El Estado Islámico difunde un segundo vídeo del británico Cantlie y amenaza a Occidente con más crímenes

 -  

Por Samira Maaluf
Foto: John Cantlie, periodista británico secuestrado por los yihadistas del Estado Islámico.
 
El grupo terrorista  Estado Islámico (EI), que actúa en Siria e Irak e intenta extender su barbarie a otros países, publicó el martes de esta semana un nuevo vídeo donde muestra al periodista británico John Cantlie, secuestrado y amenazado de muerte por los yihadistas. En una grabación de cinco minutos, Cantlie critica los ataques de Estados Unidos y sus aliados contra las posiciones del EI en Irak y Siria, y asegura que Barack Obama está siendo arrastrado a una guerra “que no puede ganar”. “El presidente llamó una vez al conflicto de Irak 'guerra tonta', pero no pudo distanciarse de esta realidad cuando llegó al poder. Ahora se está echando atrás”, recalca esta víctima del yihadismo, que habrá recibido presiones y amenazas de todo tipo para hacer estas declaraciones. El rehén británico, que leva también una camiseta naranja como el resto de otras víctimas del EI, describe al Estado Islámico como “el movimiento yihadista más poderoso visto en la historia reciente”. Cantlie ya anunció, en un vídeo publicado el jueves de la semana pasada, que iba a mostrar en varios episodios la verdad de la organización yihadista “cuando los medios de comunicación occidentales tratan de arrastrar al público hacia el abismo de una nueva guerra”. El periodista secuestrado por la banda criminal yihadista  ha trabajado en los diarios británicos ‘The Sunday Times’, ‘The Sun’ y ‘The Sunday Telegraph’, entre otros. En el vídeo anterior, el reportero aseguró: “Soy un prisionero. No puedo negarlo. Pero al ver cómo he sido abandonado por mi Gobierno y mi destino está en manos del Estado Islámico no tengo nada que perder. Quizás viviré y quizás moriré, pero quiero aprovechar esta oportunidad para transmitir algunos hechos que podéis verificar, hechos que si tenéis en cuenta podrían ayudar a salvar vidas”. Por otra parte, el EI juró que responderá con más crímenes y violencia por los primeros ataques aéreos que Estados Unidos y sus aliados llevaron a cabo el lunes de esta semana en Siria. En esos ataques con cazas y bombarderos en los que se lanzaron 47 misiles Tomahawk  desde buques situados en el Golfo Pérsico o Mar Rojo, murieron varias decenas de yihadistas, según fuentes estadounidenses. 
 
Un combate con desafíos
Asi las cosas, el  presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que la batalla contra el EI “llevará tiempo” e implicará “desafíos”, y subrayó la importancia de la coalición internacional que apoyó  la primera tanda de ataques dentro de Siria. “Vamos a hacer lo que sea necesario para acabar con este grupo terrorista”, dijo el inquilino de la Casablanca en Washington en una alocución justo antes de partir hacia la Asamblea de Naciones Unidas en Nueva York. Estados Unidos, según  el Pentágono, atacó las principales posiciones del EI y una célula de Al Qaeda, denominada como grupo Jorasan, que tenía intención de atentar contra intereses occidentales. Obama recordó que el pasado 10 de septiembre ya anunció que parte de su estrategia para destruir al EI incluía bombardeos dentro de Siria, un país que lleva más de tres años de guerra civil y cuyo régimen de Bashar al-Asad se opone a Washington. Asimismo, el mandatario estadounidense quiso destacar que esta primera ronda de bombardeos contra el EI fue apoyada por cinco países árabes (Arabia Saudí, Jordania, Baréin, Catar y Emiratos Árabes Unidos). “Estados Unidos está orgulloso de estar, hombro con hombro, con estas naciones por el interés de nuestra seguridad común”, añadió el presidente. 40 países se han comprometido a colaborar en diverso grado en las operaciones militares contra los yihadistas del EI en Irak, donde Estados Unidos ha realizado casi 200 ataques desde comienzos de agosto, y eventualmente en nuevas operaciones militares en Siria. “La fuerza de esta coalición deja claro que esta no es una lucha de Estados Unidos en solitario”, aseguró Obama. 
 
Fuerzas aliadas
El presidente dijo que este esfuerzo para acabar con el EI incluirá la lucha sobre el terreno de fuerzas aliadas locales, entre ellas las de la oposición moderada siria, así como medidas para evitar que el grupo yihadista pueda acceder a financiación. “Debe quedar claro que no toleraremos que cualquiera que conspire para atacarnos tenga posiciones seguras”, advirtió  el líder estadounidense. Por otra parte, según diversas informaciones, la ofensiva del EI en el norte de Siria en los últimos días aumentó el éxodo de kurdos hacia  Turquía. Unos 130.000 kurdos han cruzado la frontera a territorio turco, según el Gobierno de Ankara. Antes de  este conflicto, Turquía ya acogía a cerca de  1,5 millones de refugiados sirios, muchos de ellos kurdos.  Las autoridades turcas  han dejado abierto un único paso fronterizo en el que los refugiados han de pasar un control policial. También han abandonado Siria e Irak con dirección a  Turquía muchos yihadistas de origen marroquí, según el diario marroquí ‘Al Ahdath Al Maghribiya’. Otro periódico marroquí, el socialista ‘Al Ittihad Al Ichtiraki’, asegura que 1.500 yihadistas procedentes de Marruecos han desertado los campos de batalla y podrían dirigirse a países como Marruecos, España y Francia para cometer atentados. “Los expertos aseguran que estos yihadistas marroquíes, aunque la mayoría estén muy vigilados, siguen siendo muy peligrosos”, advierte el rotativo socialista.