Bahréin acogerá cumbre sobre el conflicto marítimo con Irán

 -  

Raúl Redondo

Pie de foto: El ministro de Asuntos Exteriores de Bahréin, Khalid bin Mohamed al-Khalifa, anunció que su país será anfitrión de una conferencia para abordar las amenazas de Irán a la seguridad marítima en el Golfo.

Bahréin albergará una cumbre mundial sobre seguridad marítima para abordar la amenaza de Irán relativa a la navegación a través del golfo Pérsico, afectada en las últimas fechas por ataques e interceptaciones de buques cargueros que surcaban las aguas de la región. En este sentido, Estados Unidos pretende poner sobre la mesa la conformación de una coalición marítima para disuadir al régimen iraní de llevar a cabo alguna maniobra.

El ministro de Asuntos Exteriores de Bahréin, Khalid bin Ahmed al-Khalifa, anunció la celebración de dicho cónclave junto al representante especial de Estados Unidos para Irán, Brian Hook, con quien coincidió en el Consejo Atlántico de Washington. El ministro de Exteriores bahreiní señaló que la conferencia probablemente tendrá lugar este otoño, sucediendo a la reunión que tuvo lugar en el pasado mes de febrero en Varsovia, Polonia; donde 65 países tomaron parte en la conferencia sobre Irán, incluidos Emiratos Árabes Unidos y otras naciones del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), de Oriente Medio y de Europa. Un CCG que fue uno de los organizadores, junto a la Liga Árabe, de las pasadas cumbres de La Meca, auspiciadas por el rey de Arabia Saudí, Salmán bin Abdulaziz al-Saud, y en las que la comunidad árabe acusó al régimen iraní de “amenazar la seguridad mundial” con sus ofensivas en aguas del golfo Arábigo y sus ataques a instalaciones saudíes de almacenamiento de petróleo y de armas y al aeropuerto de Abha, actuaciones llevadas a cabo en este caso por los rebeldes hutíes que actúan en la guerra de Yemen, patrocinados por sus correligionarios chiíes iraníes, frente a los intereses de los suníes capitaneados por el reino de Arabia Saudí. 

Brian Hook, en declaraciones al medio emiratí The National, señaló que a todos estos países se les solicitará que viajen a Bahréin, aunque las invitaciones “aún no se han enviado”. El propio representante estadounidense para Irán tiene previsto reunirse con los diversos embajadores para fomentar la alianza marítima planteada por EEUU para evitar nuevas posibles ofensivas contra navíos, que se han producido en al menos siete ocasiones, con diversos petroleros afectados en aguas del Golfo desde el mes de mayo. Por su parte, Al-Khalifa coincidió desde Washington en que el objetivo de la reunión en Bahréin es el de acordar cómo atajar el desafío presentado por la nación de los ayatolás. 

Pie de foto: Khalid bin Ahmed al-Khalifa, ministro de Asuntos Exteriores de Bahréin.

El programa adelantado por la Administración norteamericana lleva como nombre ‘Sentinel’. Una propuesta que, según Hook, “haría más difícil que Irán interrumpa la libertad del comercio y la navegación”. En este sentido, el jeque Khalid también aludió a unos informes de los servicios de inteligencia de EEUU remitidos a Bahréin de cara a prevenir los ataques patrocinados por Irán contra sus intereses. La Guardia Revolucionaria de Irán, cuerpo de élite del Ejército persa, "lleva planeando derrocar al Gobierno de Bahréin desde 1981", añadió el ministro de Exteriores bahreiní.

"Estados Unidos siempre ha estado con nosotros para detener las actividades malignas de Irán, pero estos esfuerzos se intensificaron bajo la administración actual", agregó Al-Khalifa. Pero sí dejó claro que Bahréin no busca socavar el régimen en Irán y que incluso trataría de mejorar las relaciones si Teherán muestra en algún momento interés por ello. "Lo que nos preocupa es el comportamiento del régimen. Si Irán da un paso adelante, nosotros daremos dos", subrayó el jeque. 

El ministro de Exteriores también quiso advertir a Qatar, país con el que Bahréin no tiene relaciones diplomáticas. "Ningún país debería tratar de acercarse a Irán. Aquí estoy hablando de Qatar", dijo. El ministro agregó que restablecer los lazos dependerá de que Doha ponga en primer lugar los intereses del CCG, en lugar de estrechar lazos con Teherán. En este caso, se alude también al momento en que Qatar se desmarcó de las resoluciones adoptadas en las citadas cumbres de La Meca de condena a los actos violentos de agentes proiraníes tras haber sido uno de los países invitados al cónclave, quedando así del lado de Irán y apartándose del resto de la comunidad árabe, la cual rechazó de plano las ofensivas llevadas a cabo en Oriente Medio y el golfo Pérsico. 

Pie de foto: Brian Hook, representante especial de Estados Unidos para Irán. REUTERS/AL DRAGO

Por lo tanto, el principal reto ahora es el de acabar con la inseguridad marítima desatada en las últimas fechas, tras la cual se ha apuntado a Irán como instigador. Inseguridad marcada por diversos actos de sabotaje y de ataque a buques petroleros en zonas clave como el estrecho de Ormuz, principal zona de tránsito del comercio mundial de crudo, o el golfo de Omán.