Estados Unidos enviará tropas a Arabia Saudí y a Emiratos

La decisión se produce tras los ataques contra Saudi Aramco de hace una semana
El secretario de Defensa, Mark T. Esper, y el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general de Marina Joseph F. Dunford Jr

U.S. DEPARTMENT OF DEFENSE/Lisa Ferdinando  -   El secretario de Defensa, Mark T. Esper, y el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general de Marina Joseph F. Dunford Jr, durante una rueda de prensa el 20 de septiembre

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha aprobado el despliegue de tropas en Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU), tras los últimos acontecimientos que han puesto en jaque la seguridad de los países del Golfo. Cabe recordar que este sábado se cumple una semana de la ofensiva lanzada contra las refinerías de la petrolera estatal Saudi Aramco, en la cual, de acuerdo con el Pentágono de Estados Unidos, Irán fue el responsable.

La decisión, que ha sido anunciada en una rueda de prensa conjunta del secretario de Defensa, Mark T. Esper, y del presidente del Estado Mayor Conjunto, el general de Marina Joseph F. Dunford Jr, ha sido tomada a petición explícita de los dos países del Golfo: “Arabia Saudí solicitó apoyo internacional para ayudar a proteger la infraestructura crítica del reino. Emiratos Árabes Unidos también han solicitado asistencia”, ha explicado Esper en la comparecencia.

La acción del despliegue de tropas “será de naturaleza defensiva” y los efectivos tendrán encomendadas tareas de defensa aérea y de misiles. Posteriormente, también está prevista la entrega de equipo militar a ambas naciones para que puedan mejorar su capacidad de defenderse.

En la ronda de preguntas, tanto Dunford como Esper se han negado a compartir los detalles operativos, aunque han asegurado que podrán compartirlos “la próxima semana”, una vez que se concreten con las autoridades saudíes. Hasta el momento, solo se ha revelado que será “un despliegue moderado”, de menos de mil efectivos.

Sin embargo, el presidente del Estado Mayor ha reconocido que “ningún sistema será capaz de defenderse de una amenaza como esa [la ofensiva contra Saudi Aramco]”, pero que la implementación de “un sistema de capacidades defensivas en capas mitigaría el riesgo de enjambres de drones u otros ataques que puedan venir de Irán”.

Por ello, “el propósito del apoyo defensivo adicional es el siguiente: primero, enviar un mensaje claro de que Estados Unidos apoya a nuestros socios en la región. En segundo lugar, para garantizar el libre flujo de recursos necesarios para apoyar la economía global. Y tercero, para demostrar nuestro compromiso de mantener el orden internacional basado en normas que siempre hemos pedido a Irán que obedezca”, ha explicado el secretario de defensa.

En este punto, y relacionado con el segundo propósito anunciado por Esper, cabe recordar que el pasado 29 de agosto arrancó la Operación Centinela (‘Sentinel’), ahora denominada Constructo de Seguridad Marítima Internacional (IMSC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, que tiene el objetivo de garantizar la seguridad del estrecho de Ormuz, principal arteria del petróleo mundial, y de otros puntos críticos circundantes, como Bab Al Mandab, el mar de Omán y el golfo Arábigo. En la Operación participan, además de EEUU como anfitrión, Reino Unido, Bahréin, Australia, Arabia Saudí y EAU. Estos dos últimos anunciaron su compromiso esta semana, tras los ataques de Saudi Aramco.

Esper también ha reiterado que “Estados Unidos no busca conflictos con Irán”. “Instamos a los líderes a que cesen sus actividades destructivas desestabilizadoras y avancen por un camino pacífico y diplomático”, ha concluido el funcionario.

Según explican los analistas Phil Stewart e Idrees Ali a Reuters, “el anuncio del Pentágono pareció cerrar la puerta a cualquier decisión inminente de realizar ataques de represalia contra Irán tras los ataques de Saudi Aramco”. “Estados Unidos es cauteloso de ser arrastrado a otro conflicto en Oriente Medio, pues tiene tropas posicionadas en Siria e Irak, dos países donde la influencia iraní es fuerte y donde las fuerzas respaldadas por Irán operan abiertamente”, señalan los expertos.

La reacción iraní

A pesar del lanzamiento de este último mensaje, en aras de una distensión, protagonizado por Esper, la reacción iraní ya se ha producido. El comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria iraní, Hosein Salamí, ha aseverado que nunca permitirán que la guerra alcance el territorio de Irán. “No pararemos hasta la destrucción del agresor y no dejaremos ningún lugar seguro”, ha advertido Salamí, quien también ha amenazado con convertir en “el principal campo de batalla” el país que ose atacar a Irán. “Derribaremos cada dron que viole nuestro espacio aéreo y somos lo suficientemente valientes como para declararlo”, añadió el comandante.