El africano Ansu Fati se convierte en el segundo jugador más joven en debutar con el Barcelona

El de Guinea Bissau ha debutado con 16 años y 300 días, en el partido de Liga que disputó el FC Barcelona ante el Betis en el Camp Nou
Ansu Fati FC Barcelona Real Betis

AP/JOAN MONFORT  -   Ansu Fati, del FC Barcelona, durante el partido de fútbol de la Liga española entre el FC Barcelona y el Betis en el estadio Camp Nou de Barcelona, España, el domingo 25 de agosto de 2019

El jovencísimo futbolista africano Ansu Fati se ha convertido en el segundo jugador más joven de la historia en debutar con el primer equipo del FC Barcelona tras jugar este domingo el tramo final del partido de Liga que enfrentó a su equipo con el Real Betis en el Camp Nou y que acabó con la victoria azulgrana por 5-2.

Ansu Fati ha debutado con el primer equipo directamente desde el Juvenil A del equipo culé con 16 años y 300 días. Ni siquiera ha llegado a estrenarse con el filial, el Barcelona B, y ya ha experimentado la sensación de competir en un partido de la máxima categoría del fútbol español, durante el último cuarto de hora del encuentro que jugó su equipo contra el conjunto bético. 

La oportunidad de estar disponible como recambio para el ataque azulgrana le llegó a Fati debido a las bajas que tenía el entrenador Ernesto Valverde para el partido ante el cuadro visitante verdiblanco. Ni la estrella Lionel Messi, ni el gran delantero uruguayo Luis Suárez eran de la partida y el técnico de la escuadra barcelonesa tuvo que tirar de canteranos para completar la convocatoria y, sobre todo, la línea de ataque del combinado catalán. 

El de Guinea Bissau entró en el minuto 78 de partido, con todo decidido ya, en sustitución de otro canterano como Carles Pérez, que pertenece a la disciplina del Barcelona B, y que la noche del domingo fue titular, marcando además un gol. Con un marcador franco, Valverde quiso premiar la buena labor y actitud de Fati en los entrenamientos y le ordenó saltar al césped, donde pudo demostrar su desparpajo, incluso con una clara oportunidad en la que rozó el gol con un disparo cruzado que lamió la base del poste de la portería bética. 

Tras este ilusionante estreno, Fati quiso agradecer a todos los que han confiado en él por la posibilidad de debutar con el FC Barcelona: “Sólo tengo palabras de agradecimiento al club, entrenador y afición”. Se notaba que el joven canterano africano estaba viviendo un sueño hecho realidad: “Me he quedado al final en el campo porque no me lo creía”. 

El joven delantero, de 16 años, es originario de Ginea Bissau y llegó a España a la edad de 7 años de la mano de su familia. Su padre, Bori Fati, arribó a la península en busca de un futuro mejor para su familia y ha resultado que el porvenir de su hijo ha quedado abierto a una prometedora carrera en el mundo del balompié, si sigue progresando, después de la irrupción a una tempranísima edad en todo un partido de Primera División y en un estadio como el Camp Nou. 

Únicamente le supera en precocidad en el equipo azulgrana el jugador Vicenç Martínez, que en la temporada 1941/42 llegó a debutar a la edad de 16 años y 280 días, 20 días menos que Fati. 

Por otro lado, se da la curiosa circunstancia, como ha explicado el padre de Ansu, de que el novel atacante fue tentado por el Real Madrid para fichar anteriormente, pero declinó la oferta porque su deseo era jugar para el conjunto barcelonista y porque su progenitor vio más clara la opción azulgrana: "Estábamos en el Sevilla y el Real Madrid me ofrecía mejores condiciones que el Barcelona por mi hijo. Pero elegimos al Barcelona porque vinieron a mi casa con el contrato y me convencieron”, explicó Bori Fati, quien se mostró emocionado por el estreno de su hijo: “Cuando Ansu de dijo que estaba convocado por Valverde, me puse a llorar, mi mujer también; y cuando ha entrado en el campo hemos pensado que no podía ser; estábamos en una nube”. 

Este ha sido un sueño cumplido para Ansu Fati, pero todavía tiene mucho más tiempo por delante para poder ver realizados otros deseos relacionados con el fútbol, le quedan muchos años por delante de carrera y todo un futuro prometedor abierto.