El Gobierno de Yemen y los rebeldes hutíes refuerzan la tregua en Al Hudeida

 -  

Javier García Gómez

Pie de foto: Fotografía proporcionada por la ONU el 14 de julio de 2019, muestra al Teniente General Michael Lollesgaard (C-L) y a los miembros del Comité de Coordinación de la Reubicación de las Naciones Unidas en Hodeida reunidos en un barco en el mar frente a la costa de la ciudad portuaria yemení, incluyendo a representantes de la ONU, del Gobierno yemení y de los rebeldes hutíes. AFP PHOTO/UN

Representantes del Gobierno de Yemen y los rebeldes hutíes han acordado nuevas medidas para mantener el alto al fuego en la ciudad de Al Hudeida. Acuerdo que, pese a estar en vigor desde diciembre, estaba teniendo problemas de aplicación en esta ciudad costera del este del país y principal puerto de entrada de mercancías y ayuda humanitaria. 

En la reunión auspiciada por la ONU, las dos partes que integran el Comité de Coordinación para la Reubicación, que supervisa el acuerdo, han pactado la creación de un mecanismo efectivo para “reforzar el alto al fuego y desescalar” el uso de la fuerza, como así lo pedía el Ejecutivo yemení, y que “se aplicará lo antes posible”, según explicaba un comunicado de la ONU. La Administración yemení lleva acusando a los rebeldes hutíes de llevar a cabo una “escalada militar” y de no aplicar los acuerdos de alto el fuego desde que se firmaron el pasado diciembre en Suecia. 

Pese a todo, este nuevo compromiso supone un acercamiento al cumplimiento de los acuerdos, después de semanas de auge de la tensión y aumento de las violaciones del cese de hostilidades. El jefe del equipo gubernamental, Sagheer bin Aziz, confirmó a través de su cuenta de Twitter que las dos partes han llegado a un acuerdo para "detener la escalada" y que discutirán en la próxima ronda de consultas la formación de las autoridades locales y las fuerzas de seguridad en Al Hudeida.

Pie de foto: Los yemeníes desplazados de las zonas cercanas a la frontera con Arabia Saudita esperan a recibir ayuda alimentaria del Programa Mundial de Alimentos (PMA), que según las autoridades locales estaba almacenada y ahora se está distribuyendo, en el distrito norteño de Abs, en la provincia de Hajjah, en el país, el 8 de julio de 2019. AFP/ ESSA AHMED

Del mismo modo, durante la reunión, el Comité de Coordinación para la Reubicación ha destacado que ya ha finalizado el trabajo técnico para el repliegue de tropas en la ciudad de Al Hudeida, además de en Salif y Ras Issa, como ya acordaron el Gobierno y los rebeldes y que “espera la decisión de los respectivos líderes políticos para continuar con la implementación del acuerdo”. La retirada de tropas rebeldes del puerto de Al Hudeida de forma unilateral, que más tarde cristalizó en un acuerdo en el pasado mes de abril, se entendió por parte de la comunidad internacional como un paso inequívoco hacia la paz. Aunque los incidentes violentos no cesaran y no se abrieran los canales de comunicación necesarios hasta el día de ayer, el repliegue de tropas permitió un mayor acceso de ayuda humanitaria a la población civil, la cual lleva haciendo frente a una tragedia humanitaria sin precedentes al padecer la mayor epidemia de cólera del planeta, sin alimentos ni agua segura para beber y expuestos a la violencia brutal en el conflicto, que ha sido calificado por las Naciones Unidas como “la peor crisis humanitaria del mundo”.

A la vez que este comité estaba reunido en un barco de la ONU frente a las costas de Al Hudeida, el enviado especial de las Naciones Unidas para el conflicto de Yemen, Martin Griffiths, mantenía un encuentro en Yeda con el viceministro de Defensa de Arabia Saudí, Jaled bin Salman, y con el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, exiliado en Riad desde que los hutíes expulsaron a su Gobierno de Saná a finales de 2014.Ambas partes han tratado cómo mejorar la implantación del acuerdo y cómo “mantener a Yemen fuera de las tensiones regionales”, según publicaba Griffiths en su cuenta de Twitter. A pesar de que las negociaciones han ido avanzando, el Gobierno de Yemen, apoyado por Arabia Saudí y la coalición árabe internacional, ya ha mostrado su disconformidad con la actuación de la ONU y con su enviado especial, tachándola incluso de permisiva con las actuaciones de incumplimiento de los acuerdos por parte de los rebeldes hutíes, vinculados con Irán; hasta el punto de que el propio Hadi mandó una carta al jefe de la ONU pidiendo la dimisión de Griffiths.   

Pie de foto: Se calcula que 24 millones de yemenitas, más del 80 por ciento de la población, dependen de alguna forma de ayuda humanitaria o de protección para sobrevivir, según la ONU. AFP/ESSA AHMED

El Consejo de Seguridad de la ONU prorroga la misión de paz hasta enero

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha decidido este lunes prorrogar en Yemen hasta el 15 de enero de 2020 el mandato de la ONU en la Misión en Apoyo del Acuerdo sobre la ciudad de Al Hudeida (UNMHA, por sus siglas en inglés). Fue este mismo órgano el que pidió al secretario general de la ONU el despliegue “en su totalidad” y con "rapidez" todos los efectivos de la UNMHA. Estos hechos muestran la línea que sigue teniendo Naciones Unidas en su compromiso como parte actora en el conflicto para supervisar el alto al fuego y el repliegue de los efectivos de ambas partes en los puertos del este del país, como se firmó en Estocolmo.

El papel de Emiratos Árabes Unidos

El príncipe heredero de Abu Dhabi, Sheikh Mohamed bin Zayed al-Nahyan, ha reiterado la importancia de preservar la seguridad y la estabilidad en Yemen como parte de la política de su país en la región, y lo ha hecho mientras recibía este lunes al sultán Al-Burkani, portavoz del Parlamento yemení. Ambos han hablado sobre la necesidad de reforzar las instituciones en Yemen como una forma de aportar estabilidad al pueblo yemení. Además, el portavoz del Parlamento de Yemen ha agradecido la implicación de EAU en la ayuda humanitaria que está aportando durante el conflicto armado. 13 escuelas han sido restauradas y en torno a 10.000 estudiantes están siendo beneficiados directamente de la ayuda emiratí, según datos de Media Luna Roja en un informe recibido por la agencia de noticias WAM. El país del Golfo se encargará también de pagar, en un programa de ayuda con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés), el salario de 130.000 profesores, quienes llevaban sin cobrar desde hace dos años. Además, este programa ayudará a 3,7 millones de niños. Según datos de esta misma organización, dos millones de niños no están yendo a la escuela desde que estalló el conflic