayudairakysiria.org o a través del 902 218 218.


800.000 refugiados africanos padecen inseguridad alimentaria
Los refugiados africanos están siendo afectados también por las reducciones de comida en los campos. 2,4 millones de refugiados alojados en 200 asentamientos en 22 países africanos dependen de ayuda alimentaria. Durante los dos últimos años un tercio de estos refugiados ha visto reducidas sus raciones de alimentos entre un 5 y un 60%. 450.000 refugiados en campos y asentamientos de la República Centroafricana, Chad y Sudán del Sur han visto sus raciones diarias de alimentos reducidas en al menos 50%, en el caso concreto de Chad la reducción es de hasta el 60%. Otros 338.000 refugiados en Liberia, Burkina Faso, Mozambique, Ghana, Mauritania y Uganda han visto sus raciones reducidas entre un 5 y un 43%. Además, desde 2013 se han producido una serie de reducciones en las raciones con carácter temporal en campos de refugiados de varios países como Uganda, Kenia, Etiopía, la República del Congo, la República Democrática del Congo o Camerún. Elisabeth Byrs, portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA), advertía hace unos días que los refugiados que provienen principalmente de Somalia y Sudán del Sur y viven en los campamentos de Dadaab y Kakuma en Kenia verán reducidas sus raciones diarias de comida también durante este mes de diciembre, debido al descenso de los fondos. La alimentación en los campos de refugiados africanos ocupa el primer puesto en la lista de necesidades que tienen las personas que llegan a los mismos, y sigue siendo una prioridad durante los años que permanecen en ellos. Por ello, este año el Comité español de ACNUR lanza una campaña para captar fondos para esta emergencia bajo el lema: “Con tu ayuda, el hambre tiene los días contados”.

Colabora en la lucha contra el hambre en los campos de refugiados de África entrando en www.hambreafrica.org o llamando al 91 369 70 56.