España se prepara ante la llegada de 3.000 yihadistas con permiso de residencia

 -  

Por Isabel Garrido Mingo


Foto: El Gobierno y los servicios secretos españoles se preparan ante la llegada de 3.000 yihadistas que han combatido en Siria.
 
Las autoridades de Marruecos anunciaron que más de 3.000 yihadistas que han estado combatiendo en Siria se preparan para volver a sus ciudades de origen, debido a un posible acuerdo de paz gracias a la mediación internacional, pero también a un sentimiento de desánimo que se está apoderando de ellos y un deseo de volver a casa.  Muchos de estos yihadistas, que proceden de ciudades marroquíes cercanas a Ceuta y Melilla, disponen de permisos de residencia en España y podrían instalarse en municipios españoles. Además, ven a España como uno de sus objetivos terroristas. Estos individuos tratan de reclutar a ciudadanos tanto marroquíes como extranjeros y de conseguir apoyo financiero para enviarlo a las filas del Estado Islámico (EI). Por esto, los servicios de inteligencia alertaron al Gobierno español para que tome medidas para frenar este avance, que aparentemente está comenzando a dar resultados. El Ministerio del Interior marroquí anunció el desmantelamiento de una célula terrorista activa y la detención de  sus nueve miembros en diversos operativos realizados en Tetuán, Fnideq y Fez. Del mismo modo, el Gobierno español vigila estrechamente en todo el territorio nacional la creación de células yihadistas.
 
Reclutamiento y aprendizaje
Muchas de las personas captadas por el Estado Islámico (EI) son llevadas primero a campamentos de entrenamiento promovidos por el grupo yihadista donde les enseñan a utilizar las armas y a fabricar explosivos para más tarde unirse a los grupos de combate.
Según el Ministerio del Interior español y la Unión Europea (UE), los yihadistas que pretenden volver a sus ciudades tratarán de conseguir en Occidente el protagonismo que no consiguieron en Siria, ya que muchas de las personas captadas son utilizadas para llevar a cabo las acciones terroristas más brutales. Por otra parte, en Marruecos, según informa Rachid Elalamy,  la Brigada Nacional de la Policía Judicial (BNPJ) detuvo en Fez a cuatro yihadistas acusados de pertenecer a un grupo terrorista. Uno de los detenidos fue condenado a 10 años de prisión  en el marco de la acción policial y judicial llevada a cabo en Marruecos tras los atentados de Casablanca del 16 de mayo de 2003. Este presunto terrorista hizo campaña en las últimas elecciones legislativas parciales para un candidato del nacionalista Partido Istiqlal (PI) en Mulay Yacub.