La guerra de Siria a través de la ficción

 -  

Por Alexandra Dumitrascu
Foto: La periodista y escritora Mayte Carrasco reflexiona sobre el destino del ser humano tras vivir un conflicto como el de Siria.
Ritmos orientales del músico sirio Hames Bitar fue lo que abrió la presentación en Casa Árabe del libro de la periodista de guerra y escritora Mayte Carrasco, Espérame en el paraíso (Plaza & Janés). Una introducción que suaviza el delicado asunto de la guerra de Siria que se está prolongando desde hace más de tres años, y que aún tiene una fecha y un final inciertos. La escritora aprovechó la presentación de su segundo libro, cuyos beneficios serán destinados en parte a financiar los campos de refugiados sirios, para debatir la delicada situación que actualmente envuelve el conflicto, junto a María Jesús Vega, responsable de ACNUR España, y la profesora Leila Nachawati, de la Universidad Carlos III de Madrid. El acto se cerró con el documental Children on the frontline (Niños en la primera línea), una producción de Marcel Mettelsiefen que trata la guerra de Siria a través de los ojos de cinco niños, victimas directas e indirectas del conflicto. La fúnebre visión de las muertes presenciadas en Siria, en su paso como corresponsal en Siria, fue lo que alentó a Carrasco a escribir esta historia de ficción. A través de la mirada “europea y occidental” del mismo personaje central de su primer libro, La Kamikaze (La Esfera de los Libros),Yulia, se conforma el universo anecdótico oriental, presentado muchas veces de una forma superficial, a base de grandes titulares periodísticos. Por tanto, el objetivo del libro es “romper estas barreras”, mediante una historia de amor “dura, pero a la vez tierna”, que sirvió de pretexto para que la periodista plasmara sus planteamientos filosóficos más profundos: “¿habrá un destino escrito para todos nosotros”; “realmente, ¿sabemos lo que nos va a pasar?”. 
 
Los refugiados sirios
La situación de los campos de refugiados de los países limítrofes pasa por su momento más alarmante. Desde marzo de 2011, más de 2,8 millones de sirios han cruzado la frontera de Siria. Aproximadamente, un 98% de ellos ha encontrado refugio en países como Líbano, Turquía, Jordania o Irak; el resto eligieron como destino Europa, especialmente Suecia y Alemania. “En Líbano, un millón de refugiados son como si llegaran a España 12 millones”, destacó María Jesús Vega para concienciar sobre la difícil situación que se vive en la región y para quitar importancia al fenómeno de los cientos de inmigrantes que pasan las fronteras de Ceuta y Melilla, en ocasiones. La cobertura del conflicto sirio, a través de los medios de comunicación, no ha tenido una evolución muy favorable, siendo la desinformación una constante, debido a la imposibilidad por parte de los periodistas de informar in situ, por ser, muchas veces, los “testigos incómodos” y los primeros refugiados en los conflictos bélicos. Así, un dictador sin escrúpulos, torturador de su pueblo, dejó paso a unos yihadistas, vinculados a Al Qaeda, que son los propios rebeldes del régimen de Bashar al-Asad, hecho que la profesora Leila Nachawati lamentó profundamente, y acusó de esta proyección negativa a las potencias externas en su lucha por hacerse con la hegemonía de la región, Rusia e Irán, por una parte, y Estados Unidos y Arabia Saudí, por otra. “Da la impresión que los árabes tuviésemos una tendencia inherente al enfrentamiento sectario, como si no fuéramos también sujetos a cuestiones políticas, económicas y sociales”, criticó la profesora de origen sirio, a la vez que remarcó que la justicia social es lo que realmente mueve a los ciudadanos de este país árabe, más allá de las cuestiones identitarias y religiosas.