Arabia Saudí y Emiratos ofrecen tres mil millones de dólares en ayuda a Sudán

 -  

Riad/Jartum/EFE/SPA

La oposición sudanesa anunció hoy que suspende las negociaciones con la junta militar cuyo jefe afirmó que podrían entregar el poder mañana mismo.

Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos anunciaron hoy un paquete de ayuda de tres mil millones de dólares para apoyar la economía de Sudán, después de que el Ejército derrocara al presidente Omar al Bashir el 11 de abril tras casi cuatro meses de protestas que estallaron por la carestía y la inflación. Mientras tanto, La oposición sudanesa anunció hoy que suspende las negociaciones con la junta militar cuyo jefe afirmó que podrían entregar el poder mañana mismo.

La agencia de noticias estatal saudí, SPA, informó que parte de esa ayuda, 500 millones de dólares, será depositada en el Banco Central de Sudán "para fortalecer su posición financiera y aliviar las presiones sobre la libra sudanesa, con el fin de lograr una mayor estabilidad del tipo de cambio". Los otros 2.500 millones se destinarán a "cubrir las necesidades urgentes de los hermanos sudaneses de alimentos, medicamentos y derivados del petróleo", agregó la agencia.Asimismo, señaló que los dos países árabes "sienten su deber hacia el pueblo hermano sudanés, en el marco de la cooperación constructiva y el apoyo a la República hermana de Sudán".

Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos se sitúan en la órbita contraria a Al Bashir, que era más cercano a Turquía y Catar, países enemigos de esas dos monarquías árabes del golfo Pérsico. Turquía había aumentado sus relaciones políticas y comerciales con Jartum desde la visita, en diciembre de 2017, del presidente Recep Tayyip Erdogan, el primer jefe de Estado turco que acudió a Sudán desde la independencia del país africano en 1956.  

Al Bashir era de una tendencia islamista similar a la de los gobernantes de Turquía y Catar, y recientemente había visitado en Damasco al presidente sirio, Bachar al Asad, otro enemigo declarado de Riad y del eje suní integrado por los aliados del reino, entre ellos Egipto y Jordania. La junta militar que ahora gobierna Sudán ha anunciado que revisará las relaciones exteriores porque eran poco "claras" bajo el mandato del mandatario depuesto. 

La oposición sudanesa suspende las negociaciones con la junta militar

La oposición sudanesa anunció hoy que suspende las negociaciones con la junta militar que dirige el país desde que derrocó al presidente Omar al Bashir el pasado 11 de abril y aseguró que entrará en una confrontación directa con los militares por sus contactos con figuras cercanas al exmandatario.

El portavoz de la Asociación de Profesionales Sudaneses, que reúne a sindicatos opositores y que ha liderado el movimiento de protesta contra Al Bashir, dijo en un rueda de prensa en Jartum que los grupos y partidos de la oposición han decidido suspender las negociaciones y "entrar en una confrontación con la junta militar y continuar la sentada (frente al cuartel general del Ejército) y las protestas".

Mohamad al Amin dijo que la coalición de grupos y partidos opositores Fuerzas de la Libertad y el Cambio "va a anunciar en los próximos días los nombres de un Consejo Presidencial y un Gobierno civil transitorio", sin esperar la respuesta de los militares, que están estudiando las propuestas de las fuerzas políticas sobre la etapa transitoria. La decisión llega después de que el Consejo Militar Transitorio informara anoche a la oposición de que está estudiando sus ideas, junto a otras cien propuestas que han presentado otras fuerzas políticas, entre las que se encontrarían grupos o figuras vinculadas a Al Bashir. Los militares "quieren reproducir el régimen de Al Bashir, no se lo vamos a permitir", afirmó Al Amin.

Asimismo, aseguró que las fuerzas opositoras van a "imponer por la fuerza de la calle y la fuerza revolucionaria" su propuesta de instituciones para gobernar el país tras la toma del poder por parte de los militares, que han asegurado que lo entregarán a una autoridad civil en un plazo máximo de dos años.

Por su parte, el portavoz de la junta militar, Shamsaldín al Kabashi, dijo hoy que están estudiando las propuestas de todas las fuerzas, que "hay muchos puntos comunes entre las partes" y que esperan "superar los puntos de desacuerdo". Asimismo, señaló que no se va a excluir ninguna fuerza política del actual proceso de diálogo porque eso "era una característica del anterior régimen". 

La oposición y la junta militar dieron comienzo a las conversaciones la semana pasada y los generales invitaron posteriormente a todas las fuerzas políticas del país a sumarse a ellas, aunque dijeron que el anterior partido gobernante no había sido invitado. 

La junta militar sudanesa asegura que podría entregar el poder "mañana" mismo

El jefe de la junta militar de Sudán, Abdelfatah al Burhan, ha asegurado que, si las fuerzas políticas del país alcanzan un acuerdo sobre un Gobierno civil, los militares podrían entregarle el poder "mañana", aunque ha reiterado que el periodo transitorio establecido es de dos años.

"La opción adecuada son dos años, basándose en las experiencias anteriores, pero si las fuerzas políticas se reúnen y se ponen de acuerdo, y presentan una propuesta para un Gobierno de consenso, mañana podemos entregarle el poder", dijo Al Burhan en una entrevista con la televisión estatal sudanesa.

Asimismo, remachó que "el periodo transitorio es de, máximo, dos años", tal y como viene prometiendo la junta desde que tomó el poder el pasado 11 de abril tras apartar del mando al presidente Omar al Bashir.

Al Burhan consideró en su primera entrevista con un medio de comunicación que "es mejor que el Gobierno transitorio sea tecnócrata", pero agregó que esta cuestión todavía se está discutiendo con las fuerzas políticas, que han mantenido varias reuniones con el denominado Consejo Militar Transitorio.

Por otro lado, el general mostró el interés de la junta militar en mantener buenas relaciones con los países africanos y árabes de la región, incluso aquellos que han rechazado el derrocamiento de Al Bashir a manos del Ejército tras casi cuatro meses de protestas en las calles. "Nos hemos reunido con varios representantes diplomáticos y ellos comparten la misma visión sobre el traslado del poder a un Gobierno democrático elegido, y están seguros de que estamos trabajando con este objetivo", declaró Al Burhan.

Destacó que no existe "ninguna disputa" con otros países y que la junta ha acordado con ellos la "aceleración del traslado del poder a una autoridad civil". "Hemos recibido llamadas, mensajes y delegaciones de países vecinos e importantes de todo el mundo: Arabia Saudí, Chad, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Catar, Sudán del Sur, Etiopía, Kenia, Turquía, EE.UU., Francia, Rusia, China, Austria y Libia", detalló.

Al Burhan se refirió a la Unión Africana, que en un primer momento calificó de "golpe" lo ocurrido en Sudán, y señaló que el organismo "reaccionó de manera eficaz" y un representante se encuentra actualmente en Jartum para comprobar que "no es un golpe militar sino una revolución popular". "La Unión Africana entiende eso y agradecemos a Egipto (que ocupa la presidencia de turno del organismo) y a otros países vecinos su esfuerzo en este sentido", dijo Al Burhan. 

El jefe de la comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat, concluyó hoy una visita de dos días a Sudán, donde se reunió con la junta militar, la oposición y representantes de la sociedad civil y de la comunidad internacional. En sus encuentros, destacó la necesidad de acordar una "transición de consenso liderada por civiles" que lleve a la celebración de "elecciones libres, limpias y transparentes, que marquen un punto de inflexión en la transformación democrática del país", según un comunicado.