España estará en la Eurocopa… si España no lo impide

España certificó su clasificación para la Eurocopa de 2020 y hay varias figuras protagonistas
El jugador español Rodrigo celebra el gol ante Suecia, el 15 de octubre de 2019

PHOTO: TT NEWS AGENCY/ANDRES WIKLUND vía REUTERS  -   El jugador español Rodrigo celebra el gol ante Suecia, el 15 de octubre de 2019

Se consumó la clasificación de España para jugar la Eurocopa de 2020. La selección suma su séptima participación consecutiva. Nos hemos acostumbrado a ver a España competir en fases finales tanto como nos acostumbramos, primero, a no pasar de cuartos y, luego, a levantar títulos en cuatro años históricos con dos Eurocopas y un Mundial. 

Pero el camino a esa Meta Eurocopa (se juega en 12 sedes diferentes dentro de Europa) estará lleno de baches para hacer honor a la nueva era deportiva y política que vive España. 

#Ramos

Sergio Ramos ha pasado a la historia del fútbol español. 168 partidos después, se convierte en un símbolo patrio que nunca se sabe si sabremos cuidar como se merece. No confundamos a Gasol o a Nadal con Ramos. No confundamos el tenis o el baloncesto con las trincheras del deporte rey. 

Su participación olímpica es merecida. Pero la RFEF no cree en ese tipo de reconocimientos. Cree en la progresión natural de los jugadores. Hay excepciones que confirman la regla como las convocatorias estimuladas de Bojan o Munir o la obligada de Diego Costa que les costaron no volver a jugar demasiado con España con tal de no jugar con sus selecciones. 

Sergio Ramos va contra natura. Pero nunca nadie pensó en utilizar a la selección para algo así. Si se confirma su petición, será Rubiales y el cuerpo técnico los que decidan si esa rendija de convocar a tres jugadores mayores de 23 años se puede utilizar para darle el gusto a un futbolista veterano pero que te puede acercar al oro. Eso sí, si la rendija se convierte en puerta grande, que se preparen en Las Rozas para mejorar la vida laboral de las estrellas.

#LuisEnrique

La clasificación para la Euro 2020 siempre estará marcada por el drama personal de Luis Enrique. El trato de la RFEF y de Luis Rubiales ha sido impecable, incluso extraordinario, para los estándares de insensibilidad que maneja el mundo del fútbol.

Una obra incompleta. Una apuesta personal de Rubiales tras el disparate de echar a Lopetegui a dos días de empezar el Mundial de Rusia. La España de Luis Enrique está por ver en una fase final. Y se verá.  

#RobertMoreno

Una cosa es verse una vez al mes y otra el contacto diario. Muy a diario. Hasta 60 días pueden estar juntos Robert Moreno y sus seleccionados para la Eurocopa 2020. Primero la concentración y luego la competición. Las normas de convivencia, el estilo de juego, las lesiones, los no convocados… mucha mano izquierda le hará falta a Robert Moreno si a esos contratiempos propios del ramo les sumamos las elecciones a la presidencia de la RFEF y todo el pandemónium que se puede formar para repartirse un pastel venido a menos. 

#Rubiales

Rubiales es al fútbol lo que Pedro Sánchez a la política. Los dos llegaron por el desgaste propio de la corrupción de los cargos titulares. Rubiales preside la RFEF en el tramo que le correspondería a Villar. 2020 será año olímpico, por tanto, año de elecciones a la Federación. Serán en octubre porque la sub-21 participará (con o sin Ramos) en los JJOO de Tokio y eso dejará 10 interminables meses para una campaña electoral que puede ser tan anodina como despiadada. La segunda opción dejará cadáveres que pasarán por la absoluta. 

#Kepa

Es evidente que Robert Moreno no está a gusto con De Gea en la portería. Al menos sus motivos son deportivos y no se saltan la presunción de inocencia. Lo de De Gea en Rusia y en otros partidos de clasificación para la Eurocopa le han costado el puesto. Kepa es el elegido y no será fácil quitarle el puesto. Que le pregunten a Sarri qué pasó cuando quiso sustituirle por lesión y el propio Kepa se negó a abandonar el campo. Por lesión.  

#AnsuFati

El de Bisáu tiene 16 años, doble nacionalidad y mucha calidad. Durante los días que menos ha jugado con el Barça ha pasado de la sub-17 a la sub-21 y a tener opciones en la absoluta sin ponerse las botas. El voluble mundo del fútbol tritura jugadores a una velocidad pasmosa. Fati se queda en manos de la suerte. Que las lesiones le respeten, que sume minutos en el Barça y que el entorno no le eleve a los altares porque al fútbol se juega en el césped. Su presencia en la Eurocopa será la culminación de un proceso delicado, en el que nada puede fallar. El proceso no es el natural y eso conlleva responsabilidades para todos.