Irán afirma que seguirá exportando petróleo pese a la supresión de las exenciones

 -  

Henar Hernández

Pie de foto: Plataforma de producción de petróleo en los campos petroleros de Soroush en el Golfo Pérsico, Irán. REUTERS/RAHEB HOMAVANDI

Tras el anuncio estadounidense de retirar las exenciones a la compra de petróleo iraní, el líder supremo de Irán, Alí Jamenei, ha asegurado que su país seguirá exportando tanto petróleo como sea necesario y que “si el pueblo y las autoridades trabajan con determinación, abrirán ese bloqueo”. También se ha pronunciado el ministro iraní del Petróleo, Bijan Namdar Zanganeh, que ha alertado de que “esta medida afectará a muchos debido a la falta de oferta”.

En este sentido, después de la decisión tomada en la Casa Blanca, el barril de petróleo Brent – extraído en el Mar del Norte – alcanzó los 74 dólares, el mayor valor registrado desde el pasado noviembre, cuando la Casa Blanca comunicó que reimponía las sanciones económicas a Teherán.

A pesar del nuevo récord en el precio del barril, este miércoles su valor ya ha descendido como consecuencia de la publicación de un comunicado por la Organización de la Energía Atómica (IEA, por sus siglas en inglés), en el que expone que “los mercados ahora están adecuadamente abastecidos y que la capacidad de producción de repuesto global se mantiene en niveles cómodos”.

Pie de foto: Plataformas de producción de petróleo en los yacimientos de Soroush en el Golfo Pérsico, al sur de la capital Teherán. REUTERS/RAHEB HOMAVANDI

No obstante, de acuerdo con los datos proporcionados por la IEA, la producción de crudo iraní en el mes de abril se sitúa en 1,1 millones de barriles por día, lo que implica una reducción de 300.000 barriles por día con respecto al mes de marzo. En esta línea, RBC Capital Markets ha estimado que habrá una pérdida de entre 500.000 y 800.000 barriles al día con la supresión de las exenciones, lo que supone una reducción del 60% en comparación con las exportaciones actuales iraníes.

Esta previsible limitación de la oferta llevará a un incremento de los precios, lo que ya ha sido sopesado por Arabia Saudí, principal país exportador de la OPEP, que planteó aumentar su propia producción de crudo para estabilizar el mercado del sector y poder garantizar, del mismo modo, un suministro que garantice las necesidades básicas de los consumidores. Ahora, el ministro de energía saudí, Khalid al-Falih ha reconocido que “no ve la necesidad de aumentar la producción de petróleo inmediatamente”, aunque ha revelado que la decisión que se tome en junio – la producción de mayo ya está fijada – dependerá de la demanda de los clientes.

La respuesta internacional

El comandante de la fuerza naval del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán, Ali Reza Tengseiri, ya amenazó este lunes – antes del anuncio estadounidense – con cerrar el Estrecho de Ormuz si sus intereses se veían comprometidos. Esta ruta es la principal vía marítima del mundo por la que pasa el 28,9% del comercio del petróleo (18,5 millones de barriles al día, según datos de la IEA de 2016), incluido el crudo producido en Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Del mismo modo, el 80% del petróleo que circula por esta ruta tiene como destino los mercados asiáticos.

Pie de foto: Mapa mundial que localiza a 8 países que, según EE.UU., perderán sus exenciones temporales de las sanciones estadounidenses a las exportaciones de petróleo de Irán. AFP/AFP 

En este sentido, las exenciones que fueron aprobadas por EEUU permitían a ocho países la compra de crudo iraní sin ser sancionados y cuatro de ellos, localizados en la región asiática – China, India, Japón y Corea del Sur – también se configuran como los principales importadores de petróleo desde Teherán. Así, el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuang, en su rueda de prensa diaria, ha informado de que el Gobierno de Xi Jinping ha emitido una queja formal contra la decisión estadounidense, pues advierte de que esta medida “contribuirá a la volatilidad en Oriente Medio y en el mercado internacional de la energía”.

Asimismo, China ha instado a EEUU “a que adopten una actitud responsable y desempeñen un papel constructivo, no al contrario”. Los analistas ya sugieren que estos acontecimientos dificultarán la adopción del acuerdo bilateral entre Pekín y Washington, cuyo anuncio está previsto para la semana del 6 de mayo, como afirmó el presidente Donald Trump tras la visita del viceprimer ministro del Gobierno de Xi Jinping y líder de las negociaciones chino, Liu He, a principios de abril.