Empresas de armas que violan derechos humanos, según Amnistía Internacional

Las firmas pretenden señalar a sus Estados de origen como principales responsables de hacer evaluaciones de derechos humanos, a través de la concesión de licencias de exportación de armas.
Empresas de armas_Derechos humanos

AFP/ BEN STANSALL  -   Munición de tanques en la feria de armas Defence and Security Equipment International (DSEI) celebrada anualmente en Londres.

Algunas empresas de armas no cumplen con su obligación de controlar la no violación de los derechos humanos recogidos en normas reconocidas a nivel internacional, según recoge Amnistía Internacional (AI) en su informe 'Outsourcing Responsability'. En la elaboración de dicho informe, la organización ha contactado con 22 empresas, pidiendo que detallaran como cumplen con este requerimiento. Muchas de ellas suministran armas a algunos países que se encuentran en un conflicto como la coalición militar árabe luchando en Yemen contra los hutíes. 

La publicación de este informe se debe a la celebración de la Defence & Security Equipment International (DSEI), una de las ferias de armamento más importantes del mundo, que tuvo lugar del 10 al 13 de septiembre en Londres. Este año Emiratos Árabes Unidos ha sido escogido como el socio internacional. 

Empresas de armas_Amnistía Internacional_Informe_derechos humanos
AFP/LEON NEAL - Vehículo blindado de orugas Warrior modificado que se exhibió en el interior del centro ExCeL de Londres, el 15 de septiembre de 2015.

Con presencia de alrededor de 1.000 empresas, estas muestran sus últimas innovaciones de armas: desde drones que matan, pasando por tanques y hasta gas lacrimógeno. Entre los invitados oficiales hay firmas representantes de todo el mundo que suministran productos y servicios para los sectores de defensa nacionales y coaliciones internacionales.

Entre las empresas con las que AI ha contactado, de 11 países diferentes, se encuentran: Airbus (Países Bajos), Arquus (Francia), Boeing (Estados Unidos), BAE Systems (Reino Unido), Leonardo (Italia), Lockheed Martin (Reino Unido), Raytheon (Estados Unidos), Rosoboronexport (Rusia), Thales (Francia) y Zastava (Serbia)

Entre todas ellas, ninguna ha sabido detallar cómo cumplen sus responsabilidades y demostrar la gestión adecuada, y hasta 14 no dieron ninguna respuesta. Entre ellas está la exportadora de armas rusa Rosoboronexport, que ha suministrado material militar a las fuerzas armadas sirias, participando así, de manera indirecta, de crímenes de lesa humanidad.  Tampoco respondió Zastava, empresa serbia cuyos fusiles fueron rastreados por Amnistía hasta una terrible ejecución colectiva en Camerún.

Armas_Derechos Humanos_Exportacion
AFP/ STEFAN WERMUTH - Armas semiautomáticas se exhiben durante la 45ª edición de la Feria de Armas, en Lucerna, el 29 de marzo de 2019.

Según Patrick Wilcken, investigador de AI sobre control de armas, con la mayor parte de respuestas, las empresas pretenden señalar a sus Estados de origen como principales responsables de hacer evaluaciones de derechos humanos, a través de la concesión de licencias de exportación de armas. 

Pero la regulación gubernamental no exime a las empresas de ejercer ellas mismas la diligencia debida en materia de derechos humanos, con independencia del sector en que operen. Esconderse detrás de los gobiernos no sirve de mucho, sobre todo cuando se ha demostrado que las decisiones sobre las licencias están viciadas, y los mismos gobiernos que las conceden son cuestionados por su implicación en crímenes de guerra y otras violaciones de derechos humanos” explicó Patrick.

Violaciones de derechos humanos respaldadas por empresas armamentísticas en Yemen y Egipto

Recientemente se está ejerciendo un control más exhaustivo sobre los gobiernos para que vigilen sus acuerdos comerciales de armas con el fin de que traten el tema de una manera más responsable. Varios países han suspendido total o parcialmente sus ventas a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos por las violaciones de derechos humanos en Yemen. En cambio, países como Reino Unido están pendientes de responder ante tribunales por la continuidad de exportaciones a estos países.

Armas_Amnistía Internacional
REUTERS/STEFAN WERMUTH - Una mujer apunta un rifle SIGM400 durante la edición de 2013 de la feria de armas Defence Security Equipment International (DSEI), en Londres.

Varias investigaciones de AI han analizado restos de armas en diferentes escenarios de ataque que han probado lo que se definiría como “complicidad empresarial” en crímenes internacionales. Mediante documentos fotográficos y vídeos, se ha demostrado el uso de vehículos blindados exportados por Arguus para las fuerzas de seguridad egipcias, utilizados para dispersar protestas durante las últimas revueltas del país. Tras el análisis de restos de armas en el escenario de un ataque aéreo en Yemen, se ha probado que las fuerzas de la coalición entre Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, contaban con material militar suministrado por Raytheon. 

Este concepto jurídico de “complicidad empresarial”, nombrado anteriormente, significaría que el hecho de no actuar con la adecuada responsabilidad, podría suponer una acusación a las corporativas armamentísticas por complicidad en crímenes de guerra. Las compañías deben evaluar y abordar los riesgos que pudieran existir en materia de derechos humanos y los abusos relacionados con su negocio, lo que incluye la forma en que los ejércitos utilizan sus suministros

Armas_Feria_Londres
AFP/LEON NEAL - La feria DSEI ha crecido hasta alcanzar cinco veces el tamaño que tenía cuando se inauguró hace 15 años.
Revuelo y protestas por la celebración de la Defence & Security Equipment International

Cada septiembre, con la llegada a Londres de la feria DSEI, cientos de manifestantes salen a la calle para protestar por el apoyo y aprobación por parte de Reino Unido a los Estados Unidos en lo que al uso de armas para cometer violaciones graves de derechos humnanos se refiere.

Este activismo se está trasladando a otros escenarios. Por ejemplo, en mayo, trabajadores portuarios de todo Europa evitaron la carga de envíos de armas con destino a Arabia Saudí. La población está tomando conciencia y cada vez se hace más complicado para las empresas de armas no velar por los derechos humanos.