La cooperación con los países de origen y de tránsito de la migración, en la agenda de von der Leyen

 -  

Henar Hernández

Pie de foto: La ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, pronuncia un discurso en la sala de plenos después de haber sido elegida nueva presidenta de la Comisión de la UE. PHOTO/MICHAEL KAPPELER 

La exministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, ha sido elegida como la nueva presidenta de la Comisión Europea, relevando del cargo a Jean-Claude Juncker

Tras las elecciones del pasado 26 de mayo, la Unión Europea se presenta con una nueva imagen. Ursula von der Leyen, la nueva presidenta de la Comisión Europea ha presentado su agenda para Europa, bajo el título “Una Unión que se esfuerza por lograr más resultados”. En el documento, de 28 páginas, se presentan las orientaciones políticas para la Comisión en el periodo 2019-2024 y se establecen las “seis grandes ambiciones de Europa”, entre ellas y, en cuarto lugar, “la protección de nuestro estilo de vida europeo”, donde se contempla la necesidad de “unas fronteras fuertes y un nuevo comienzo en materia de migración”. 

Coincidiendo con la publicación de la agenda, von der Leyen inauguró su mandato con un discurso pronunciado ante el Parlamento Europeo de Estrasburgo, donde abordó los principales desafíos que deben enfrentar las instituciones comunitarias a corto, medio y largo plazo.

En este sentido, ha asegurado que la Unión Europea “solo puede tener fronteras exteriores estables si se presta la suficiente ayuda a los Estados miembros que enfrentan la mayor presión debido a su situación en el mapa”. En esta línea, ha reconocido que “se necesita una nueva forma de compartir la carga”. Para ello, se deberán “hacer ofertas justas de cooperación a los países de origen y tránsito que sean de interés para ambas partes”, fomentando, a su vez, “la diplomacia, el desarrollo económico, la inversión, la estabilidad y la seguridad”. Del mismo modo, ha recalcado que “es esencial reforzar la cooperación con terceros países, ya sean países de origen o de tránsito”.

En esta línea, cabe recordar que, a principios de julio, el ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, definió a Marruecos “como un socio estratégico en materia de migración” y reconoció que el Reino “está realizando un trabajo eficaz en el control de la inmigración irregular hacia España desde su territorio”. Por su parte, el secretario de Acción Exterior de la Junta de Andalucía, Enrique Millo, adelantó, en una entrevista concedida a Atalayar, que, en la próxima visita que se realice a Bruselas, el presidente de Andalucía, Juanma Moreno, manifestará “su voluntad de establecer un diálogo con la Comisión Europea que permita poner en valor la especial relevancia de la región” en sus relaciones con Marruecos, y que, para ello, que trabajarán desde la Junta “para poder incrementar y aplicar fondos para mejorar la cooperación ese sentido”.

La nueva presidenta situó otro de los focos de su intervención en la protección de los valores europeos, que la Unión “puede y debe defender”, a través del establecimiento de “fronteras humanas”, porque se requiere tanto “empatía” como “acción decisiva”. Para la consecución de este objetivo, es necesario la implementación de tres pilares fundamentales: “Reducir la migración irregular, luchar contra los traficantes que conforman el crimen organizado; preservar el derecho al asilo; y mejorar la situación de los refugiados, por ejemplo, a través de corredores humanitarios en una estrecha colaboración con la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados”. 

En esta ambición – ha proseguido la presidenta – “una pieza central es el refuerzo de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex), por lo que se alcanzarán los 10.000 efectivos para el año 2024”.  

En este sentido, la recién nombrada jefa de la Comisión ha anunciado que propondrá un nuevo Pacto sobre Migración y Asilo, que incluye el relanzamiento de la reforma de Dublín, “lo que permitirá volver a un área de Schengen en pleno funcionamiento con libre movimiento”, que ha sido definido por von der Leyen como “el motor clave de la prosperidad, la seguridad y las libertades” de las que disfruta la Unión Europea. Como expuso el experto en Migraciones del Tercio de la Armada, Óscar Ruiz, durante el Curso de Verano de Atalayar 'Magreb, Oriente Medio y Europa: Entendimiento entre culturas. Relaciones y desafíos', existen “pseudo puestos fronterizos” en las fronteras interiores del territorio comunitario, por ejemplo, entre Francia o Italia. 

Además, von der Leyen ha manifestado su deseo de lograr “un enfoque más sostenible con respecto a la búsqueda y el rescate”, así como “dejar de aplicar soluciones aisladas para actuar con una respuesta más permanente”. Con ello, se refiere a que “es un deber moral” de Europa tanto “salvar vidas en el mar” como “tender la mano a los refugiados que huyan de persecuciones o conflictos”.

Para cerrar este apartado de su intervención, von der Leyen ha traído a colación una historia personal: “Hace cuatro años, tuve la suerte de dar la bienvenida a un refugiado de 19 años de Siria a mi hogar y mi familia. No hablaba alemán y estaba profundamente marcado por su experiencia de guerra civil y huida. Hoy, 4 años después, habla con fluidez alemán, inglés y árabe. De día, es un líder comunitario y por la noche, es estudiante de instituto. Él es una inspiración para todos nosotros. Pero, un día, él querrá volver a casa”.

El resto de ambiciones declaradas por la nueva presidenta de la Comisión son un Pacto Verde Europeo, una economía que funcione en pro de las personas, una Europa adaptada a la era digital, una Europa más fuerte en el mundo, y un nuevo impulso a la democracia europea.

Las llegada de migración irregular a Europa aumenta ligeramente en junio

De acuerdo con un informe publicado por Frontex la semana pasada, el número de llegadas de migrantes irregulares por las principales rutas migratorias al territorio europeo ha aumentado en un 6% respecto del mes anterior, hasta alcanzar las 8.300 personas. En total, en la primera mitad de 2019, se han detectado 42.000 cruces fronterizos ilegales, una cifra tres veces más baja que la del año pasado.

En cuanto a la distribución por vías de entrada, la ruta del Mediterráneo Oriental (Turquía-Grecia) ha sido la más transitada, con 4.000 detecciones en el mes de junio. Sin embargo, en la visión global de los primeros seis meses de 2019, cabe destacar que el número de registros se ha reducido en un 16%, en comparación con el mismo periodo del año pasado, documentando 21.500 casos.

Por su parte, la ruta del Mediterráneo Occidental (Marruecos-España) ha experimentado un incremento del 55% en comparación con el mes de mayo, cifrando el número de llegadas ilegales en 2.350. No obstante, en la primera mitad del año se han identificado 10.300 casos, lo que implica una reducción del 27% si se tienen en consideración los datos del mismo periodo de 2018.

En el caso de la ruta del Mediterráneo Central (Italia-Libia), el número de personas que utilizaron esta vía en junio se cifró en 1.150, un dato similar al de mayo. Cabe destacar, no obstante, que el total para la primera mitad del año fue un 83% más bajo que en 2018, con 3.200 detecciones.