El ministro Margallo participa en el Evento de Alto Nivel sobre el Sahel

 -  

​El ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación , José Manuel García-Margallo, en el marco de la Semana Ministerial de la Asamblea General de Naciones Unidas, participó el viernes en el Evento de Alto Nivel sobre el Sahel, que sigue al almuerzo ministerial que tuvo lugar el lunes 23. 
 
En esta reunión, presidida por Ban Ki-moon y a la que han asistido presidentes africanos y numerosoministros de Asuntos Exteriores europeos, los Estados más implicados en la situación en el Sahel, como es España, han analizado los últimos acontecimientos en los países de esta amplia zona africana, que es objeto de una estrategia integrada aprobada por Naciones Unidas.
 
Uno de los temas de mayor interés ha sido la situación en Mali, que hoy la comunidad internacional ve con optimismo. El país, que sufrió una crisis política y de seguridad en la primavera de 2012, vuelve hoy a tener un gobierno democráticamente elegido, y la situación en el norte del país está mejorando, aunque aún persista la amenaza terrorista. El cumplimiento de la hoja de ruta y el apoyo de la comunidad internacional, España incluida, hacen que la evolución del país sea positiva, con efectos sobre el resto de la región
 
Se ha mencionado, por otra parte, situaciones regionales como la del sur de Libia, Níger, Mauritania, o el norte de Nigeria, en las que también se presentan retos importantes, como los que plantean los extremismos religiosos.
 
También se han analizado las cuestiones económicas, muy asociadas a la situación de inestabilidad en la región. La falta de oportunidades económicas en muchos de los países y la presión demográfica generan una situación de elevado desempleo juvenil y pobreza que puede redundar, a su vez, en un incremento de la conflictividad social. Así, muchos países ponen el acento sobre la necesidad de fomentar el desarrollo de la región como condición previa a la resolución de los diversos conflictos étnicos, políticos, o interreligiosos que la afligen. Otro factor fundamental para promover la estabilidad y el desarrollo es el fortalecimiento de las capacidades de las autoridades de la región, sea a nivel central, o a nivel regional y local. Solo administraciones eficaces, con recursos, y capaces de proporcionar servicios como la educación o la sanidad a sus poblaciones, pueden liderar el desarrollo económico y social de estos países.
 
España, como ha trasladado el ministro García-Margallo a sus interlocutores, tiene un compromiso ineludible en el Sahel, plasmado en las contribuciones de ayuda al desarrollo, el interés que acordamos a la región en foros internacionales, y la participación responsable y solidaria para solucionar crisis como la que tuvo lugar en Mali. La cercanía geográfica, la larga historia de contactos, y las excelentes relaciones bilaterales que tiene España con los países de la región, hacen que sea prioritaria para la política exterior española, como ha recordado el ministro.