La inflación en Argentina rompe las previsiones anuales

 -  

Maixa Rote

Pie de foto: El presidente del Banco Central de Argentina, Guido Sandleris, durante una conferencia de prensa en la sede del Banco Central en Buenos Aires.

La inflación en Argentina ha alcanzado valores del 22,4% en el primer semestre de 2019, rozando los límites de las previsiones que hizo el Gobierno para el transcurso del año completo, que se situaban en un 23%. Por otra parte, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) informó este martes que el Índice de Precios al Consumidor en el mes de junio alcanzó un 2,7% y un 55’8% interanual, cifras preocupantes, pero ligeramente inferiores a sus respectivas en mayo. 

"Sigue siendo una inflación demasiado elevada, sin embargo, está bajando", dijo el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, en una rueda de prensa que ha comunicado la agencia EFE tras conocerse los datos. Esto se debe a que son ya tres los meses consecutivos en los que la inflación mensual se está reduciendo, pese a tratarse todavía de cifras altas. "Este proceso no es lineal, no es que todos los meses debemos esperar una inflación más baja que el mes anterior, pero vemos una tendencia clara", afirmó. 

Un día más tarde de que se conociera esta desaceleración del IPC, el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el que el pasado Gobierno de Mauricio Micri firmó un préstamo cuyo valor ascendía a los 56.300 millones de dólares, empeoró sus previsiones para Argentina. Esta entidad multilateral, si bien ha augurado una contracción económica del 1,3% este año y un crecimiento del 1,1% en 2020, también ha sentenciado que la inflación alcanzará el 40%, situándose por encima del 30,5% que el propio FMI calculaba hace tres meses. Los analistas del Banco Central coinciden con esta última predicción, que se encuentra muy alejada del 23% que planteó el Ejecutivo en la Ley de Presupuesto para 2019 (aprobada en noviembre del año pasado).

Fue en junio de 2018 cuando los signos de la recesión se vieron claramente enaltecidos con la abrupta caída de la divisa nacional, que hasta abril se había apreciado. En este sentido, el Banco Central de la República Argentina diseñó un nuevo esquema de política monetaria de cara a 2019 cuyo objetivo era, principalmente, reducir la inflación que azota al país latinoamericano. Para ello, el BCRA se comprometió a no aumentar el nivel de la base monetaria respecto al promedio del mes previo a la implementación de este plan. Sin embargo, el Comité de Política Monetaria decidió a finales de abril reforzar el sesgo contractivo del esquema y reducir de manera más radical la cantidad de pesos en circulación interviniendo en el mercado cambiario. Mediante esta resolución se comunicó que el BCRA podrá vender dólares si el tipo de cambio se ubica por debajo de $51,448 y, si se encuentra por encima, se incrementará la venta diaria estipulada. De esta manera, se posibilita la absorción de liquidez de pesos y se intensifica cuando sea necesario. 

Pie de foto: Fotografía de archivo, una mujer pasa junto a unos carteles colocados por el sindicato de trabajadores bancarios argentinos que muestran cuánto han aumentado los precios de los alimentos desde el inicio del Gobierno del presidente argentino Mauricio Macri en la pasada huelga del 30 de abril de 2019. AFP/JUAN MABROMATA 

La acción civil contra la crisis económica en Argentina

La sociedad civil ya ha manifestado su descontento con anterioridad respecto a esta situación. El 30 de abril de este año tenía lugar una huelga que afectó especialmente al transporte y a la ciudad de Buenos Aires, articulando una respuesta a las políticas monetarias fallidas que ha emprendido el Gobierno, a través de operaciones coordinadas con el BCRA. El referente de este movimiento fue el líder sindical Hugo Moyano, disidente de la Confederación General del Trabajo. El paro trajo consigo una suspensión temporal de vuelos nacionales e internacionales, metro y ferrocarril. Igualmente, estuvo paralizada la Administración Pública (que secundó la Asociación de Trabajadores del Estado) y la enseñanza. De igual modo, se concentraron columnas del Frente Sindical, Camioneros, las dos CTA y distintas organizaciones. 

El desplazamiento fue arduo debido a la inactividad del transporte público y los cortes en las calles para quienes contemplaban utilizar su vehículo privado. Pese a ello, la Policía consiguió mantener despejados las principales vías de acceso y la Panamericana.

Pie de foto: Fotografía de archivo, manifestantes de organizaciones sociales marchan por la avenida 9 de Julio con una pancarta que dice "Llévate a Macri, danos los dólares" durante un paro parcial contra la política económica del gobierno del presidente argentino Mauricio Macri en Buenos Aires el 30 de abril de 2019. AFP/JUAN MABROMATA

Elecciones a la vista 

"Estamos entrando en una etapa fundamental. Un año bisagra en el cual vamos a elegir seguir en este camino hacia el futuro o volver al pasado" expresaba el mandatario y candidato Macri, con aires claros de alusión a las futuras elecciones y refiriéndose, con sutileza, a su adversario Alberto Fernández, quien encabeza la lista integrada también por la ex jefa de Estado Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), ahora candidata a vicepresidenta. Además, ha hecho hincapié en que la razón por la que los mercados se tornan inestables es por la incertidumbre electoral y por un supuesto miedo a que el peronismo retome el poder. 

Así pues, el indicador de inflación publicado ayer es ya el último antes de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias del próximo 11 de agosto, en las que quedarán habilitadas las listas para los comicios presidenciales y legislativos del 27 de octubre.