Irak mira con temor el conflicto en el golfo Pérsico

Teherán tiene una influencia significativa en facciones como la Multitud Popular chií en Irak
Irak mira con temor el conflicto en el golfo Pérsico

 -   Irak mira con temor el conflicto en el golfo Pérsico

El conflicto entre Arabia Saudí, Estados Unidos e Irán amenaza a toda la región y más a aquellos países donde operan milicias chiíes que pueden convertirse en objetivo militar, un enfrentamiento que asusta en Irak, donde ya se han producido incursiones aéreas y ataques contra la milicia chií Multitud Popular (Fuerzas de Movilización Popular/PMF).

Pese a que los rebeldes hutíes chíies yemeníes reivindicaron el ataque hace una semana con drones y misiles contra dos plantas de Aramco en Arabia Saudí, Riad afirmó que los ataques provinieron del norte y estaban apoyados por Irán, aunque no ha dicho que se originaran en territorio de ese país iraní.

El primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi, salió públicamente esta semana al paso de los rumores que ubicaban el lugar de lanzamiento de los proyectiles en Irak e incluso comunicó telefónicamente al secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, que Bagdad no permite que su territorio sea utilizado contra países vecinos.

En medio de la convulsa situación, Irak decidió el pasado día 19 no participar en la flota internacional que impulsa Washington para velar por la libre navegación en el Golfo Pérsico y en los alrededores. La decisión se produjo después de una conversación entre el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, con su homólogo iraquí, Mohamed Ali al Hakim, en la que ambos compartieron su preocupación por la situación en la región.

Para el analista político Abdullah al Yaburi, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Bagdad, "está claro que Irán tiene influencia en la política exterior iraquí y está ejerciendo presión sobre Irak para que no forme parte de ninguna alianza en la región contra ella". "La declaración del portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraquí en la que subrayó que Irak no se unirá a ninguna fuerza que proteja las vías marítimas en la región del Golfo, puede ser uno de los resultados de la comunicación entre Zarif y Al Hakim", indicó a Efe Al Yaburi.

Según el analista, Teherán tiene una influencia significativa en facciones como la Multitud Popular chií en Irak, que ha sido atacada en las últimas semanas por aviones no identificados. Abu Mahdi al Mohandes, subdirector de la Comisión de la Multitud Popular, acusó a Estados Unidos e Israel de estar detrás de estos ataques, algo que el embajador estadounidense en Bagdad, Matthew Toller, negó la semana pasada en una reunión con el presidente del Parlamento iraquí, Mohamed al Halbusi.

El pasado día 17, el primer ministro iraquí dijo en un encuentro con varios medios locales que cree que Israel puede haber sido el autor del ataque a los emplazamientos de Multitud Popular, aunque enfatizó que no hay evidencia de ello. "Si queremos ir al Consejo de Seguridad (de la ONU) ¿qué vamos a presentar? No tenemos ninguna evidencia sino algunos comunicados de prensa, por lo que nosotros, como estado, necesitamos cosas concretas para mover las cosas diplomáticas", dijo.

Lo que sí tiene claro el primer ministro iraquí es que la crisis regional no es algo nuevo, sino el resultado de la acumulación de crisis asociadas con el conflicto en Irak, Siria y el Golfo y la guerra en Yemen.

"Si Irak se convierte en un campo de batalla, toda la región y el mundo se incendiarán”, afirmó.

Nazim Ali, experto en el Foro Árabe para el Análisis de Políticas, declaró a Efe que Irán ha percibido un "peligro real" desde que Donald Trump tomó la delantera en una campaña electoral que le llevó a la presidencia de Estados Unidos y que se centró en el papel iraní en la región. "Desde entonces, Irán ha comenzado a considerar trasladar la batalla a otros países, especialmente donde tiene milicias como Yemen, Líbano, Siria e Irak, pero la importancia de Irak supera al resto. Irak es la arteria vital de Irán que ayuda a aliviar las sanciones de Estados Unidos", dijo.

Según Ali, Irán ha logrado establecer más de medio centenar de milicias en Irak "directa o indirectamente", y ha aprovechado los problemas de seguridad en medio de la guerra contra el Estado Islámico para suministrar armas a esas milicias. Ali enfatizó que "todo esto significa que Irak está en peligro inevitablemente, y existe una alta probabilidad de que los ataques se dirigirán primero a las milicias en Irak antes que a Irán".

En ese escenario, "Irak entrará en la batalla contra su voluntad, y eventualmente puede conducir a un nuevo caos que derribará al gobierno por la oposición de muchos a que Irak esté alineado con Irán en esta batalla, que está a la vuelta de la esquina”, dijo.