Erdogan, Putin y Rohaní y el cuento de nunca acabar de la guerra en Siria

La 'troika' de Astaná - Turquía, Rusia e Irán - busca dar un impulso al proceso de hallar una solución negociada a la guerra civil siria.
Putin_Erdogan_Rohaní_Astana

AFP PHOTO/TURKISH PRESIDENTIAL PRESS SERVICE  -   Los líderes antes de la reunión trilateral en Siria, en Ankara, el 16 de septiembre de 2019.

En Ankara se celebró la quinta reunión trilateral entre los presidentes de Turquía, Rusia e Irán, Recep Tayyip Erdogan, Vladimir Putin y Hasan Rohaní, respectivamente. Los tres líderes, actores internacionales clave en el conflicto y que se vieron por primera vez en otoño de 2017, dejaron una declaración de intenciones sobre la guerra civil siria aunque no presentaron avances concretos. Los tres países son los garantes del, supuesto, alto el fuego y lideran las iniciativas diplomáticas sobre el conflicto sirio, fuera de Ginebra donde lo hace la ONU, conocida como el proceso de Astaná. 

En específico, no hubo ninguna resolución sobre la región de Idlib, en el noroeste de Siria, llamado el último bastión de los rebeldes e islamistas, pese a que los tres dicen estar comprometidos a la paz en el país. Idlib está controlado en gran medida por el grupo militante islamista Hayat Tahrir al-Sham (HTS), un ex afiliado de al-Qaida en Siria. Una tregua duradera deberá esperar al igual que la definición de las condiciones necesarias para la repatriación voluntaria de refugiados. Antes de la cumbre trilateral, Erdogan mantuvo reuniones bilaterales con ambos líderes y los mandatarios aseguraron que quieren redoblar sus esfuerzos para hallar una solución negociada a la guerra civil.

Rusia:Irán_Turquía
AFP PHOTO / TURKISH PRESIDENTIAL PRESS SERVICE - Las tres delegaciones, encabezadas por Hassan Rohaní (izq.), Recep Tayyip Erdogan (der.) y  Vladimir Putin y su delegación (der.) durante la reunión trilateral sobre Siria

En ese largo conflicto, Teherán y Moscú respaldan al régimen de Bachar al Assad mientras que Turquía ha apoya a una facción de rebeldes, milicias alzadas en armas en el norte del país, la fuerza opositora del Frente de Liberación Nacional. Hoy dicen querer una salida negociada a la devastadora guerra pero solo lograron acercar posturas, hasta cierto punto, en la cuestión de Idlib. Esta provincia, que acoge a millones de personas que han huido de la guerra civil desde otros lugares de Siria, es el epicentro actual tanto de la guerra como de la posible resolución del conflicto. 

Dicha provincia, que vive una tragedia humana tras el incremento de las hostilidades en la zona en los últimos meses, ya encabezó la agenda de la reunión a tres que celebraron hace exactamente un año y a día de hoy no ha cambiado la realidad sobre el terreno. El pasado 31 de agosto el Ejército sirio, apoyado por Moscú, aceptó un alto el fuego en la zona, aunque las hostilidades no han cesado. Es más, este mismo fin de semana tropas del Ejército sirio, con el indiscutible apoyo de las Fuerzas Aéreas rusas, han continuado lanzando ataques contra Idlib, en la localidad de Maarat al Numan y otras posiciones cercanas situadas en el sur de la provincia.

Rusia_Turquía
PHOTO/KREMLIN/dpa - El presidente ruso Vladimir Putin se reúne con el presidente iraní Hassan Rouhani, al margen de la cumbre trilateral Turquía-Rusia-Irán sobre Siria.

En el duelo de actores internacionales en Siria también se encuentra Estados Unidos. Mientras  Rusia e Irán son los principales valedores del régimen del presidente sirio, Turquía, la valedora de la oposición, quiere evitar que se produzca una nueva oleada de refugiados hacia su país a la par que encontrar una solución a los más de 3,6 millones de refugiados actualmente residentes en Turquía. "Pensamos que al menos dos millones de los sirios en nuestro país pueden asentarse en el 'pasillo de paz' que estableceremos a lo largo de la frontera", dijo Erdogan.

Turquía, además, tiene otro frente abierto con EEUU en Siria. Erdogan busca controlar una franja en el norte de Siria al este del río Éufrates, actualmente en manos de las milicias kurdo-sirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG), donde dice proponer la creación de una "zona segura". Los planes turcos para hacerse con dicho territorio se negocian con Estados Unidos, que apoya a esas milicias consideradas por Ankara como "terroristas".

En su discurso tras la cumbre trilateral, el presidente iraní aseguró que el trío estaba de acuerdo en la necesidad de defender la integridad territorial del país y prevenir la partición del país. Lo mismo hizo su homólogo turco al asegurar que "estamos completamente de acuerdo en apuntar a una solución política duradera para la unidad política e integridad territorial de Siria". 

Turquia_Iran_Rusia
PHOTO/KREMLIN/dpa - El presidente ruso Vladimir Putin asiste a las conversaciones con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. 

Aunque Putin se mostraba en la misma línea, fue más tajante a la hora de expresar su apoyo al régimen de Bachar al Assad. "La región la controlan grupos conectados a Al Qaeda. No nos podemos quedar mirando ante esto. Continuaremos apoyando al ejército sirio en su lucha contra los terroristas", zanjó Putin. Rohaní también habló de las malas intenciones de EEUU que nombra como ha apoyado a Israel en su intento de adueñarse de los Altos del Golán 

El otro desarrollo de relevancia que se está produciendo en Siria en estos momentos es el proceso de conformación del Comité Constitucional para el país árabe. Los tres dirigentes aseguraron que han conseguido finalmente poner en pie un Comité Constitucional, en la pieza central de los esfuerzos de paz de la ONU, para preparar una transición hacia elecciones democráticas en Siria. El comité, cuya finalización está siendo complicada, estará compuesto por representantes del régimen, de la oposición y de la sociedad civil. 

Rusia-SIria-turquia
AFP PHOTO / TURKISH PRESIDENTIAL PRESS SERVICE - Conferencia de prensa tras la reunión trilateral en Siria, en Ankara, el 16 de septiembre de 2019.

A modo de anécdota, durante la rueda de prensa posterior a la cumbre, en la que no se habló del ataque contra dos refinerías de Saudi Aramco, Putin no quiso desaprovechar la oportunidad para lanzar un par de dardos. "Si Arabia Saudí necesita defenderse, nos puede comprar un sistema de misiles S-300, como hizo Irán, o uno de S-400, como hizo Turquía", agregó el líder ruso en un tono aparentemente jocoso, y ante la risas de sus homólogos, haciendo referencia a la venta de equipos de defensa que tanto molesta a la OTAN y los aliado occidentales. 

Dar un impulso a una resolución del conflicto en el país es una buena señal pero la poca efectividad de los tres actores, que juegan un papel determinante en la guerra, hace que las expectativas no sean muy altas. Lograr una paz firme y segura en Siria es un objetivo que parece cada vez más lejano. ¿Hasta cuándo tendrán que esperar los ciudadanos sirios?